PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Hipoxianet, la operación que ha desmantelado la mayor red de tráfico de EPO de la historia de España

|

El pasado viernes 31 de enero se conocía que la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil había desarticulado la mayor red de EPO que ha existido en España.

La operación, que recibía el nombre de Hipoxianet, operaba contra una red destinada a introducir dicha sustancia, prohibida por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) a través de internet en el mundo deportivo.

En la intervención se pudieron obtener 850 viales de EPO.

La EPO, también conocido como eritropoyetina, es una hormona que el propio riñón produce por sí misma. La función de dicha sustancia se relaciona con el mantenimiento de la concentración de glóbulos rojos en la sangre.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Es conocida por su empleo para el tratamiento de la anemia y en quimioterapia.

El consumo de EPO permite a los deportistas que utilizan dicha sustancia aumentar su concentración de glóbulos rojos, lo que les lleva a incrementar la adquisición de oxígeno de los músculos y adquirir una mayor resistencia.

Ningún deportista de primer nivel mundial implicado

La EPO es una sustancia muy utilizada en deportes como el ciclismo, atletismo, etc. De hecho, de entre los 250 deportistas que están siendo investigados por el consumo de dicha sustancia dopante se conoce que entre ellos se encuentran dos famosos triatletas.

PUBLICIDAD

No obstante, no hay ninguna figura mundial que se encuentre relacionada en la investigación.

De hecho, muchos de los deportistas que demandaban dicha sustancia no eran mayoritariamente federados, sino exclusivamente deportistas amateurs.

Se conoce que ha habido casos de utilización de dicha sustancia proveniente de esta red en carreras populares.

PUBLICIDAD

Uno de los principales miembros de la banda es un enfermero gaditano, el cual se encargaba de la obtención de los viales.

PUBLICIDAD

Éste los solicitaba directamente desde el hospital y la clínica de diálisis de la que era encargado, obteniéndolos así en el mercado legal.

El procedimiento consistía en solicitar cantidades por encima de las necesarias para poder quedarse con la mitad del pedido y destinarlo a proveerlo en el mundo deportivo a través del mercado negro.

Hasta el momento se ha procedido a la detención de seis personas que colaboraban en la organización.

Otro de los detenidos es un traficante de nacionalidad serbia, encargado de recibir el producto en Barcelona y de ahí suministrarlo a cualquier lugar del planeta mediante portales de internet.

PUBLICIDAD

Venta “online”

Este modus operandi de venta por Internet permitía que adquirieran dicha sustancia deportistas de distintas nacionalidades, no exclusivamente españoles.

Por ello, la red suministraba viales de EPO, cuyo costo ascendía a la cantidad de 250 por jeringuilla, a distintos países como Eslovaquia, Austria o Chipre.

Se estima que el negocio llevaba funcionando unos 10 años, lo que magnifica la notoriedad de los hechos debido a que los viales provenían de la sanidad pública española. Se calcula que se han podido vender alrededor de 15.000 viales a lo largo de dicha década.