PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Rafael Van Grieken: «Como rector, devolveré a la Universidad Rey Juan Carlos al lugar que le corresponde por derecho propio»

Candidato a rector en las elecciones que se celebran mañana El entrevistado es candidato a rector de la Universidad Rey Juan Carlos, de Madrid, en las elecciones que se celebran mañana.
| | Actualizado: 24/03/2021 13:04

Si hubiera que describir con una palabra a Rafael Van Grieken, catedrático de Ingeniería Química de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), candidato a rector en las elecciones que tendrán lugar mañana, es la de gestor.

Entre 2012 y 2014 estuvo al frente de la dirección de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA). Desde 2015 y 2017 fue consejero de Educación, Juventud y Deporte el ejecutivo regional y entre 2017 y 2019 consejero de Educación e Investigación.

Van Grieken siente que este es el momento para aportar su experiencia en lo que quizá es el mayor desafío de su carrera: poner fin a la reputación negativa de la institución generada por el caso de los másteres. Por eso, su principal objetivo, desde el minuto uno –si gana– es muy claro, directo y simple: «Devolveré a la Universidad Rey Juan Carlos al lugar que le corresponde por derecho propio».

¿Cómo? En esta entrevista explica su hoja de ruta.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Como candidato a rector, ¿qué hitos propone en su programa, llamado del cambio?

Hay que destacar la urgencia de la estabilización y promoción del personal, tanto del personal docente investigador (PDI) como del personal de administración y servicios (PAS). Relacionado con esto último, existe la necesidad inminente de incrementar esta plantilla puesto que nuestra universidad es una de las que presentan una peor ratio de PAS por cada PDI.

Otra cuestión a destacar es la referente a la construcción de infraestructuras donde la universidad se encuentra estancada después de estos últimos cuatro años en los cuales no se han generado las infraestructuras suficientes para abordar los grados y másteres universitarios.

Y por otro lado, en cuanto a la propuesta programática que se realiza, hay que destacar que esta es una propuesta centrada en las personas para conseguir un proyecto de Universidad común, que sea de todos, coparticipado por todos los miembros que componen la Comunidad Universitaria, y que muestre además en sus líneas de acción, un claro interés por cuidar de los miembros de la Comunidad Universitaria y de atender sus necesidades más allá de la formación, de la docencia o de la investigación.

PUBLICIDAD

¿Cuál es el principal reto a afrontar por lo que se refiere a la financiación de la URJC?  

Es cierto que la URJC es una de las peor financiadas en términos relativos por estudiante, pero también es cierto que la gestión de estos últimos años, ha puesto de manifiesto la incapacidad del anterior equipo de gobierno de gastar no ya el 100 % del presupuesto sino poco más allá de ejecuciones del 70 %.

Solamente en el ejercicio de 2019 se generó un superávit de 25 millones de euros, difícilmente comprensible en la situación de infrafinanciación relativa en la que nos encontramos.

PUBLICIDAD

Bajo la experiencia que tengo acumulada en la última década como director de ANECA y como consejero de Educación de la Comunidad de Madrid con presupuestos por encima de los 4.900 millones de euros, se han llegado siempre a ejecuciones presupuestarias por encima del 98%, por lo que sería factible y viable este reto en lo que a gasto se refiere.

«De la primera vuelta se desprende que los datos son demoledores. Más del 65% de la URJC no quiere repetir con este equipo de gobierno y han votado por una alternativa de cambio»

A la primera vuelta concurrieron cinco candidatos. De cara a esta segunda vuelta, ¿contempla la opinión del resto de candidatos que no pasaron el primer corte?

PUBLICIDAD

De la primera vuelta se desprende que los datos son demoledores. Más del 65% de la URJC no quiere repetir con este equipo de gobierno y han votado por una alternativa de cambio.

hecho de que hubiera cinco candidatos, demuestra una gran madurez por parte de la Universidad y una gran calidad de la participación democrática.

De las propuestas de estos candidatos que no resultaron elegidos en primera vuelta, hemos hecho una comparativa de programas que nos ha llevado a generar un anexo a mi programa electoral que lo enriquece con medidas que o bien no habían contemplado, o bien estaban mejor orientadas en sus programas.

PUBLICIDAD

Adicionalmente he generado una propuesta con las 25 medidas que pondría en marcha en mis 100 primeros días de mandato porque la universidad necesita un cambio de rumbo ya, sin dilaciones, con la urgencia de restablecer los puentes de diálogo y consenso que abandonó hace tiempo y la necesidad imperiosa de volver a mirar por los intereses de sus diferentes colectivos.

 ¿Alguna medida a destacar enfocada para los estudiantes?

El programa electoral recoge medidas dirigidas a los estudiantes, puesto que ellos son nuestra razón de ser como Universidad y es a quién debemos dirigirnos.

Se pretende, entre otras cosas, incrementar la participación de los estudiantes y su papel dentro de la universidad, siendo parte activa también en la toma de decisiones.

También vamos a crear la Casa del Estudiante como un espacio abierto que favorezca el desarrollo de otras actividades más allá de la vida universitaria, la creación de las oficinas del estudiante en cada uno de nuestros campus, etc.

¿Y para el Personal de Administración y Servicios?

Tenemos un PAS ejemplar que ha venido dando el 200% para prestar el mejor servicio en un contexto de infradotación de recursos.

Y soy consciente de ello.

En caso de ser elegido como rector de la URJC, he asumido el compromiso de aprobar un plan, consensuado con los órganos de representación, de convocatorias de estabilización, promoción en incorporación de personal, además de presentar a la representación sindical el borrador de la nueva Relación de Puestos de Trabajo RPT), ya que la que existe no se ajusta a la realidad desde 2017, fecha de la aprobación de la última actualización, una muestra más de la incapacidad de diálogo y de la ineficiencia en la gestión del que ha sido el equipo de gobierno en esta legislatura.

Van Grieken destaca su gran experiencia como gestor al frente de la ANECA y como consejero en dos gobiernos regionales.

¿Y para el Personal Docente Investigador?

El profesorado también está al límite de su capacidad, puesto que afrontan una sobrecarga de tareas que va más allá de la mera docencia.

Propongo distintos recursos orientados a ayudar al profesorado a elaborar sus procesos de acreditación, así como promover la investigación, o el reconocimiento de múltiples tareas de gestión académica, así como atender las necesidades específicas de aquellos que imparten clase en diferentes campus.

¿Tiene usted alguna batería de medidas urgentes para aplicar los primeros cien días, si consigue la victoria?

Sí, por supuesto. Se plantean un conjunto de medidas que son imperativas abordar dentro de los 100 primeros días de gobierno como es la habilitación y rehabilitación de infraestructuras dada la escasez de espacios físicos que presentamos, la planificación de los Presupuestos Generales ya que por segundo año consecutivo, se encuentran prorrogados, lo cual constituye una evidencia más de la mala gestión económica, así como otras medidas referidas a la calidad de los grados y el respeto a los órganos de gobierno.

Esto último es muy importante ya que lo primero que haré al llegar será cursar la convocatoria de un claustro universitario al que rendir cuentas y cumplir con los estatutos de nuestra universidad, ya que lleva casi un año y medio sin reunirse, contraviniendo nuestra normativa por excelencia, un órgano que no ha sido respetado adecuadamente por parte del rector y de su equipo de gobierno.

«La Universidad debe aparecer en los medios de comunicación por su buena gestión, por su avance en el campo del conocimiento, por la investigación que genera y por la utilidad que supone para nuestro crecimiento como sociedad»

En los últimos años, la URJC ha tenido una presencia excesiva en los Juzgados, espero que coincida con diagnóstico. ¿Qué propone hacer por mejorar la reputación de su Universidad?

La Universidad debe estar al servicio de la sociedad. Es un servicio público y, por lo tanto, debe ofrecer una imagen que permita que la gente la entienda como tal.

La reiterada presencia de la Universidad en los juzgados, como ha sucedido en fechas recientes y de manera concreta esta última semana en el Juzgado de Móstoles, o que la universidad sea condenada por vulneración de derechos fundamentales por las decisiones tomadas por el rector saliente es terriblemente dañina para la Universidad Rey Juan Carlos.

La Universidad debe aparecer en los medios de comunicación por su buena gestión, por su avance en el campo del conocimiento, por la investigación que genera y por la utilidad que supone para nuestro crecimiento como sociedad.

Debe ser un modelo de equidad, de justicia social y de buena gobernanza, basándose en principios de transparencia, excelencia y calidad. Por lo tanto, la reputación de la URJC debe ser muy reforzada atendiendo a estos aspectos y para conseguirlo pondremos en marcha un potente programa de comunicación institucional.

Como rector, devolveré a la Universidad Rey Juan Carlos al lugar que le corresponde por derecho propio.

Una última pregunta, ¿por qué finalmente no ha tenido lugar el debate entre los dos aspirantes?

Era un debate necesario en un entorno académico y democrático, donde se proponía debatir las medidas y programas de ambos candidatos, pero el candidato Javier Ramos ha decidido rechazar la invitación en el último momento.

Haberlo desarrollado habría significado un nivel de madurez institucional y un alto grado de transparencia pero, por desgracia, no va a ser posible.

En mi ánimo está facilitar el acceso a la información y responder a todas las preguntas sin opacidad, de forma clara e institucionalmente leal.

Creo que el rector debe gobernar para todos, tanto para los que le apoyan como para los que muestran más diferencias: no celebrar el debate apunta a la falta de voluntad de diálogo, del debate de las ideas y de los proyectos, y que ha sido uno de los principales problemas que ha vivido nuestra Universidad en estos últimos cuatro años.

Los intereses de la mayoría deben estar por encima de los intereses personales, y si un candidato no es capaz de defender sus ideas en un debate electoral difícilmente estará capacitado para gobernar una institución plural y diversa como es cualquier institución univeritaria.