PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Las asociaciones judiciales en la renovación del Consejo General del Poder Judicial

Fernando Portillo, el autor de la columna, es vicepresidente de Foro Judicial Independiente y magistrado.
|

Con el reciente anuncio de que la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ya está negociada y pronto será una realidad, se ha producido en las redes sociales el sempiterno debate sobre la participación de las asociaciones judiciales en dicho proceso de renovación.

Hay que partir por dejar claro que todas las asociaciones judiciales están en contra del actual sistema de elección del CGPJ, por el cual la totalidad de los 20 vocales (los doce jueces más los 8 juristas) son elegidos por los partidos políticos, mediante votación en el Parlamento.

Desde hace lustros, las asociaciones judiciales vienen reclamando volver al sistema mixto que responde al diseño originario de la Constitución, y que permitiría a los jueces, mediante voto directo, elegir a los 12 vocales judiciales.

Incluso fue la reivindicación nº 1 de las últimas huelgas de jueces habidas en el país.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Ésta, además, es una exigencia de la Unión Europea y del Consejo de Europa, que incluso ha dicho que el sistema español de elección del CGPJ es un factor de corrupción (informe Grupo de Estados contra la Corrupción –GRECO– del Consejo de Europa, de junio de 2019).

Ahora bien, a pesar de este claro posicionamiento, resulta que tres de las cuatro asociaciones judiciales mayoritarias, una vez comienza el proceso de renovación del CGPJ, participan directamente en él, presentando y avalando a candidatos a vocal, a fin de que los partidos políticos seleccionen, de entre ellos, a alguno de los suyos.

Actualmente, la única asociación que no entra en el juego es Foro Judicial Independiente, que ni presenta candidatos, ni los avala; es más, incluso pide a sus asociados que, de forma particular, no avalen a ninguno.

PUBLICIDAD

En Foro Judicial Independiente estamos convencidos de que participar en este nefasto sistema lo único que consigue es legitimarlo, insuflarle vida. Lo he escrito ya en varias ocasiones: si todas las asociaciones judiciales hicieran como Foro, el sistema tendría los días contados.

Se argumenta de contrario que, mientras no se cambie la Ley, el actual sistema es el que es y que, aun sin la participación de las asociaciones, los partidos políticos seguirían eligiendo ellos a los vocales, porque les bastarían con los candidatos que tuvieran el aval particular de 25 compañeros.

Y es verdad.

PUBLICIDAD

De hecho, vaticino que muchos de los futuros vocales no tendrán el respaldo de ninguna asociación.

PUBLICIDAD

Pero no parece un argumento de mucha fuerza excusar nuestros actos en los de los demás.

Es como decir que está mal comprar cosas robadas, pero luego ir a comprarlas porque, total, ya las han robado y seguro que alguien las compra (y prefiero ser yo quien se haga con ellas).

Pues no. Si algo nos parece mal no podemos decir que lo es y, a la vez, tratar de “beneficiarnos” de ello.

Es indiscutible que, si ninguna asociación judicial participara, las críticas vertidas desde ellas tendrían mucha más fuerza, al no quedar debilitadas por los actos propios, callando a todos esos que dicen que el sistema no es tan malo porque, de hecho, intervienen las mismas asociaciones judiciales.

PUBLICIDAD

Y, lo más importante, estoy bastante seguro de que, si ninguna asociación judicial propusiese o avalase candidatos, el sistema quedaría en evidencia ante la opinión pública, que vería claramente que estamos ante un arreglo político, y punto.

Desnudaría al rey, más si cabe, poniendo de manifiesto la podredumbre del proceso, lo que tendría importantes repercusiones mediáticas, incluso a nivel de instituciones europeas, ayudando así a conseguir eso que reclamamos.

REDES SOCIALES

Desde luego, y volviendo la vista al debate en redes sociales aun a costa de sonrojarme por tener que explicar lo evidente, que Foro Judicial Independiente se niegue a participar en el proceso de renovación del CGPJ no nos impide, como asociación, participar en las actividades organizadas por el propio CGPJ ni trabajar con nuestro órgano de gobierno en los diferentes grupos de estudio o proyectos normativos que le competen o que debe informar.

En ello, ni hay negociación con partidos políticos, ni está en tela de juicio la independencia del poder judicial, ni Europa pone ninguna pega.

Incluso participamos en aquellos procesos de selección de cargos gubernativos que los propios jueces votamos, como jueces decanos y salas de gobierno de Tribunales Superiores de Justicia.

Tampoco, como asociación, podemos impedir que cada asociado haga lo que estime conveniente para sí, presentándose a diferentes puestos discrecionales, a vocal del CGPJ o incluso a puestos políticos.

Será ese asociado, no la asociación.

Pretender, como asombrosamente leo a veces, que el colectivo sea responsable del comportamiento individual de cada asociado es como hacer culpable al Real Madrid C.F. de que un socio suyo anime al Atlético de Madrid o se apunte a una peña barcelonista.

En todo caso, lo que seguro no encontrará nadie es a un miembro de la ejecutiva de Foro Judicial Independiente en alguno de esos puestos, ni en los dos años siguientes a terminar su mandato.

Lo tenemos expresamente vetado en nuestros estatutos, a fin de evitar que se utilice la asociación para fines de promoción personal.

En fin, confío que se entiendan bien estas líneas.

Las asociaciones judiciales pueden presentar candidatos al CGPJ, por supuesto, están en su derecho.

Pero comprenderán que quienes veamos esa participación como parte del problema podamos también decirlo abiertamente, sin que por ello nos estemos elevando por encima de nadie.

Creemos en la necesidad de ese cambio, y en que, para ello, es indispensable que todas las asociaciones judiciales actúen en coherencia con lo que piden.

Y es que, de lo contrario, nunca se avanzará hacia la solución. Puede que la ausencia de las asociaciones judiciales no sea suficiente para cambiar el sistema. Yo creo, por las razones expuestas, que sí.

Pero, aunque nadie conoce el futuro, lo que es seguro es que, mientras las asociaciones judiciales sigan avalando el sistema, éste seguirá tal cual.

Y creo que al menos nos debemos poder decir que hicimos todo lo que estaba en nuestra mano para cambiar las cosas.

Que no fuimos cómplices.