PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Lesión de larga duración: Única posibilidad legal de firmar con un club fuera de las ventanas de fichajes

EL CASO DE JORGE PULIDO MAYORAL lkj´´ñk´ñkñ´kñ´
|

El Reglamento General de la Real Federación Española de Fútbol establece que los equipos de Primera y Segunda División sólo podrán fichar nuevos jugadores en dos ventanas temporales concretas: en el mercado de verano, es decir, durante sesenta días, desde el final de una temporada y el comienzo de la siguiente; y en el mercado de invierno, entre el 1 y el 31 de enero.

Sin embargo, ese mismo Reglamento General, en su artículo 124, fija una excepción: cuando un jugador de una plantilla, fuera de esas dos ventanas, causa baja por enfermedad o lesión por un periodo superior a 5 meses, el equipo en cuestión puede fichar a un sustituto, siempre y cuando no requiera la expedición de certificado de transferencia internacional.

PUBLICIDAD

Jorge Pulido Mayoral, de 28 años, central y capitán del Huesca SAD, fue uno de esos jugadores que se benefició de ese artículo. El mejor ejemplo. Él mismo reconoce a Confilegal que si no hubiera sido por esa cláusula se habría quedado «en blanco», al menos durante cuatro meses decisivos para su carrera.

PUBLICIDAD

Hombre de la cantera del Atlético de Madrid, militó primero en el Atleti B y luego en el primer equipo en las temporadas 2010-2011 y  2012-2013. En la de 2011-2012 jugó cedido en el Rayo Vallecano.

En la última formó temporada en el Atleti logró una Supercopa de Europa (Atlético de Madrid 4, Chelsea 1) y una Copa del Rey (2-1 al Real Madrid).

PUBLICIDAD

Pero no jugó demasiado.

Así que pidió su carta de libertad y fichó por el Real Madrid Castilla, el 18 de julio de 2013.

«Un jugador de 21 o 22 años lo que quiere más que nada es poder jugar y demostrar sus capacidades como futbolista, situación que iba a ser muy complicada ya que la plantilla del club estaba enormemente reforzada ese año con jugadores de renombre como José María Giménez, Diego Godín o Miranda, entre otros”, confiesa.

PUBLICIDAD

En el equipo blanco disputó 19 partidos, 15 de ellos como titular. Lamentablemente, el equipo quedó en vigésima posición y descendió de categoría a Segunda B.

Jorge Pulido Mayoral,de 28 años, es central y capitán del Huesca SAD.

LA MALA SUERTE DE UNO ES LA BUENA SUERTE DE OTRO

Pulido, relata, quiso cambiar de equipo. Tenía ofertas. Pero el Real Madrid Castilla se negó a dejarle marchar. La sorpresa fue que al día siguiente de que se cerrara el mercado de verano, el comunicaron que le rescindían el contrato. Le pagaron toda la ficha, sí, pero se quedó sin equipo.

PUBLICIDAD

«Fue la peor de las noticias. Yo lo que quería era jugar. Era un jugador con una proyección en alza y me quedé en el dique seco», cuenta Pulido.

Sin embargo la mala suerte de unos es la buena suerte de otros. En este caso fue la mala suerte de Israel Bascón, un extremo «figura» que el Albacete Balompié había fichado en agosto de ese.

Sufrió un problema de rodilla, que después le obligó a abandonar definitivamente el fútbol. Su lesión supuso la aplicación automática del artículo 124 del Reglamento General de la RFEF.

El 6 de noviembre Pulido fue fichado por el Albacete Balompié y regresó a la Segunda División por la puerta grande.

«Fueron apenas dos meses, pero lo pasé mal, aunque no dejé de entrenarme y estar en forma de cara al mercado de invierno. Esos momentos son muy difíciles para un jugador. Hacer frente a la incertidumbre es lo peor», revela Pulido. «Pero las cosas salieron bien».

PUBLICIDAD

«La existencia de esa cláusula es, para muchos equipos, un auténtico salvavidas porque permite hacer frente a un contratiempo inesperado que puede afectar a su trayectoria en la competición. Yo, además, tenía la suerte de tener la carta de libertad«, señala.

En el noveno partido que disputó con el equipo manchego anotó el primer gol de su carrera profesional ayudando a su equipo a conseguir la victoria por dos a tres ante el Alcorcón.

Tras el Albacete, y una corta estancia en la Liga belga, el defensa firmó por la Sociedad Deportiva Huesca, equipo del que es capitán y en el que milita desde hace tres temporada.

El equipo consiguió el ascenso a Primera División en la temporada 2017-2018, pero volvió a bajar la temporada siguiente.

«Creo que el club ha conseguido cerrar un buen equipo y estamos bastante ilusionados con el proyecto actual. A pesar de ello, este año la segunda división está siendo enormemente competitiva. Hay doce equipos para subir y con aspiraciones a vivir. Al final hay que tener los pies en la tierra, ser cautos y, sobre todo, trabajar. Yo creo que con trabajo lograremos grandes resultados. No sé si subiremos, pero estoy seguro de que estaremos en el grupo de ‘play-offs’ para subir», cuenta a Confilegal.

LAS CLAVES DEL ÉXITO

Pulido ya es un veterano en esto del fútbol. Sabe cuáles son las claves para el éxito de cualquier equipo sobre el campo de juego.

«Al final el fútbol de hoy en día depende enormemente del equipo o del entrenador. Cada club busca un tipo de defensa y ahora mismo en la SD Huesca desde que vino Rubí, Francisco y ahora Mitchel, pues buscan un jugador quizá, aparte de defender sea ofensivo o que pueda sacar el balón jugado». 

Al capitán del SAD Huesca, «la música» de crear un fondo de garantía salarial para la Segunda B y la Tercera División, financiado por un porcentaje mínimo de lo que ganan los futbolistas de las divisiones profesionales, le gusta. 

«Todas aquellas medidas cuya finalidad sea la protección del jugador deben realizarse y cuentan con mi apoyo», afirma.

Tampoco es ajeno a situaciones que perjudican gravemente a los futbolistas, como el descenso del Reus, el año pasado.

«Los jugadores pudieron quedar libres, sí, pero es muy difícil conseguir un contrato con otro club para el resto de la temporada. La notoriedad que genera estos casos que se producen en la segunda división deben ser resueltos de alguna manera porque estamos hablando de una categoría y de unos futbolistas que tiene la consideración de profesionales», indica.

También tiene opinión sobre conflictos como los planteados por las jugadoras de fútbol.

«Es complicado hablar de igualdad entre una categoría y otra. Igual de complicado sería hacerlo respecto al fútbol profesional y el fútbol sala. O incluso la Liga Santander y la NBA. Finalmente, la importancia mediática y lo que se genera económica y deportivamente es lo que marca la diferencia entre unas y otras».

«El fútbol femenino debe seguir luchando por lo que está intentando conseguir. Pero es cierto que el público debe fomentar mucho más esta categoría ya que el nivel y la competición que se genera es igual de dinámica«, subraya el capitán del Huesca.

Pulido valora mucho esa condición. Sabe lo que eso conlleva.

«Porque es un cargo de mucha responsabilidad. Hay que ser un ejemplo porque hay chicos jóvenes que necesitan de esa figura. Yo creo que me ha llegado en el momento en el que me tenía que llegar ya que soy otro jugador que en mis inicios con el Atlético, Real Madrid o Albacete. Te vas formando y vas aprendiendo de cada uno un poco y creo que me ha llegado en el momento oportuno y cuando más puedo aportar», concluye.