PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La Audiencia Nacional considera que EEUU reclamaba al chavista Carvajal por «una motivación política»

La AN argumenta en su resolución que si bien la orden de extradición se basaba en cargos por narcotráfico, "cabría entender" que subyacía "una motivación política"Hugo Carvajal, exgeneral venezolano de las FANB acusado de narcotráfico en EEUU. Foto: Twitter.
|

La Audiencia Nacional, que ha denegado entregar a EEUU al ex jefe de Inteligencia militar de Venezuela Hugo Armando Carvajal, argumenta en su resolución que si bien la orden de extradición se basaba en cargos por narcotráfico, «cabría entender» que subyacía «una motivación política».

Este de hecho fue el principal argumento de la defensa de Carvajal en la vista celebrada el pasado 9 de septiembre en la que se opuso a ser entregado a EEUU.

PUBLICIDAD

Su abogada argumentó que la justicia estadounidense no estaba persiguiendo a un delincuente, sino a una persona con información sobre el régimen chavista que les vendría bien para derrocar a Maduro.

PUBLICIDAD

Definió el proceso como «una artimaña inteligente».

La Sala dio a conocer este lunes el resultado de su deliberación al respecto, rechazando la entrega y ordenando la puesta en libertad del general, que llevaba desde su detención el pasado mes de abril en Madrid, en situación de prisión preventiva.

PUBLICIDAD

En un auto firmado este martes y contra el que cabe recurso, exponen las razones de esa decisión y entre ellas figura ese posible interés político.

UN DELITO MILITAR

«Cabría entender que la reclamación se fundamenta en una motivación política al demandarse la entrega de Hugo Armando Carvajal por su condición de exdirector de los servicios de inteligencia militar durante las presidencias de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, dentro de la estrategia política de EEUU respecto de Venezuela», expone.

Rechaza además la extradición por otros dos motivos fundamentales:

PUBLICIDAD

La falta de concreción de los hechos que se le imputan y el hecho de que los habría cometido en el marco de su desempeño como general y por tanto, serían delitos militares, lo que conlleva obligatoriamente la denegación de la entrega.

«La conducta que las autoridades norteamericanas imputan a Hugo Armando Carvajal se refieren indudablemente al ejercicio del servicio de inteligencia militar del que fue subdirector y director dentro de la estrategia dirigida desde la Presidencia de la República para en coordinación con las FARC«.

PUBLICIDAD

«Atacar intereses de los EEUU mediante el transporte hacia allí de grandes cantidades de cocaína proveyendo de armas a las FARC como pago de la sustancia o facilitando a los guerrilleros protección», explica el auto.

Para la Sala, «independientemente de lo repudiable que fuera la actividad de esos altos funiconarios en su estrategia de Estado contra los Estados Unidos», el haber protegido a miembros de las FARC o haberles entregado armas «no se puede desligar de la misión que Hugo Armando Carvajal como militar y director del servicio de inteligencia llevaba a cabo bajo las órdenes y directrices».

Respecto a los cargos, el tribunal entiende que más allá de «la afirmación» de que Carvajal y otros altos funcionarios estaban en esta estrategia del Estado, las autoridades estadounidenses «no precisan qué actos concretos de carácter delictivo» llevó a cabo el ex general.

Como tampoco concreta las fechas, en una «descripción de hechos huérfana de determinación tanto local como temporalmente». EP.

PUBLICIDAD