PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Firmas

¿Qué es el ODS 16 y porqué los juristas debemos conocerlo y trabajar para su consecución?

María Jesús González Espejo
¿Qué es el ODS 16 y porqué los juristas debemos conocerlo y trabajar para su consecución?
María Jesús González-Espejo es socia directora del Instituto de Innovación Legal y vicepresidente de la European Legal Tecnology Association.
22/1/2020 10:00
|
Actualizado: 22/1/2020 10:10
|

La Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó en septiembre de 2015 la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Se trata de un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que también tiene entre sus objetivos los de fortalecer la paz universal y el acceso a la Justicia.  

En este artículo explicamos que son los ODS, qué dice exactamente el ODS 16, que es aquel cuya realización recae de forma más clara en nosotros los juristas y lanzamos una invitación a nuestros lectores para incluir en su agenda de objetivos para este año alguno que suponga luchar contra la violencia, la corrupción o que conlleve una mayor participación de los ciudadanos en la elaboración de normas y una Justicia más accesible, en suma apoyar el logro de un mundo más sostenible.

17 objetivos y 169 acciones

La Agenda 2030 plantea 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible con 169 metas de carácter integrado e indivisible que abarcan las diferentes esferas: económica, social y medioambiental.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Los 17 ODS de la Agenda 2030 tardaron más de dos años en llegar a ser consensuados. Algo que se logró tras largas y complejas consultas públicas con todo tipo de operadores de la sociedad civil. Se trata de un acuerdo universal.

El ODS 16: un objetivo para los profesionales del Derecho

Dentro de esta agenda, el objetivo nº 16 se dirige a la mejora de la Justicia y literalmente reza así: «Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles».

Como señala Naciones Unidas en su página web, entre los retos a solucionar a través de este objetivo están la lucha contra los homicidios intencionales, la violencia contra los niños, la trata de personas y la violencia sexual, así como la garantía de acceso a la Justicia y la construcción de instituciones efectivas y responsables en todos los niveles.

 Con la finalidad de lograr este objetivo se proponen las medidas siguientes:

PUBLICIDAD

16.1. Reducir significativamente todas las formas de violencia y las correspondientes tasas de mortalidad en todo el mundo

16.2. Poner fin al maltrato, la explotación, la trata y todas las formas de violencia y tortura contra los niños

16.3. Promover el estado de derecho en los planos nacional e internacional y garantizar la igualdad de acceso a la justicia para todos

PUBLICIDAD

16.4. De aquí a 2030, reducir significativamente las corrientes financieras y de armas ilícitas, fortalecer la recuperación y devolución de los activos robados y luchar contra todas las formas de delincuencia organizada

16.5. Reducir considerablemente la corrupción y el soborno en todas sus formas

PUBLICIDAD

16.6. Crear a todos los niveles instituciones eficaces y transparentes que rindan cuentas

16.7. Garantizar la adopción en todos los niveles de decisiones inclusivas, participativas y representativas que respondan a las necesidades

16.8. Ampliar y fortalecer la participación de los países en desarrollo en las instituciones de gobernanza mundial

PUBLICIDAD

16.9 De aquí a 2030, proporcionar acceso a una identidad jurídica para todos, en particular mediante el registro de nacimientos

16.10. Garantizar el acceso público a la información y proteger las libertades fundamentales, de conformidad con las leyes nacionales y los acuerdos internacionales

16.a. Fortalecer las instituciones nacionales pertinentes, incluso mediante la cooperación internacional, para crear a todos los niveles, particularmente en los países en desarrollo, la capacidad de prevenir la violencia y combatir el terrorismo y la delincuencia

16.b. Promover y aplicar leyes y políticas no discriminatorias en favor del desarrollo sostenible

Y para ello, Naciones Unidas propone algunas medidas concretas como:

  1. La promulgación de normas más eficientes y transparentes, y presupuestos gubernamentales integrales y realistas.
  2. La implementación del registro mundial de nacimientos.
  3. O la creación de instituciones nacionales de derechos humanos más independientes en todo el mundo.

Aunque los destinatarios directos de esta estrategia son los estados, quienes se han comprometido a movilizar los medios necesarios para su implementación mediante alianzas centradas especialmente en las necesidades de los más pobres y vulnerables, también los operadores económicos y sociales, éstos necesitan a la sociedad civil, a todos sus ciudadanos para poner en práctica soluciones duraderas.

Algunos pensarán que esto no va con países como el nuestro, pero nada más lejos de la realidad. También en España necesitamos normas de más calidad, mejorar la transparencia y la participación ciudadana en la elaboración de las normas.

También aquí hay personas que sufren violencia.

También aquí tenemos instituciones que deberían fortalecerse para garantizar el Estado de Derecho y la separación de poderes. En suma, el ODS 16 no es sólo para otros, es para cada uno de nosotros.

 

Pues bien, Naciones Unidas nos ha marcado el qué, ya sabemos los objetivos y las medidas que es necesario desarrollar en los próximos años para que el mundo sea mejor, pero ahora falta hacer realidad estos objetivos, falta fijar el cómo, el quién y el cuándo y en esta tarea cada uno de nosotros podemos aportar valor.

¿Qué podemos hacer los juristas en concreto para hacer realidad el ODS 16?

Son muchas las acciones que podrían llevarse a cabo para hacer realidad este objetivo: generar información, actividades de formación, desarrollo de tecnología, hacer «lobby» u organizar foros de reflexión y debate. Aquí caben hackáthones y otros eventos dirigidos a cocrear; manuales, guías y libros; cursos, seminarios, talleres, congresos y encuentros de todo tipo en los que se profundice en el diagnóstico y se busquen soluciones prácticas y realizables.

Estamos en enero, es tiempo de planificar, es tiempo de soñar.

Es el momento de preguntarse, ¿qué puedo hacer yo para lograr que disminuya la violencia, se haga Justicia, se reduzca eficazmente la corrupción y se garantice en todo momento la participación inclusiva?

En esta noticia se habla de:

Otras Columnas por María Jesús González Espejo:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Últimas Firmas