PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

CSIF denuncia el abandono de los sanitarios a quienes no se les reconoce el Covid-19 como enfermedad profesional

CSIF ha constatado que la Seguridad Social solo reconoce el 10% de los contagios por Covid-19 como accidente de trabajo y ninguno como enfermedad profesional. Foto: EP.
|

El sindicato CSIF señaló este lunes que, hasta la fecha, la Seguridad Social no ha reconocido ningún caso de enfermedad profesional por Covid-19 pese a que el Consejo de Ministros aprobó en febrero un Real Decreto en el que contemplaba este reconocimiento para el personal sanitario y sociosanitario con efectos retroactivos desde que comenzó la pandemia.

«Desde CSIF queremos denunciar una situación alarmante, la desprotección a los profesionales, que han estado al frente en los momentos más duros de la pandemia. No se les está reconociendo el contagio por Covid-19 como enfermedad profesional», afirmó Encarna Abascal, secretaria nacional de Prevención de Riesgos Laborales.

Hay que recordar que Real Decreto-ley 3/2021, de 2 de febrero, por el que se adoptan medidas para la reducción de la brecha de género y otras materias en los ámbitos de la Seguridad Social y económico venía a recoger dicha reivindicación.

Sin embargo, CSIF ha constatado que la Seguridad Social solo reconoce el 10% de los contagios por Covid-19 como accidente de trabajo y ninguno como enfermedad profesional.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

En su momento, CSIF avisó de «las deficiencias de este decreto si no se facilitaba la gestión de oficio».

En una rueda de prensa, con motivo del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, Abascal señalaba que la vigilancia de la salud en el trabajo «sigue siendo una asignatura pendiente en España».

También reveló que solo uno de cada diez contagios por Covid-19 ha sido declarado accidente de trabajo, y el argumento que da la Seguridad Social es que «falta justificación» de que el contagio haya tenido lugar en un entorno laboral.

Además, la responsable sindical se refirió a los contagios en el transporte público y ha afirmado que, hasta el momento, «no se conoce ningún caso que se haya reconocido el coronavirus como accidente ‘in itinere'».

PUBLICIDAD

«Esto es así porque pese al anuncio del Gobierno, Covid-19 hoy por hoy no es una enfermedad profesional y solo se considera a efectos de la prestación”.

“Esto significa que cuando finalice la pandemia, sus secuelas no podrán justificarse como un daño derivado de su puesto de trabajo«, lamentan desde el sindicato.

Más difusión de la medida

Al respecto, Abascal indicó que el sindicato va a iniciar una campaña para promover el reconocimiento del contagio por Covid-19.

PUBLICIDAD

En concreto, asesorará a todas aquellas personas que estén sufriendo las trabas de mutuas, servicios de prevención y de la propia Administración. En último término, promoverá las acciones jurídicas necesarias para que se les reconozca el perjuicio sufrido.

En dicha rueda de prensa, Darío Carrasquilla, técnico en cuidados auxiliares de Enfermería (TCAE) del Hospital de la Princesa de Madrid, explicó su caso concreto. «Me contagié de Covid-19 en el trabajo, sufro secuelas y no me están haciendo un seguimiento. Exijo el reconocimiento de los contagios como enfermedad profesional».

PUBLICIDAD

Por su parte, Víctor Aparicio, enfermero del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, comentó que «el impacto del Covid-19 ha sido brutal en los sanitarios. Hemos padecido ansiedad y depresión y no se ha hecho nada. Hemos estado en el centro de la pandemia sin ninguna protección. Nos sentimos desvalidos».

Por otra parte, según explicó la representante sindical, la Estadística de Accidentes de Trabajo correspondiente al año pasado y los dos primeros meses de 2021 (últimos datos disponibles), únicamente reconoce 24 muertos y 12.185 accidentes de trabajo por Covid-19.

CSIF considera que estas cifras «no reflejan la realidad de los efectos de la Covid-19 entre las personas trabajadoras», a tenor de la evolución de la pandemia y los datos del Ministerio de Sanidad.

PUBLICIDAD

Y es que, desde que comenzó la pandemia, oficialmente en marzo del año pasado, Sanidad ha contabilizado más de 76.0000 fallecidos y en torno a los 3,3 millones de contagios.

«Si comparamos las estadísticas, vemos que hasta febrero de este año se registraron 12.325 accidentes de trabajo por Covid-19 entre el personal de la sanidad, 22 de ellos mortales, según el Ministerio de Trabajo. Sin embargo, Sanidad eleva la cifra de contagios en el mismo periodo a más de 125.691«, apuntan.

Esto supone, por tanto, que solo se están reconociendo como accidente laboral por Covid-19 un 10% de los casos en el personal sanitario, el colectivo laboral con mayor cifra de contagios en España desde el inicio de la pandemia.

Después del personal de la Sanidad, según la misma estadística del Ministerio de Trabajo, las actividades económicas en las que se registran accidentes de trabajo son: residencias (165 positivo y ningún caso mortal); administración pública y defensa (84 accidentes y 0 fallecidos) y otras actividades (11 accidentes y 0 fallecidos).

Falta voluntad política

CSIF considera que esta falta de reconocimiento de los accidentes laborales por Covid-19 en la estadística del Ministerio de Trabajo se explica por «errores en la tramitación de los expedientes y una clara falta de voluntad política por garantizar la protección de estos colectivos, especialmente en la sanidad, donde los contagios se sitúan desgraciadamente a la cabeza a nivel internacional».

Además, la representante sindical señalaba «las trabas que se están produciendo por parte de los servicios de prevención de Administración y empresas privadas, así como por parte de la Seguridad Social al reconocimiento de esta contingencia profesional y sus correspondientes prestaciones«.

rueda de prensa de CSIF
Sobre estas líneas una imagen de la rueda de prensa de este lunes de CSIF.

El sindicato recordó que este no reconocimiento «genera una desprotección y pérdida económica. Se dejan de percibir las guardias y la productividad, entre otros conceptos y se pierde la indemnización por secuelas».

Una petición que sigue sin concretarse

El reconocimiento del Covid-19 como enfermedad profesional para el personal sanitario tiene su historia no exenta de altibajos.

El pasado 22 de diciembre, la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad una Proposición No de Ley (PNL) por la que se instaba al Gobierno a considerar enfermedad profesional, en vez de contingencia profesional derivada de accidente de trabajo, la baja laboral de los profesionales sanitarios contagiados por COVID-19 durante el ejercicio de su trabajo.

Esta iniciativa haría que el Consejo de Ministros del primer martes de febrero aprobase dicha iniciativa

La diferencia entre enfermedad profesional y contingencia profesional derivada de accidente de trabajo radica en que la enfermedad profesional tiene cobertura durante toda la vida de trabajador.

De este modo, un sanitario tendrá cobertura para la Seguridad Social si mañana o dentro de diez años contrae una enfermedad derivada de este contagio que se produjo desde la declaración de la pandemia internacional por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y hasta que las autoridades sanitarias levanten todas las medidas de prevención contra el COVID-19.

Sin embargo, si se trata de contingencia profesional derivada de accidente de trabajo únicamente tendrá una cobertura durante los cinco años posteriores al contagio.

En su día el PP criticó la tardanza del Gobierno recordando que en ese momento ya había 118.000 sanitarios contagiados. Tanto la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cuca Gamarra, como la vicesecretaria de Política Social del PP, Ana Pastor, aseguraron que era una petición que su partido llevaban realizando desde hace meses”.

Reivindicación sindical desde abril

Por su parte, los sindicatos llevan reclamando este derecho desde el principio de la pandemia.

Por ejemplo, la propia Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) pidió el 30 de abril de 2020 al Gobierno que las bajas por coronavirus se consideraran enfermedad profesional.

«En la actualidad, este contagio se considera como accidente laboral, eso sí, siempre que el trabajador demuestre que la ha contraído en su puesto de trabajo. Esta interpretación, en la mayoría de los casos perjudica a los trabajadores. Si se reconociera como enfermedad profesional, se garantizaría una protección económica a todos los efectos», explicaba la organización sindical hace casi un año.

«No sabemos las consecuencias que puede ocasionar haber sufrido el Covid-19 y creemos que, de una vez por todas, se tiene que entender que los profesionales sanitarios que han estado en primera línea deben tener la cobertura de enfermedad profesional porque les supone tener una cobertura a lo largo de la vida«, detallaba el pasado 22 de diciembre la diputada del Grupo Parlamentario Plural y responsable de defender la iniciativa, Concep Cañadell.