PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Clifford Chance, Allen & Overy y Garrigues encabezan en abril del 2021 el mercado de transacciones en España

Los sectores tecnológico e inmobiliario, locomotoras del crecimiento de estas operaciones en este inicio del 2021.
| | Actualizado: 11/05/2021 12:14

El mercado transaccional español registró en los primeros cuatro meses del año 738 operaciones, un 3,8% más que en el mismo periodo del año anterior, con un importe agregado de 40.706 millones de euros, un 190% más, según un informe de la consultora Transactional Track Record (TTR) en colaboración con Datasite.

Solo en el mes de abril, se registraron 153 fusiones y adquisiciones entre las anunciadas y las cerradas, por un importe total de 8.242 millones de euros.

El ranking de asesores jurídicos figuran despachos como Cuatrecasas el que más operaciones ha asesorado, con 31, mientras la firma Clifford Chance es líder por importe, con 9.142 millones de euros, en seis operaciones.

Por su parte, Allen & Overy ha estado presente en siete operaciones con un volumen de 8.945 millones de euros y Garrigues en 25 por valor de 8.277.69 millones de euros.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Como ya señalaron algunos expertos en Confilegal, el sector inmobiliario ha sido el más activo del año, con 151 transacciones, seguido por el tecnológico, con 145 operaciones.

En el mercado de ‘private equity’ se han contabilizado 71 transacciones por 3.961 millones de euros, lo que supone un aumento del 54,35% en el número de transacciones y del 33,70% en el importe de las mismas respecto al mismo periodo del año anterior.

Por su parte, TTR señala que mercado de ‘venture capital’, por su parte, ha registrado 176 transacciones, con un importe agregado de 2.226 millones de euros, un 18,12% más en el número de transacciones y un 484,11% más en el importe de las mismas.

Una actividad que se recupera

José Manuel Martín, socio de Mercantil de Garrigues, señala que “el incremento en el número de transacciones –del 3,8% respecto a 2020– no es todavía muy destacable y el volumen de las mismas se ve algo distorsionado por varias operaciones de importes muy elevados”.

PUBLICIDAD

“Lo que sí reflejan los datos del primer cuatrimestre es el tirón de los fondos de ‘private equity’, apoyados por la enorme liquidez de que disponen, su flexibilidad y capacidad para desarrollar nuevos perfiles de inversión (no solo de puro equity) para adecuarse a las necesidades empresariales y los bajos tipos de interés”, advierte.

En su opinión, “el incremento en las operaciones de ‘venture capital’ no viene sino a refrendar la que está siendo una tendencia clara durante los últimos años, algo que se espera siga en aumento dado que está todavía lejos de alcanzar las cotas que este mercado representa en países de nuestro entorno”.

José Manuel Martín, socio de mercantil de Garrigues.

“En 2020, el ‘venture capital’ fue uno de los elementos dinamizadores del mercado, con el ‘fundraising’ captado por parte de fondos españoles alcanzando su máximo histórico”.

PUBLICIDAD

Martín señala que “en relación a los sectores –y al margen del inmobiliario–, se mantiene la tendencia ya apuntada en 2020, con numerosas transacciones en los sectores tecnológico y digital, pero también en todo el espectro agro, farma y renovables”.

A su juicio, “a medida que avance el año, los fondos europeos pueden dinamizar determinados sectores, se mantendrá la tendencia inversora de los fondos y debería continuar”.

PUBLICIDAD

También destaca “la estrategia de desinversión en sectores no estratégicos seguida por parte de las grandes corporaciones, que están protagonizando varias de las operaciones más relevantes en este inicio de año”.

“Respecto al mercado inmobiliario, los fondos oportunistas han vuelto a poner el foco en España y, al margen de ello, se viene realizando y se espera continúen ejecutando numerosas operaciones (muchas de ellas protagonizadas por fondos de ‘private equity’) en sectores específicos, como los de residencias de estudiantes y residencias de ancianos”, aclara este jurista.

Jose Manuel Martín constata que “determinadas medidas gubernamentales de apoyo a las empresas (tanto financieras como legales) han permitido paliar, al menos temporalmente, el enorme impacto de la crisis derivada de la pandemia”.

PUBLICIDAD

Sin embargo, cree que “es previsible que, según vayan pasando los meses, el excesivo endeudamiento de algunas empresas conlleve un incremento de escenarios concursales y de transacciones protagonizadas tanto por fondos oportunistas como por compañías saneadas que puedan aprovechar la compra de unidades productivas a precio asequible, con la consiguiente generación de sinergias”.

Este experto señala que “por el contrario, no se vislumbran, al menos de momento, muchas desinversiones en el portfolio de los fondos de ‘private equity’, que deberán seguir esperando a un momento más idóneo tanto por la situación de las mismas, como por el múltiplo de valoración que en la actualidad es, en muchos casos (dependiendo del sector), más bajo que el de entrada”.

El impacto en el sector inmobiliario

Ramón Castilla, socio de inmobiliario y Antonio Fernández-Rodríguez, asociado senior del área inmobiliaria de Squire Patton Boggs, señalan el impacto de la pandemia en sectores como el inmobiliario y, en concreto, el de ‘retail’ y el sector clave y principal motor de nuestra economía que no es otro que el hotelero.

Estos expertos señalan que “el sector de ‘retail’, que ya estaba siendo afectado antes de la aparición del virus ante la escasez de suelos para nuevos proyectos, las restricciones y limitaciones inherentes al estado de alarma han supuesto la aplicación ‘ad nauseam’ de la figura doctrinal ‘rebus sic stantibus’, que ha supuesto una verdadera revolución en la renegociación de los contratos desde el mes de marzo de 2020”.

Ramon Castilla es socio de Inmobiliario del despacho internacional Squire Patton Boggs.

“En cuanto al sector hotelero, la falta de desplazamientos tanto turísticos como profesionales, ha supuesto el cierre temporal de muchos de ellos, para evitar costes innecesarios que no se veían cubiertos por la escasa ocupación existente que, además, era a un precio por habitación mucho menor que en la situación “habitual” a la que estábamos acostumbrados”, advierten.

Estos juristas revelan que “este gravísimo impacto que la pandemia está causando en nuestro sector turístico está suponiendo que algunos de los principales grupos hoteleros sondeen la posibilidad de unir fuerzas y/o incluso, como vemos diariamente en la prensa poniendo en el mercado algunos de sus activos (verdaderos ‘trophy assets’), que permitan minorar o incluso pasar de los números negativos de sus balances a unos números que permitan capear la difícil tormenta por la que atraviesan”.

Para estos juristas “al igual que sucedió hace unos años, esta situación está atrayendo a un buen número de inversores internacionales que analizando con detalle el mercado, están a la espera de “cazar la mejor pieza”.

Antonio Fernández-Rodríguez, asociado senior del área inmobiliaria de Squire Patton Boggs.

A su juicio, “es previsible que en el segundo semestre del año podríamos ver un buen número de grandes operaciones que no hará más que reforzar la ola de operaciones de inversión que está creciendo desde principios de año”.

Estos expertos creen que el gran beneficiado de la pandemia es “el sector logístico. Después de llevar unos años de capa caída, está siendo uno de los principales revulsivos del mercado inmobiliario, con el desarrollo y promoción de nuevos parques y plataformas logísticas, que desarrollan al mercado online, uno de los actuales principales focos de inversión en el mercado inmobiliario”.

Pendientes del Covid-19

Para Bosco de Checa, asociado senior de M&A de Allen & Overy, “ el afianzamiento de esta tendencia al alza se ve en factores como “la elevada liquidez del mercado -donde las casas de private equity están muy activas-; el nivel de bajos tipos de interés que favorece la financiación de las operaciones”.

Junto con ellas también destaca “las expectativas de un relanzamiento de económico de la mano del progreso de los procesos de vacunación que moviliza la inversión en sectores estratégicos o con valoraciones atractivas (como por ejemplo, el sector turístico) o los procesos de consolidación empresarial acelerados por la propia pandemia”.

Bosco de Checa, asociado senior de M&A de Allen & Overy.

A su juicio, “tenemos que seguir siendo prudentes sobre la evolución del mercado durante lo que resta de año”.

En su opinión, “si bien los objetivos de vacunación parecen ser cada vez más positivos y las condiciones del mercado esbozan una coyuntura positiva en los próximos meses, todos los operadores del mercado tendremos que estar atentos a los coletazos del COVID-19 y adaptarnos a las distintas eventualidades que se nos vayan planteando”.

Para este experto, “en términos de mercado, como hemos venido observando durante los últimos meses, todo parece indicar que los sectores energéticos y de telecomunicaciones estarán activos”.

“Por ejemplo, a principios de año, Allen & Ocery ha asesorado a ‘American Tower’ en la compra a Telefónica de Telxius, su división de torres en Europa y Latinoamérica, por 7.700 millones de euros – la segunda mayor operación de torres de la historia”, señala.

También cree que “el sector bancario también parece que jugará un papel relevante a través de su consolidación – tal y como ha sucedido con las fusiones bancarias CaixaBank-Bankia y Liberbank-Unicaja”.

Bosco de Checa vislumbra operaciones de inversión y desinversión por esta crisis que se está viviendo “se verán varias decisiones empresariales de segregación (‘carve-out’) y venta de activos no estratégicos con el objetivo de acometer las necesidades causadas por la pandemia o reforzar la posición de capital para emprender nuevos proyectos”.

“Igualmente, no hay que descartar que las propias necesidades de liquidez de algunas empresas traigan operaciones ‘distressed’”, subraya este experto.

En su opinión, «esperamos que las casas de ‘private equity’ jueguen un papel protagonista en el mercado de fusiones y adquisiciones, tal y como han venido haciendo desde después del verano de 2020. Por ejemplo, el año pasado nuestro despacho a EQT en la compra de Idealista y recientemente hemos ayudado a ICG en la compra de Alvinesa».

Mucha liquidez en el mercado

Para Laura Ques, Asociada de Argali Abogados, “hay una enorme liquidez en el mercado , ya que muchos inversores a largo plazo han aumentado su posición en los fondos de capital riesgo, y los ‘Family Offices’ están deseando invertir debido a la disponibilidad de recursos del sistema financiero, pero las oportunidades son pocas y hay una enorme competencia”.

“El apetito de los inversores no ha disminuido, pero ha cambiado al adaptarse a las nuevas circunstancias”, advierte.

En su opinión, “los inversores se mueven en un mercado dual. Por un lado, la incertidumbre generada por la pandemia ha hecho que los inversores busquen oportunidades en sectores que han resistido bien esta crisis y con un claro horizonte de negocio: sanidad, alimentación, educación, tecnología y renovables”.

“Estos dos últimos, además, tienen grandes perspectivas de crecimiento a largo plazo gracias a la llegada de fondos europeos que priorizarán proyectos innovadores y sostenibles”, comenta.

Esta jurista indica que “por otro lado, los inversores buscan empresas afectadas por la reestructuración de la deuda, la refinanciación y la necesidad de reforzar los balances, sectores que están destinados a la reestructuración a medida que los estímulos gubernamentales llegan a su fin. Los fondos especializados en sectores duramente golpeados están liderando estas inversiones, deseosos de ver que los precios están tocando fondo”.

“Así, estamos viendo numerosas transacciones en el sector inmobiliario, siendo un valor refugio para inversores debido a los bajos tipos de interés y a las oportunidades provocadas por sectores que han sufrido mucho como el hotelero, alquileres de temporada etc.”, destaca.

“Asimismo, hay muchos jugadores luchando por los mismos activos, lo que hace que las valoraciones suban a pesar del momento”, indica esta experta.

Otro elemento que valora es “el mercado de ‘venture capital’ que ha ido ganando tamaño a pesar de la crisis, impulsado por el auge de lo digital, el apetito de los sectores por el capital privado, y los casos de éxito confirmados. A pesar de estar todavía lejos de los grandes mercados del sector como Israel o EEUU, el espíritu emprendedor sigue creciendo, atrayendo a inversores internacionales que cada vez tienen más en cuenta a los fondos españoles en sus carteras de inversión”.