PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La Justicia ordena el bloqueo de un portal que permitía el acceso ilegal a más de 5.000 libros

Por cada libro digital vendido en España circulan tres copias ilegales. En Internet se piratearon alrededor de 425 millones de libros en 2018, con un lucro cesante de 215 millones de euros.
|

Tras la denuncia deL Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO) ante la Sección Segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual, la magistrada titular del Juzgado de Instrucción  39 de Madrid, María Belén Sánchez Hernández, ordenaba el bloqueo de la página lelibros.online, como medida cautelar.

A través de la misma se daba acceso, de forma ilegal, a más de 5.000 títulos de literatura, ensayo y demás materias, entre los que se encontraban novedades editoriales.

Es la primera vez que una entidad de gestión como CEDRO logra dicho bloqueo. 

Este auto, que tiene fecha de 14 de julio, recoge el redireccionamiento de esta web a una página de la Policía Nacional en la que se explique esta resolución, ordena a todos los operadores de internet de España que tomen las medidas técnicas necesarias para “deshabilitar y dejar fuera de línea” a esta web, que se encuentra gestionada desde un proveedor de servicios situado en Estados Unidos.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Este proceso se inició en el verano 2016 por una denuncia de CEDRO ante la citada Sección Segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual, que remitió el asunto en 2018 a la Fiscalía, ya que entendía que la actividad de la página podría considerarse delito contra la propiedad intelectual.

En opinión del director jurídico de CEDRO, Javier Díaz Olarte, “el trabajo de esta Sección Segunda es encomiable pese a los escasos medios que tiene. Aun tienen que acortar los plazos de contestación en este tipo de asuntos”. 

A su juicio, contar con una fiscalía antipiratería podría ayudar a la lucha contra este cometido “pero hay que dotarles de medios tanto técnicos como materiales”.

PUBLICIDAD

Ahora, la magistrada, tras analizar el informe de la Unidad de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional –y a petición del Fiscal y de la acusación particular de CEDRO–, adoptaba  la decisión de bloqueo, puesto que considera que es “proporcionada” y “necesaria” para evitar la reiteración de los hechos, ya que la página ha ido cambiando de dirección.

El director jurídico CEDRO, Javier Díaz Olarte, explicó que “este proceso va a ser largo, puesto que todavía queda una instrucción que terminar”.

Calcula que algo más de un año espera, aún.

PUBLICIDAD

A su juicio “las medidas de bloqueo de webs piratas son una herramienta eficiente para luchar contra esta lacra”.

PUBLICIDAD

En esta etapa de coronavirus si ha crecido el auge de la piratería, en un mes se triplicaron las notificaciones digitales “hemos pasado del fotocopiado de libros que afecta sobre todo a obras técnicas dirigidas a la enseñanza junto a la piratería digital que afecta a cualquier tipo de sector y que ha evolucionado hacia el intercambio ilegal de contenidos de servicio de mensajería porque el texto pesa poco”, señala Díaz Olarte.

Por cada libro digital vendido en España circulan tres copias ilegales, es decir, en la Red se piratearon unos 425 millones de libros en 2018, lo que supuso un lucro cesante de 215 millones de euros para el sector editorial.

En papel, la cosa no va mucho mejor: se ha fotocopiado ilegalmente el equivalente a dos millones de libros.

CEDRO ha hecho una inversión notable en tecnología y medios humanos para luchar contra la piratería digital desde junio del 2019. Y así defender los intereses de los titulares de derecho en este campo.

PUBLICIDAD

Gracias a esa tecnología se puede chequear durante todo el día cualquier contenido que sea sospechoso de ser ilícito.

Javier Díaz Olarte, el autor de estas declaraciones, es director jurídico de CEDRO.

ENTRE JUNIO Y OCTUBRE DE 2019 SE SOLICITÓ EL BLOQUEO DE 338.533 ENLACES

En cinco meses, desde que en junio arrancaron las medidas informáticas hasta octubre, han detectado y solicitado que se bloqueen 338.533 enlaces a webs, mientras que se han eliminado 113.907 ficheros o páginas de almacenamiento.

Para lograrlo, esta entidad detecta de oficio contenidos irregulares en la web.

Desde ahí se solicita el bloqueo al administrador de la web o acudir para casos más importantes a la sección segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual del Ministerio de Cultura para impulsar la autorización judicial necesaria o acudir a los tribunales de justicia”.

Para este jurista “la visión de los jueces ha cambiado de forma notable. Son más partidarios de otorgar medidas cautelares, aunque la falta de medios lo que hace es que los procesos se dilaten en el tiempo.  Creemos que la jurisdicción penal se debe utilizar para los casos más importantes aunque tarde unos dos años en resolver”.

CEDRO ha estado muy combativo en todos estos temas.

De hecho su equipo jurídico se persono en el asunto Youkioske donde la Sección Penal de la Audiencia Nacional imponía a los tres impulsores de esta web se les impuso una pena  de seis años de prisión, tres años, como autores de un delito agravado contra la propiedad intelectual, y a sendas penas de tres años como autores de un delito, de promoción y constitución de una organización criminal.

BLOQUE DE 122 CANALES DE TELEGRAM

Por otro lado, CEDRO acaba de conseguir el bloqueo de 122 canales de Telegram, con más de 380.000 usuarios, en los que se compartían miles de copias piratas de libros, periódicos y revistas.

“Los servicios de mensajería se utilizan para compartir contenidos de obras protegidas de forma ilegal”, apunta este experto.

Ante el incremento de la piratería en las aplicaciones de mensajería instantánea durante este periodo de confinamiento, a finales del mes de abril, esta entidad solicitó a Telegram el bloqueo de más de ciento veinte canales donde había detectado que se estaban compartiendo de forma intensa copias no autorizadas de libros, periódicos y revistas.

De hecho, este experto nos recuerda que “uno de los sectores más afectados por esta mala práxis en canales como Telegram son los medios de comunicación, en especial prensa periódica y revistas. Hay mucho intercambio de contenido de esta naturaleza que perjudica a sectores como el que estamos comentando”.

Desde hace unos días, estas copias ilícitas ya no están accesibles porque Telegram ha bloqueado estos grupos. «No es la primera vez que esta aplicación de mensajería colabora con CEDRO en la lucha contra la piratería digital. Sin embargo, nunca habíamos llegado a acabar con la actividad ilícita de un número tan elevado de grupos, especialmente a través de su versión web, en los que se estaban compartiendo copias piratas de obras de nuestros socios», explica Díaz Olarte.

Según este jurista, “los servicios de mensajería instantánea, como Telegram o WhatsApp, cada vez son más utilizados para distribuir y consumir copias piratas de contenidos literarios e informativos. Por eso, en nuestra Entidad, hemos intensificado la labor de detección de estos canales y solicitud de bloqueo de los mismos».

Además, afirma que «esta operación demuestra que el éxito en la lucha contra la piratería radica en la colaboración de los distintos agentes implicados, como ha ocurrido entre Telegram y nuestra asociación», y añade que «esperamos que sirva de ejemplo para trabajar en esta línea con todos los operadores de servicio y plataformas de internet».

En cuanto a la lucha contra la piratería, “hay un ligero descenso salvo en videojuegos y libros, como señala el informe de la Coalición de Creadores y su Observatorio, donde en estos sectores sigue creciendo”.

En esta lucha debe confluir una oferta audiovisual que ya existe; junto con la formación al ciudadano sobre esta mala praxis y que sepa que puede cometer un ilícito. Y, por último, disponer de una serie de normas administrativas y judiciales que ayudasen más a combatir esta lacra”, concluye.