PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Condenan a un hombre por pegar a su abogado de oficio cuando exponía la línea de defensa

El letrado critica la situación de indefensión de los abogados que integran el Turno de OficioCiudad de la Justicia de Málaga.
|

Un letrado del Colegio de Abogados de Málaga, P. M., asegura que tuvo miedo cuando recibió insultos, amenazas y hasta fue agredido cuando le exponía su línea de defensa al hombre al que le tocaba defender en el Turno de Oficio ante la Justicia.

Ahora, un magistrado acaba de condenar al individuo por estos hechos, según se recoge en la sentencia, que ha recogido diariosur.com.

PUBLICIDAD

El suceso tuvo lugar el pasado 18 de diciembre. M. había sido designado para asistir dentro del Turno de Oficio al hombre condenado en este caso.

PUBLICIDAD

El letrado tenía que llevarle un tema civil, respecto al régimen de visitas de su hija, que había sido suspendido por un juez antes de que el abogado se hubiese hecho cargo de la defensa.

Ese día, M. había quedado con su representado en las dependencias del Colegio de Abogados de Málaga en la Ciudad de la Justicia para exponerle su línea de trabajo.

PUBLICIDAD

Insultos y comentarios despectivos

Asegura que en ese momento «entonces empezó a insultarme por algo a lo que no tenia derecho ni había solicitado», apunta el abogado, que no quiere ofrecer detalles sobre la causa civil en la que estaba personado el hombre.

En la sentencia, dictada por el titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Málaga, se explica que, cuando el abogado exponía su línea de defensa, el procesado comenzó a alterarse y a hacer comentarios despectivos.

Tras ello, abandonó «atropelladamente» el despacho en el que se encontraban. Fuera, continuó con la misma actitud.

PUBLICIDAD

En la resolución judicial se explica que el letrado siguió en el despacho con el hermano del denunciado, que le había acompañado. Entonces, el hombre volvió a entrar en las dependencias del colegio de abogados «lleno de ira»y le aproximó la cara en actitud desafiante.

Le exhibió la dentadura y le dijo varias veces que era «un mierda» y que le iba a morder. «Mi nariz estuvo literalmente dentro de su boca, por lo que pasé miedo por mi integridad física», asegura el letrado.

PUBLICIDAD

Logró zafarse como pudo. Sin embargo, su representado se acercó nuevamente a él y le propinó dos sonoros golpes en la espalda, para decirle luego en tono desafiante: «Ahora me denuncias».

Ahora el juez de instrucción le ha dado la razón y ha condenado a su representado como autor de un delito leve de amenazas y otro de malos tratos.

Así le impone el deber de pagar una multa de 720 euros y la prohibición de acercarse y comunicarse con el abogado durante un plazo de seis meses.

Indefensión del Turno de Oficio

Tras lo ocurrido, M. insiste en que continuará en el Turno de Oficio. Eso sí, critica la situación de indefensión de los letrados que integran este servicio, asegurando que forman parte del sistema judicial y que se debería garantizar su integridad con penas más altas, equiparando una agresión a un letrado a la que puede sufrir un funcionario, un juez o un fiscal.

PUBLICIDAD