PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Josep Bou (PP): ‘Es una vergüenza que Colau y PSC se gasten 97.000€ en un pesebre que parece un punto verde de recogida de residuos’

Critica que "en solo 3 años, Colau ha gastado casi 350.000 euros en pesebres estrafalarios"; para Bou, es "un hecho vergonzoso que demuestra la mala gestión de la alcaldesa”Josep Bou señala que “mientras Colau gasta 100.000€ anuales en un intento de pesebre", para 2020 el regalo de la alcaldesa a los barceloneses será una subida de impuestos y tasas"; afirma que "sube el IBI un 5,46%, la tasa de terrazas un 400%", y que incrementará el impuesto de circulación y los parquímetros.
|

El líder del PP en Barcelona, Josep Bou, ha denunciado hoy que “es una vergüenza que Ada Colau y el PSC se gasten 97.000 euros en un pesebre que parece un punto verde de recogida de residuos”.

Está ubicado en la Plaza Sant Jaume.

PUBLICIDAD

Bou critica que en solo 3 años, la alcaldesa de Barcelona, de ‘En Comú Podem’, ha gastado «casi 350.000 euros en pesebres estrafalarios». A su juicio, es «un hecho vergonzoso» que «demuestra la mala gestión de la alcaldesa”.

PUBLICIDAD

Informa que el de 2017 costó 138.000 euros, y que el del año pasado, «el pesebre-silla que convertía al niño Jesús en una butaca tuvo un coste de 114.000 euros». 

El concejal popular ha anunciado que pedirá explicaciones por el coste de este «pesebre-trastero» y «los criterios que se han establecido para escoger a sus autores.

PUBLICIDAD

El líder del PP en Barcelona ha criticado que «un año más», Colau haya cumplido «con la tradición de ‘montar el belén’ de otra manera».

«Una vez más evita montar un pesebre con todas las figuras que sea reconocible para los niños que lo visitan con sus familias. La cuestión es hacer performance extrañas para evitar el sentido religioso que tienen las fiestas de Navidad”, ha lamentado.

PUBLICIDAD

Bou considera que “el Ayuntamiento no necesita gastarse un dineral para un pesebre, cuando podría montar uno tradicional con las figuras que tiene guardadas de la época anterior a Colau”.

Por último, Josep Bou ha señalado que «para 2020 el regalo de la alcaldesa a los barceloneses será una subida de impuestos y tasas».

Afirma que «sube el IBI un 5,46%, la tasa de terrazas un 400%», y que incrementará el impuesto de circulación y los parquímetros.

El PP también denunció el año pasado que el Belén de Colau era «un bodrio» que no tenía «nada que ver con la Navidad» y pidió su retirada y sustitución inmediata por uno tradicional”.

Estaba formado por sillas vacías en torno a una mesa. Y de comida, nidos.

PUBLICIDAD

Mezclaba un pesebre con una comida familiar. Una reinterpretación del escenógrafo Sebastià Brosa.

El Belén del año pasado.

Según contó el artista, se había inspirado en el acto de volverse a encontrar con la familia por Navidad.

«Los nidos que hay en los platos simbolizan la vuelta a los orígenes y la sensación de sentirse a gusto y recogido, explicó.

La primera silla sería la Virgen, en el centro el Niño Jesús, y la de la derecha San José.

El de 2017 incluía las figuras navideñas tradicionales, pero en un formato nada tradicional. Era un Belén aéreo y minimalista.

El Belén de 2017 de la Ciudad Condal.

Las figuras, realizadas en metacrilato, estaban situadas sobre unos altos palos de madera de unos cinco metros de altura, y se movían con el aire.

Algunos vecinos criticaron que el Niño Jesús parecía “una persona ahogándose”.

El Niño Jesús.

Era obra del arquitecto Jordi Darder, que ya había expuesto sus belenes minimalistas en Montcada i Reixac.

Hubo quien lo comparó con las varas de los alcaldes independentistas.

El de 2016, el Belén rindió un homenaje al poeta Josep Vicenç Foix, en el 30 aniversario de su muerte.

Era un Belén de pelotas hinchables y sin Reyes Magos, obra de Quim Domene y Toti Toronell.

Estaba formado por nueve pelotas que en su conjunto simbolizaba el poema navideño ‘Lo sabe todo el mundo y es profecía’, de Foix, y cada bola escenificaba una de las 9 estrofas de esta obra.

El Belén de 2016.

El Niño, la Virgen y San José estaban colocados en cajas de cartón. En otra pelota estaban los Reyes Magos, pero no eran Melchor, Gaspar y Baltasar, sino que estaban escenificados por Joan Miró, Pau Casals y Josep Vicenç Foix.

UNA MUESTRA DE LAS REACCIONES EN TWITTER DEL BELÉN DE ESTE AÑO: