Edmundo Bal: ‘Dando este paso estoy luchando para resucitar a Ciudadanos’
"Esta es la oportunidad que tenemos de ponernos en valor ante la sociedad española, de hacer este proyecto otra vez atractivo", destaca. Foto: Pedro Ruiz.

Edmundo Bal: ‘Dando este paso estoy luchando para resucitar a Ciudadanos’

Señala que son los votantes los que piden cambiar el liderazgo del partido
|
08/12/2022 06:48
|
Actualizado: 07/12/2022 23:04
|

Edmundo Bal Francés, vicesecretario general de Ciudadanos, portavoz adjunto en el Congreso y portavoz de Justicia en la Cámara Baja, anunció el pasado viernes que presentará su candidatura para liderar el partido.

En esta entrevista en Confilegal explica por qué da este paso, los proyectos que tiene para el partido y para España y también sus iniciativas en materia de Justicia.

Nacido en Huelva el 2 de julio de 1967, ha vivido toda la vida en Madrid. Era abogado del Estado jefe de lo Penal y fue cesado por mantener la acusación de rebelión en juicio del ‘procés’. «Por no firmar un escrito inconveniente para el Gobierno», señala. Ocurrió en noviembre de 2018. 

La entonces nueva abogada general del Estado, Consuelo Castro, nombrada en junio de ese año por el Ejecutivo de Pedro Sánchez, ordenó que se rebajara la acusación de rebelión a secesión, retirando del escrito de acusación todo lo referido a la violencia.

Bal mantuvo la acusación y Castro lo destituyó como jefe de Penal de la Abogacía del Estado por «pérdida de confianza», y fue apartado del caso.

Su entrada en política fue hace tres años, el 17 de marzo de 2019. 

El expresidente de Cs Albert Rivera lo fichó como ‘número cuatro’ de la lista de Ciudadanos para las elecciones generales del 28 de abril de 2019. La dimisión de Rivera lo hizo diputado.

Bal declara que el papel de Ciudadanos va a ser ejemplo de búsqueda de soluciones reales para problemas reales de la gente de la calle.

Defiende que el Gobierno dependerá de Cs, que será «garantía de centralidad, moderación y sentido común».

¿Por qué ha decidido dar este paso al frente?

Para seguir adelante con el proceso de la refundación del partido y que no termine en balde, como un fraude, de una forma poco creíble. 

Es la oportunidad que tenemos de ponernos en valor ante la sociedad española, de hacer este proyecto otra vez atractivo. 

De resucitar, en definitiva, porque en las encuestas se ve claramente que hay una falta evidente de liderazgo. Solamente el 11% de nuestro partido prefiere a Inés Arrimadas como líder. 

Es la gente que nos vota la que dice que hay que cambiar ese liderazgo, y es evidente que hay que hacer de este proyecto algo que nos permita competir en condiciones razonables en los próximos comicios, que tendrán lugar en 2026. 

Es por todo esto por lo que creo que se debe plantear esta renovación real, que sea bien percibida por los afiliados y también por la ciudadanía. 

¿Y qué proyectos tiene?

Cinco de los puntos de la consulta a los afiliados los he convertido en un proyecto personal. Por tanto, coincide mucho con lo que quieren.

Son básicamente, en primer lugar, que hablemos de nuestros temas, de nuestro programa, de nuestros valores y de nuestras ideas. Y no de los valores e ideas de los demás, que parece que siempre vamos al rebufo de otros. 

Lo hemos hecho, por ejemplo, gracias a María Muñoz en el tema de las pensiones, porque fue ella la que se empeñó en que teníamos que hablar de pensiones, de jóvenes, de la sostenibilidad del sistema, de la gestación subrogada, de la legalización de la prostitución… Que hablemos de nuestros temas, en definitiva. 

De que hay que bajar los impuestos, de que hay que incidir en la nueva frontera de derechos sociales… Cuestiones que nosotros venimos reivindicando siempre, pero parece que al final siempre vamos al rebufo de otros, como decía. 

En segundo lugar, que no seamos como todo el mundo nos ve: un partido subalterno del Partido Popular. 

Somos un partido de centro, capaces de pactar en un lado y en el otro, como todos los partidos liberales europeos, imponiendo nuestras condiciones y evitando que los partidos de los lados se echen hacia los extremos. 

Y sobre todo que España no la gobiernen Bildu ni Esquerra Republicana de Cataluña. 

¿Por qué es necesario Cs?

Por eso precisamente, para que nosotros seamos condicionantes de la gobernabilidad y no dependan 47 millones de españoles de partidos como Bildu y como Esquerra y de posiciones ideológicamente extremistas, tanto en un lado como en el otro, en el Gobierno de España o en la Comunidad Autónoma de Castilla y León. 

Ese es el papel que tiene que tener Ciudadanos. 

Pero para eso, además, hace falta volver otra vez a ser útiles. Cuando nosotros estábamos pactando con el Partido Socialista los confinamientos del estado de alarma -lo hice yo, porque era el líder interino-, nuestra intención de voto estaba en torno al 10%, cuando estábamos yo y otros negociando los presupuestos generales del Estado con la ministra de Hacienda nuestra intención de voto estaba en el 8,5%. 

Sin embargo, nuestra intención de voto el pasado lunes estaba en el 2,2%. 

Tenemos que ser útiles y pragmáticos. Y siendo útiles y pragmáticos recuperaremos la ilusión.

Y sobre todo, y por último, -y esto es algo que interesa más a los afiliados que a los votantes-, se trata también de abrir el partido a los afiliados.

Porque a día de hoy todos los afiliados dicen lo mismo: que la dirección no tiene ni idea de lo que sienten los afiliados. 

Hay que publicar los datos de la refundación, es algo que están pidiendo a gritos.

Ciudadanos va a ser ejemplo de búsqueda de soluciones reales para problemas reales de la gente de la calle. Cs será garantía de centralidad, moderación y sentido común.

Y ya para terminar, ¿qué proyectos tiene en materia de Justicia?

Apostamos claramente por los métodos alternativos de resolución de conflictos. Resulta que ahora en la Ley de Eficiencia Organizativa accede a ningunas de las peticiones de Ciudadanos. No quiere las secciones de Familia, no quiere la equiparación retributiva de los LAJs…

Otra de mis batallas es el turno de oficio, apuesto por la igualdad de retribuciones entre los que ejercen en el Territorio Ministerio y quienes están en comunidades autónomas con competencias transferidas.

También lucharé por una más racional inversión de los recursos de la Administración de Justicia y por ampliar la plantilla de jueces y fiscales. 

También quiero, al igual que el Ministerio, modernizar la estructura y la planta judicial, algo que se tiene que hacer con el consenso de todas las fuerzas políticas y de los protagonistas de la Justicia, y no desde un punto de vista absolutamente unilateral, que es lo que está haciendo ahora mismo el Gobierno. 

Tengo también mis ideas en relación con la transposición de la Directiva del denunciante, donde el propio Gobierno tampoco me está ofreciendo absolutamente nada, porque yo quiero que haya una agencia nacional de coordinación de las agencias autonómicas de protección del delincuente.

Respecto al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), bien es conocida nuestra tesis de que los 12 vocales de extracción judicial tienen que ser objeto de elección directa por parte de los jueces y magistrados. Y tiene que haber una mayor independencia en el nombramiento del fiscal general del Estado. 

«Vamos a presentar en el Senado una enmienda a los Presupuestos Generales para que la Fiscalía tenga presupuesto propio»

Tiene que haber una autonomía, y avanzo en Confilegal, que vamos a presentar en el Senado una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado para que la Fiscalía tenga presupuesto propio.

Asimismo, reclamo una reforma importante del artículo 27 del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal para dotar de mayor independencia de criterio a los fiscales actuantes y que puedan manifestar discrepancia con sus jefes cuando estos jefes a lo mejor se encuentran subordinados al poder político del fiscal general del Estado.

Se deben concretar también las funciones de la Secretaría Técnica de Fiscalía, que ahora están en un terreno muy difuso, muy diseminado. 

Como soy una persona que hace tres años llevaba todavía la toga puesta, conozco bien cuáles son los problemas de la Justicia, y quiero que haya una reforma en profundidad del sistema de la Justicia, que en 40 años no ha visto ninguna de calado, que nos haga salir de la penuria en la que se encuentra el servicio público que debe responder a las necesidades del ciudadano. 

Noticias Relacionadas:
Lo último en Política