PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El sector del juego alcanzó 9.870 millones € en 2018 pero sigue por debajo de los años previos a la última crisis

La patronal del sector CEJUEGO pide más diálogo a los poderes públicos y que no demonice a un sector que cumple con la legalidad, estatal y autonómicaDe los 9870 millones de euros ingresados por el sector del juego, el Estado recaudo con 1.341 millones de euros en impuestos y tasas especiales.
|

Crisis económica y regulación normativa son dos elementos que coexisten con la actividad del juego en nuestro país en los últimos treinta años.

La presentación del Anuario del Juego 2019 realizada por CEJUEGO, patronal del sector sirvió para constatar que este es un sector que aún sale de la última crisis del 2008.

A pregunta de este periodista, Alejandro Landaluce, director general de esta patronal, mostró su preocupación ante los datos que revelan una nueva crisis económica “ya en los años 2008 y siguientes el sector lo pasó muy mal y esperemos que dicha recesión no sea tan importante”.

De hecho, aún los 9.870 millones alcanzados están aun un 20% por debajo de los niveles de facturación de años precrisis.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

En el 2018 el juego contribuyó al conjunto del Estado con 1.341 millones de euros en impuestos y tasas especiales sobre el juego.

Por comunidades autónomas, el juego en Cataluña es el que suma más dinero en impuestos específicos (212 millones de euros) mientras que la que menos es La Rioja (7 millones).

El sector del juego supone más de 85.000 empleos directos. De estos 9.870,3M€, 5.581 M€ corresponden al juego privado y 4.289,3 M€ al juego público.

PUBLICIDAD

Así lo recoge el “Anuario del Juego en España 2019” un estudio sobre la realidad del sector a través de datos estadísticos e información sobre las distintas vertientes de la industria del juego en España.

Esta publicación se presentó en la Universidad Carlos III de Madrid con la presencia de sus autores, el profesor de Sociología y miembro del Instituto de Política y Gobernanza de la Universidad Carlos III de Madrid, José Antonio Gómez Yáñez, y el abogado y socio de Loyra Abogados, Carlos Lalanda.

Landaluce también comentó que “la evolución del juego en los últimos años muestra que, todavía no se ha llegado a los niveles de ingresos previos a la crisis. Lo que ha cambiado es la composición de la oferta con la entrada de las apuestas deportivas y el juego online”.

PUBLICIDAD

También recordó que “el juego online, una actividad legalizada y regulada desde 2011 por la Ley 13/2011, ha obtenido unos ingresos de 724,4 millones de euros, lo que supone tan solo un 7,3% de la facturación total que genera el juego en España”.

PUBLICIDAD

Además, insistió que “en España no existe un problema de acceso de menores a locales de juego en España, como ha demostrado la “Operación Arcade”, donde en unas 3.000 visitas por casi 1.900 locales de todo el territorio nacional tan solo se encontraron a 28 menores en su interior”.

Aun así, ha afirmado que “la patronal de juego seguirá trabajando por la tolerancia cero”.

Desde CEJUEGO se volvió a tender la mano a la Administración “para dialogar como se ha hecho hasta ahora para encontrar la mejor manera de afrontar muchas de las peticiones que demanda la sociedad actualmente, como por ejemplo regular las distancias entre salones y casas de apuestas, y también entre estas y los centros de enseñanza donde haya menores”.

El estudio recoge datos tanto del juego público como del privado. Entre otros destaca el número total de puntos de venta públicos dedicados al juego público, entre los que se encuentran los puntos de la ONCE (7.309), las administraciones de Loterías (4.200) y los puntos de venta complementarios (6.800).

PUBLICIDAD

También se incluyen las modalidades de establecimientos dedicados al juego privado como los bingos, con 314 establecimientos, los casinos con 54 establecimientos, y los salones de juego que en la actualidad son 3.507.

De acuerdo con este estudio, en el año 2018 el sector del juego invirtió 412 millones de euros en publicidad. Landaluce ha señalado “el compromiso del sector privado para hacer una correcta regulación de la publicidad”.

A este respecto destacó que pasaría “por limitarla en cantidad, mensajes y horarios, a tramos específicos durante los eventos deportivos, a reducir el total de impactos en eventos deportivos y por no anunciar bonos o cuotas y solamente anuncios explicativos y/o informativo”.

Pero ha puntualizado que “esta regulación debe afectar por igual tanto al sector privado como a SELAE y ONCE”.

José Antonio Gómez, profesor de Sociología de la Universidad Carlos III, Francisco Javier Vanaclocha, Catedrático de Ciencia Política y Director del Instituto de Política y Gobernanza, Alejandro Landaluce , Director General de CEJUEGO, y Carlos Lalanda Fernández. Socio Fundador de Loyra Abogados.

¿Qué regulación normativa existe en el juego?

Por su parte Carlos Lalanda, socio del despacho Loyra Abogados, abordó la situación normativa de este sector que en el último año vio como se publicaban siete disposiciones estatales y 45 autonómicas.

Esta jurista es coordinador de la parte legal y jurisprudencial de dicho Anuario y su experiencia nos ayuda a entender la regulación legal de esta actividad, tanto a nivel presencial como desde la vertiente online.

Lalanda explica que la dispersión geográfica normativa, es uno de los elementos claves de esta actividad. “Hay una ley autonómica por cada Comunidad Autónoma, a nivel presencial y otra estatal que regula el juego online y su expansión».

«El Consejo de Políticas de Juego, viene regulado por la actual Ley del Juego, organismo en el que intercambian opiniones Estado y Comunidades Autónomas es el órgano que busca la coordinación entre todas estas entidades, que no siempre logra”.

Sin embargo, las Comunidades Autónomas son reacias a perder competencias sobre temas básicos.

Nuestro interlocutor nos aclara que “cada norma autonómica está muy detallada para definir todos los subsectores que engloba».

«De hecho, eso hace que existan Reglamentos de Máquinas de juego, de bingos; de casinos o de apuestas, rifas y tómbolas y combinaciones aleatorias. En alguna Comunidad Autónoma han optado por otra clasificación: en País Vasco y Castilla La Mancha crearon reglamentos generales para regular todos estos operadores”.

Desde el punto de vista estructural “las normas son parecidas en cuanto a la temática que abordan, consideraciones y puntos de vista que abordan”. De hecho, esto hace que la Ley de Extremadura y la canaria tengan muchos puntos de coincidencia a la canaria.

Por debajo de dichas normas reglamentarias “hay alguna Comunidad Autónoma que ha preferido en un solo reglamento regular todo lo concerniente a la brigada del juego».

«En el caso de la publicidad, hay algunas Comunidades Autónomas que tienen ya reglamento sobre publicidad, a nivel presencial, son los casos de Aragón y Comunidad Valenciana, una apuesta arriesgada para el regulador autonómico”.

Por último, las normas tributarias están aparte “las llamadas tasas de juego tienen un cuerpo normativo pequeño».

«Hay tipos tributarios para cada juego. Las Comunidades Autónomas lo regulan todo salvo el hecho imposible y el sujeto pasivo que siguen perteneciendo al Estado. Cada Comunidad Autónoma tiene sus tipos tributarios y diferentes formas de aplazamiento de pagos de impuestos, entre otras cuestiones, dentro de un esquema común”.

Sobre el juego «online» Lalanda recuerda que es otro mundo, diferente del juego presencial “la competencia de esta actividad es del propio Estado, con tipos impositivos diferentes. Todo se gestiona desde la Dirección General del Juego”.

También nos aclara que muchas de las empresas que operan en este mercado online tienen su ubicación fuera de España, aunque pagan aquí sus impuestos.

Según el abogado Raúl Rubio, el juego físico está muriendo poco a poco. No ha sabido atraer nuevas generaciones, «mientras que el juego ‘online’ es de gente joven motivada por grandes premios que hay. En el largo plazo el juego ‘online’ está llamado a ocupar el lugar del juego físico”, afirma.

Madrid, pionera en el juego

Raúl Rubio es otro jurista que conoce bien este sector. Socio de Baker Mckenzie nos explica cómo se vertebra “Madrid fue la pionera a nivel de normativa de juego. El modelo del juego lo han determinado los propios operadores».

«A estos nos les es rentable un negocio de Comunidad Autónoma y si negocios más grandes como el de Madrid. Uno de los retos fue ver como interpretaban esas Comunidades Autónomas el concepto territorial. Se estableció un control no muy férreo a nivel geográfico para lograr contar con más jugadores”.

Para este experto “el juego ‘online’ tendera a sustituir el juego físico tradicional. Lo último reseñable fue la promoción de Ceuta y Melilla como sitio donde ubicar operadores de juego con incentivos fiscales muy altos. Eso lo implanto el Gobierno de Montoro, de tal forma que casi era un paraíso fiscal».

«Con el Brexit algunos operadores de Reino Unido y Malta se instalaron en dichas localidades”, aclara.

Esas regulaciones normativas, la última la extremeña que ha seguido el proyecto de ley que está a punto de aprobarse en la Generalitat Valenciana “regulan sobre todo el tipo de juegos».

«No se puede jugar a nada que no esté regulando. Así regula las modalidades físicas, ‘online’ o interconectadas».

«La parte de casas de apuestas que es donde hay más negocio, ahí regulan su establecimiento, distancia de los colegios y entre sí. Es una regulación más estricta incluso a nivel sancionadora”.

Las competencias en el juego en España están en las Comunidades Autónomas, aunque son los ayuntamientos los que entregan las licencias de toda la vida, a nivel urbanístico “hay mucho papeleo que realizar para implantar una casa de apuestas».

«Es un proceso largo que se ha estandarizado ahora a nivel de trámites administrativos. De una Comunidad Autónoma a otra se les pide un aval a nivel de garantías que es diferente en cada autonomía”.

AL mismo tiempo, nos comenta que “los grandes operadores explotan su licencia desde un modelo de franquicia, subcontratan la explotación del negocio a pequeños empresarios. Quizás aquí han fallado algo los controles para que los menores no entrasen en dichos establecimientos”.

En cuanto a la medida del Ayuntamiento de Barcelona de prohibir durante un año nuevos establecimientos de juego, Raúl Rubio advierte que “la polémica está servida porque muchas casas de apuestas se están establecimiento en zonas deprimidas de las ciudades».

«Eso genera polémica con la ludopatía con el consumo del juego por encima de sus posibilidades. No descarto que en estas ciudades dormitorios de grandes ciudades se produzca algo parecido. En Madrid capital se ve difícil que ocurra”.

Migrar del presencial al juego en línea, un reto

Sin embargo, a nivel de ingreso, las Comunidades Autónomas recaudan muchos impuestos de este tipo de operadores de juego, con lo cual eso evita que la regulación sea más estricta “es posible que pudiera generarse conflictos entre la Comunidad Autónoma y el Ayuntamiento, sabiendo que la competencia urbanística no es de juego».

«Que un ayuntamiento te niegue la apertura de un establecimiento sin base jurídica clara podría generar mucha inseguridad jurídica. No tiene la competencia para evitarlo”.

Para este jurista, el reto que plantean muchos operadores de juego es la migración al juego online “un proceso que no es sencillo donde los márgenes financieros son muy ajustados”.

A su juicio, «el juego físico está muriendo poco a poco. Entre semana hay poca actividad”, no ha sabido atraer nuevas generaciones, mientras que el juego ‘online’ es de gente joven motivada por grandes premios que hay.

«En el largo plazo el juego ‘online’ está llamado a ocupar el lugar del juego físico”.

Con el nuevo Gobierno que salga de las urnas, “es posible que haya que hacer algunos retoques pero no se podrá frenar la dispersión normativa a nivel de Comunidad Autónoma».

«Otra cosa es la inclusión d alguna orden ministerial para definir aspectos concretos. Habrá que esperar qué hace la Dirección General del Juego y cómo se regula el fenómeno de la publicidad online, ahora en pleno debate”, indica Rubio.