Lesmes podría salirse con la suya de ser magistrado del Constitucional tras la renuncia de Montoya
El actual presidente en funciones del CGPJ y del Supremo, Carlos Lesmes, podría sustituir a Montoya en el Constitucional. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.

Lesmes podría salirse con la suya de ser magistrado del Constitucional tras la renuncia de Montoya

|
28/7/2022 13:02
|
Actualizado: 28/7/2022 14:15
|

La historia personal del actual presidente en funciones del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, por conseguir convertirse en magistrado del Tribunal Constitucional va sufriendo giros narrativos dignos de un culebrón venezolano o turco, que ahora se estilan mucho.

Merced a la última vuelta de tuerca del destino, la renuncia de Alfredo Montoya, magistrado del máximo tribunal de garantías, por imposibilidad física de continuar -sufrió un ictus que ha disminuido su capacidad intelectual y de comunicación-, Lesmes podría finalmente lograr lo que busca.

Y de una forma suave.

Porque la estrategia que reveló aquí Confilegal la pasada semana, de acceder al TC mediante el apoyo de los 8 vocales progresistas -contando al del PNV, que suele votar en esa línea de sensibilidad política- y una minoría de 3 miembros de su sector sector conservador, consiguiendo así el quorum necesario de 11 votos de 18 (Lesmes tendría que salirse), ha sido criticada duramente en medios jurídicos.

La elección de Lesmes por el Senado, en sustitución de Montoya -y el abandono de la Presidencia del CGPJ y del Supremo-, obligaría finalmente a los dos partidos mayoritarios, el PSOE y el PP, a ponerse de acuerdo para renovar el órgano de gobierno de los jueces, que lleva caducado 3 años y 7 meses.

Sin dilación.

Para que esa ecuación se produzca son necesarias dos cosas: primera, que los dos magistrados elegidos en el Pleno del 8 de septiembre del CGPJ, sean magistrados del Supremo de prestigio.

Dos nuevos magistrados que vendrán a sustituir al actual vicepresidente del Tribunal Constitucional, Juan Antonio Xiol, y a Santiago Martínez-Vares, tienen que tener un mínimo de 12 votos, de los 19 de que se compone el Pleno del CGPJ.

Con el acuerdo entre ambas partes no habría problema.

La segunda condición, decisiva y final, es que el PSOE, pero sobre todo el PP, de su visto bueno a la elección de Lesmes por el Senado, que es el que eligió en su momento a Montoya.

Las relaciones de Lesmes tanto con la cúpula del PSOE como del PP, no han sido demasiado «positivas».

Pero la política hace extraños compañeros de cama. En especial en estos momentos, después de que el Gobierno recibiera el informe de la Comisión Europea sobre el Estado de Derecho en nuestro país en el que declaró una necesidad inaplazable la renovación del CGPJ.

El comisario de Justicia de la Unión Europea, Didier Reynders, anunció el pasado lunes que viajaría a España en septiembre para intermediar en el desbloqueo de la renovación del CGPJ.

La renuncia de Montoya, en estos precisos momentos, es un claro indicio de que esta opción está bastante «cocida» y que Lesmes podría estar cambiando de despacho en un plazo de tres a cuatro meses, para cumplir los tres años que se restaban a Montoya de mandato.

Al final dicho mandato, podría volver a presentarse para revalidar su permanencia en el TC. Antecedentes haberlos haylos.

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas:
Lo último en Mundo Judicial