PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

“El tener un equipo masculino y otro femenino de primera fila a los clubes les da más valor”, según Pedro Malabia

ES EL DIRECTOR DE FÚTBOL FEMENINO DE LALIGAPedro Malabia, director de fútbol femenino de LaLiga, en una imagen durante el "webminar" organizado por ISDE.
|

“No se puede comparar el fútbol masculino, que mueve masas ingentes, con el femenino, que todavía es deficitario. Pero es indudable que tener un equipo masculino y otro femenino de primera fila a los clubes les da más valor”.

Son palabras de Pedro Malabia, director de Fútbol Femenino de LaLiga, quien, en un en una charla “online” gratuita –”webminar”, según la terminología moderna actual– organizada por el Instituto Superior de Derecho y Economía (ISDE), en colaboración con LaLiga, el Colegio de Abogados de Madrid y la Cámara de Comercio de Madrid.

Llevó por título “Fútbol femenino: principales retos antes y después del COVID-19”. 

“El reto que tenemos a día de hoy es hacer que el fútbol femenino tenga un crecimiento sostenible. Y hay que decirlo, a día de hoy ya hay jugadoras que cobran más que jugadores de fútbol sala o de baloncesto”, dijo Malabia, durante la entrevista que le hizo Irene Aguiar, adjunta a la dirección de Iusport y asesora jurídica especialista en derecho deportivo, quien también le hizo llegar la preguntas de los asistentes virtuales.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Irene Aguiar, adjunta a la dirección de Iusport, quien dirigió la charla “online”, con Malabia.

Sobre la cancelación de la temporada 2019-2029, a causa del coronavirus, Malabia afirmó que sería “precipitado” tomar una decisión.

“Hay mucho en juego”, afirmó. Desde su punto de vista, habría que agotar los plazos para “no poner en riesgo” la viabilidad del Convenio Colectivo.

“Todos estamos de acuerdo en que la salud está por encima de todas las cosas, y que sólo se jugará cuando las autoridades sanitarias así lo decidan. Pero el análisis y las decisiones no son los mismos para todas las divisiones. En la Primera Iberdrola debe esperarse a tomar esta decisión hasta que haya tiempo porque hay mucho en juego”, añadió.

El también Director general de la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) analizó los principales retos del fútbol femenino antes y después de la crisis sanitaria y económica por la pandemia.

PUBLICIDAD

A su juicio, el impacto económico por culpa de la pandemia alcanzaría los 600.000 euros por el contrato de los derechos audiovisuales, al margen de la pérdida de patrocinios y derechos comerciales por parte de los clubs.

La Primera División femenina ya no es una competición de chicas jugando al fútbol. Está muy desarrollada y tiene un marcado carácter profesional. Las otras divisiones ven imposible retomar la competición. Pero en Primera sería precipitado tomar una decisión, hay que apurar al máximo. Nadie controla cómo va a evolucionar la pandemia. Se podría empezar a finales de mayo o junio, vale la pena esperar”, insistió.

Para Malabia es “importante” contar con la colaboración y la opinión de los clubs en la negociación de los derechos de televisión, y destacó el trabajo de los equipos por “cuidar el producto” desde la ubicación de los fotógrafos, el tiro de cámara y la publicidad, así como calificó de “error” comparar al fútbol femenino con el masculino.

PUBLICIDAD

“Cada deporte tiene su propia velocidad de desarrollo. Creo que las condiciones de las futbolistas han cambiado radicalmente y tres cuartas partes de Primera se entrenan por la mañana con condiciones muy parecidas a las de los chicos”, indicó.

“ES FUNDAMENTAL TRABAJAR EN LA FORMACIÓN DE DIRECTIVOS”

Malabia calificó de “fundamental” que lo pactado se respete en las Listas de Compensación incluidas en el primer Convenio Colectivo para el fútbol femenino.

PUBLICIDAD

Los clubs deben recibir una compensación cuando una jugadora sub-23 está en su último año de contrato. Si no se marcha, la jugadora puede ejercer su derecho a una renovación automática con un incremento del 7 por ciento en su salario. Y, si algún club paga esa compensación al club formador, se llevará un 15 por ciento de esa cantidad”, explicó.

El responsable del área de fútbol femenino de LaLiga invitó a “arrimar el hombro” si la competición, como parece, se alarga más allá del 30 de junio.

“Se ha podido firmar un convenio porque había recursos suficientes. No terminarla podría poner en riesgo la propia viabilidad del convenio. Es  innegable que esta crisis está sacudiendo a todos los sectores de la industria, y el fútbol femenino se ha convertido en una industria. Estamos viviendo un  momento delicado, pero los clubs están siendo responsables y la primera medida responsable es la aplicación de los ERTE, que es asegurar la viabilidad del club”, subrayó.

PUBLICIDAD

Para Malabia el futuro del fútbol femenino después de la crisis de la COVID-19 pasa por “continuar con la línea de crecimiento y desarrollar un producto de calidad” porque el aficionado puede buscar otras formas de entretenimiento.

“Estamos en una charla de ISDE, una institución académica, y creo que es fundamental trabajar en la formación de los directivos para prepararnos para esa competición profesionalizada que es el fútbol femenino. Hay que buscar viabilidad económica, seguir creciendo en relaciones laborales y en el Convenio Colectivo. Y, para ello, necesitamos seguir generando un entorno profesional”, resaltó.