PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Como príncipe de Asturias, Felipe VI presidió 4 de las 19 entregas de despachos a jueces, y la Casa Real jamás falló

Dos instantáneas del entonces príncipe de Asturias, en dos de las cuatro ceremonias de entrega de despachos a los nuevos jueces que presidió entre 2004 y 2013, en representación del Jefe del Estado. En la de 2006 –foto pequeña, arriba– acudió en compañía de su esposa, doña Leticia Ortiz; en la de 2013, abajo, la foto más grande, acudió solo. Fotos: Carlos Berbell.
|

La Casa Real ha presidido todas y cada una de las ceremonias de entregas de despachos a las distintas promociones de jueces salidas de la Escuela Judicial desde 2001, salvo la de este año, en la que el Gobierno suspendió la asistencia del Rey.

Jamás antes la Jefatura del Estado había fallado a este acto, convertido ya en una tradición.

Diez de dichas ceremonias fueron presididas por Juan Carlos I y las nueve restantes por Felipe de Borbón; 4 como príncipe de Asturias (2004, 2006, 2010 y 2013) y 5 como Rey de España (de 2015 a 2019).  

Todas ellas se celebraron en el imponente Auditori de Barcelona, salvo la del año pasado, que se tuvo lugar en Madrid. Y la de este año, a la que no ha podido acudir.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La primera, como príncipe de Asturias, en 2004, fue con la 54ª Promoción, siendo máximo representante del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo, Francisco Hernando.

En 2006 repitió. Pero en esa ocasión acudió acompañado por su esposa, Leticia Ortiz Rocasolano, princesa de Asturias. Fue con la 56ª Promoción. Igualmente con Hernando de presidente.

Sobre estas líneas, la ceremonia de 2006 que presidieron los príncipes de Asturias. A la derecha del actual Rey, el entonces presidente del CGPJ y del Supremo, Francisco Hernando, el entonces ministro de Justicia, el socialista Juan Fernando López Aguilar, y el alcalde de Barcelona del momento, el socialista Joan Clos; a la izquierda de doña Leticia, el entonces presidente de la Generalitat de Cataluña, el socialista Pascual Maragall; todos ellos entregando sus despachos a los nuevos jueces.

En 2010, regresó al Auditori de la Ciudad Condal en representación de su padre, el Rey. Fue con la 60ª Promoción. Carlos Dívar era entonces el presidente del poder judicial.

Y en 2013, lo hizo con la 63ª Promoción. En esa ocasión, Gonzalo Moliner había sustituido a Dívar como presidente del CGPJ y del Supremo.

PUBLICIDAD
Los componentes de la 60 Promoción se hicieron, en 2010, la clásica foto de familia, en ese caso, con el príncipe de Asturias, en representación del Rey y Jefe del Estado. En la instantánea posan con Felipe de Borbón el entonces presidente de la Generalitat, el socialista José Montilla, el presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo, Carlos Dívar, y el ministro de Justicia, el también socialista Fran Caamaño. Foto: Carlos Berbell.

La del año siguiente, 2014, fue la última que presidió don Juan Carlos como Rey porque después abdicó en su hijo.

URDANGARÍN HABÍA SIDO IMPUTADO EN 2011 NO EN 2013

Se ha especulado con que el Rey Juan Carlos dejó de acudir a la entrega de despachos de 2013, que tuvo lugar el 4 de abril de ese año debido a la imputación de su yerno, Iñaki Urdangarín, en el llamado caso Noós, por el que, en 2018, fue condenado a 5 años y 10 meses de prisión por delitos de malversación, prevaricación, fraude a la Administración, dos delitos fiscales y tráfico de influencias.

Urdangarín fue imputado dos años antes, el 29 de diciembre de 2011.

PUBLICIDAD

Y los Reyes, don Juan Carlos y doña Sofía, no faltaron a la ceremonia de entrega de despachos a la 62 Promoción, que tuvo lugar 55 días después, el 22 de febrero de 2012.   

Las asistencias a estas ceremonias de entrega de despachos siempre han sido multitudinarias, como esta de 2003.
El entonces Rey don Juan Carlos felicitando a la número 1 de la 53 Promoción, que recibió, por ello, la condecoración de la Orden de San Raimundo de Peñafort, ante la mirada atenta del entonces presidente de la Generalitat, Jordi Puyol Soley, y el alcalde socialista de Barcelona, Joan Clos; a la derecha del Rey, el presidente del CGPJ y del Supremo, Francisco Hernando y el ministro de Justicia, José María Michavila.
Foto de familia de los Reyes, don Juan Carlos y doña Sofía, que presidieron 10 de las 19 ceremonias de entrega de despachos a los jueces. 

Al año siguiente, la mencionada ceremonia –citada al principio– tuvo lugar el 4 de abril.

PUBLICIDAD

Fue presidida por el príncipe de Asturias.

La presión mediática por el llamado caso Noós no tuvo punto de comparación con la de 2012. Días antes de que se celebrara la ceremonia con los jueces, el 23 de marzo, el abogado de Urdangarín acusó al juez instructor del caso, José Castro, de vulnerar el derecho a la defensa de su defendido por los juicios de valor vertidos en un auto. Pocos días antes, el 15 de marzo, Diego Torres, exsocio de Urdangarían, anunció que declararía como imputado el 22 de mayo.

Y poco más.

PUBLICIDAD

LA ESCUELA JUDICIAL COMENZÓ A FUNCIONAR EN 1997

El CGPJ recibió las competencias sobre la formación de los jueces a través de una reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial de 1995. Hasta ese momento, la formación había venido siendo impartida por el Ministerio de Justicia en su Centro de Estudios Jurídicos, ubicado en la Ciudad Universitaria de Madrid.

Con ello se pretendió potenciar al independencia del Poder Judicial.

La Escuela Judicial echó a andar en Barcelona en febrero de 1997 y se ubicó en la Ciudad Condal para subrayar la voluntad del órgano de gobierno de los jueces de descentralizar sus órganos centrales ubicándolos en otros territorios de la nación; el Centro de Documentación Judicial se ubicó también fuera de Madrid; en San Sebastián.

La presencia del Rey, o del entonces príncipe de Asturias, en las ceremonias de entrega de despachos a las diferentes promociones se ha justificado siempre por su claro encaje constitucional.

Concretamente, el artículo 117 de la Constitución Española, que abre el Título VI, “Del Poder Judicial”, que dice: “La justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey por Jueces y Magistrados integrantes del poder judicial, independientes, inamovibles, responsables y sometidos únicamente al imperio de la ley”.