PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El «Pollo» Carvajal entrega nuevos documentos a García Castellón para que le haga testigo protegido y evitar su extradición a EE.UU.

sobre la financiación de Podemos por los regímenes bolivarianos de Hugo Cháves y Nicolás Maduro El exjefe de la contrainteligencia venezolana, Hugo "El Pollo" Carvajal, trata de evitar su entrega a Estados Unidos convirtiéndose en un testigo valioso para el magistrado instructor Manuel García Castellón. Foto: EP.
|

Hugo «El Pollo» Carvajal, exjefe de la contrainteligencia de Venezuela, está jugando fuerte su carta para convertirse en testigo protegido y evitar así su entrega a los Estados Unidos, país que ha solicitado su extradición por un delitos de tráfico de drogas y otro de tráfico de armas.

La persona que puede evitar este desenlace es el magistrado del Juzgado Central de Intrucción 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, al que ha proporcionado una nueva tanda de documentos de pagos realizados por los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro a miembros del equipo que fundó Podemos para «propiciar un cambio político aún más afín al Gobierno bolivariano».

Según pudo  confirmar Europa Press, Carvajal envió la semana pasada una serie de documentos, entre ellos una orden del propio Chávez en 2008 para pagar 6,7 millones de dólares (unos 5,7 millones de euros) a la Fundación CEPS, vinculada a Podemos, para 

El documento, que fue revelado en 2016 por distintos medios de comunicación, cita expresamente a Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero y Jorge Vestrynge como «destacados profesores» a los que define como «aliados naturales de la revolución bolivariana».

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

De acuerdo con las fuentes consultadas, ‘El Pollo’ también ha entregado a García-Castellón documentación relacionada con otra orden de pago, una girada por Maduro en 2013 para abonar 142.000 dólares (unos 122.000 euros) a otros tres fundadores de Podemos: Carolina Bescansa, Jorge Lago y Ariel Jerez.

Este pago se debería a un encargo del Gobierno venezolano al grupo comandado por Bescansa para idear el «diseño político comunicacional» del ‘stand’ de la petrolera estatal PDVSA en el XXI Congreso Mundial de Petróleo celebrado en 2014 en Moscú.

Carvajal ya hizo una primera entrega a la Audiencia Nacional en la que aportó documentación sobre supuestos contratos del despacho de Baltasar Garzón, Ilocad, con PDVSA.

Fuertes consultadas han indicado que el militar venezolano pretende seguir enviando a García-Castellón diversa documentación para respaldar el testimonio voluntario que prestó el pasado 20 de septiembre en el contexto de unas diligencias abiertas sobre terrorismo internacional.

PUBLICIDAD

‘El Pollo’ habló durante más de una hora de diversos asuntos sobre los que fue muy claro y dio bastantes datos, pese a lo cual se comprometió a dar soporte documental a su relato, un material que el instructor espera antes de tomar una decisión sobre las pesquisas.

RECLAMADO POR TRÁFICO DE DROGAS Y ARMAS

El militar venezolano inició este «proceso de colaboración» con la Justicia española después de que su detención el pasado 9 de septiembre reactivara los trámites para enviarlo a Estados Unidos, que le reclama por presuntos delitos de tráfico de drogas y armas.

Tanto la Audiencia Nacional como el Gobierno dieron luz verde en 2020 a su entrega a las autoridades estadounidenses, pero la extradición está suspendida a la espera de que se resuelva la petición de asilo realizada en 2019 por Carvajal.

PUBLICIDAD

El Ministerio de Interior le denegó la protección internacional, si bien la defensa de ‘El Pollo’ ha recurrido ante la cartera que dirige Fernando Grande-Marlaska insistiendo en que es víctima de una verdadera persecución política.

Asimismo, Carvajal está a la espera de que el Tribunal Supremo (TS) se pronuncie el próximo 26 de octubre sobre el recurso que presentó en 2020 contra la decisión del Gobierno de extraditarlo.

PUBLICIDAD

En septiembre, ‘El Pollo’ reactivó esta vía pidiendo al TS unas medidas cautelarísimas que también le fueron rechazadas.

En las medidas cautelares reclamadas al TS en su momento, cuando interpuso el recurso en 2020, advirtió de que, de ser puesto a disposición de Estados Unidos, sería sometido a «tortura» para «obtener información sobre el régimen imperante en la República Bolivariana de Venezuela».

Y ello, continuaba, porque Washington cree «erróneamente» que formó parte del «entorno cercano» de Chávez y Maduro.

PUBLICIDAD

EL CARTEL DE LOS SOLES

‘El Pollo’ pasó casi dos años prófugo hasta que pasadas las 21.00 horas del 9 de septiembre fue detenido por el Grupo II de Fugitivos de la UDYCO Central, en una operación conjunta con la DEA, en un piso ubicado en la calle Torrelaguna de Madrid.

La Policía Nacional explicó que vivía «totalmente enclaustrado, sin salir al exterior ni asomarse a la ventana, y siempre protegido por personas de confianza». Cambiaba de escondite cada tres meses y recurrió a cirugía estética y a elementos de disfraz para intentar ocultarse.

El otrora jefe de Contrainteligencia Militar con los gobiernos de Chávez y Maduro está perseguido por hechos que se produjeron entre 1999 y 2019, cuando habría pertenecido al llamado ‘Cártel de los Soles’, una organización criminal supuestamente gestionada por cargos ‘chavistas’ que, con la presunta colaboración de las FARC y otros grupos armados, habría introducido grandes cantidades de droga en Estados Unidos.