Firmas

Diálogo sí, complicidad no

Begoña Trigo
Diálogo sí, complicidad no
Begoña Trigo, cabeza de candidatura en una de las siete listas que compitieron por la Junta de Gobierno en las elecciones de la Abogacía de Madrid, del pasado 20 de diciembre hace un balance de la experiencia y de las "asignaturas pendientes" de la abogacía madrileña.
25/1/2023 06:48
|
Actualizado: 25/1/2023 08:43
|

Las elecciones del Colegio de la Abogacía de Madrid nos han dado la oportunidad de plantear, ante los medios de comunicación, cuestiones que que hasta ahora no se habían planteado, cuestiones relativas a los derechos de la Abogacía y al funcionamiento de la Administración de Justicia.

Hemos hablado del derecho a la conciliación y creo que gracias a ello ,en parte, se ha aprobado la inhabilidad del periodo de Navidad, favoreciendo tan merecido descanso. 

Hemos hablado del derecho a la salud, sin que en este sentido se hayan realizado notables cambio.

Se dan, a diario, situaciones verdaderamente complicadas para los abogados que, a diferencia de las otras partes procesales, venimos obligados a cumplir los plazos y a asistir a vistas, incluso estando reconocida nuestra enfermedad por un parte médico.

Es una aberración y una falta de respeto a la Abogacía. Es la salud un derecho irrenunciable una de nuestras prioridades para el 2023, alcanzar un reconocimiento incuestionable del derecho a la suspensión de vistas y plazos  con un informe médico.

Hemos hablado de la rebaja del IVA de la justicia, no parece lógico que esté menos gravado, fiscalmente, ir a comer a un buen restaurante, o al cine, que acudir a un despacho de abogados a defender los derechos fundamentales.

Hemos hablado del incremento de los baremos del turno oficio y de la actualización del IPC. Es vergonzoso que los abogados del turno oficio estemos sometidos a una situación esclavista por la indiferencia e ineficacia de los políticos y tengamos que llevar asuntos, cobrando una media de 250 euros.

En mi última guardia asistí a cinco personas en cinco comisarías diferentes, debiendo abonar los gastos del «parking» y el gasoil de los 250 euros que me va a «indemnizar” el Estado.

En esta ocasión tuve que asistir por una supuesta agresión sexual por un presunto delito de homicidio en grado de tentativa, por una estafa de más de 150.000 euros, por un presunto delito de acoso y por un presunto delito de amenazas graves.

Delitos todos ellos de relativa importancia y complejidad.

Pues bien, de  los 250 euros que se cobran por asunto, tengo que descontar 30 euros de gasoil, aproximadamente, y otros 30 de «parking», más los cafés y comidas correspondientes a un día fuera del despacho, deambulando por las comisarias de Madrid. Es absolutamente insultante.

DIGNIFICACIÓN DEL TURNO DE OFICIO

Hablamos de la dignificación del turno de oficio para que dejen ya de tratarlo para con esta falta de consideración como si fuera un servicio de beneficencia a los pobres.

Es un servicio público igual que la Sanidad y la Educación, que no se llaman sanidad gratuita o educación gratuita, sino públicas.

Estas elecciones, como digo, nos han dado la oportunidad de poner sobre la mesa temas de los que prácticamente no se habla en los medios de comunicación , y menos en los generalistas, que cuando hacen alusión a los derechos y servicios públicos solo se refieren a la Educación y a la Sanidad, obviando que la Justicia es, desde luego, un servicio esencial en un Estado democrático.

La posibilidad de acudir a los tribunales y pleitear frente a la Administración es un elemento distintivo y de calidad de un Estado democrático y lo diferencia de los sistemas totalitarios, que no admiten ningún tipo de crítica al poder y, mucho menos, la posibilidad de pleitear frente al Estado.

No queremos olvidar también otros temas como la independencia judicial, cada vez más asediada y acechada por la avidez del Poder Ejecutivo que, independientemente del partido que gobierne, tiene como última finalidad no el servicio a los ciudadanos sino acaparar cotas de poder e impunidad en una deriva que nadie parece frenar.

La separación de poderes en un estado donde se confunde el Poder Ejecutivo y el Legislativo y donde el Código Penal no contempla prácticamente ninguna penalización a la agresión a la división de poderes y ninguna garantía legal frente a la vulneración del principio de independencia entre ellos.

Los informes del grupo GRECO son desoídos año tras año y vemos también cada día como se reducen las penas en los delitos que afectan al Poder Ejecutivo y su Administración.

Quiero agradecer a los miembros de mi candidatura su compromiso y su apoyo, así como a todas las personas que nos lo han mostrado y que nos han felicitado.

La votación no ha sido la que esperábamos, no solo en nuestra candidatura sino en todas. Nadie puede negar el fracaso que supone la falta de participación en las elecciones, donde han votado menos de un 9% de los colegiados.

Nuestra candidatura  ha mejorado en un 200 por 100 ganando votos en esa proporción, en relación a las elecciones anteriores.

Nuestro objetivo es despertar conciencias para aunar voluntades. A muchos nos afecta en el día a día la precariedad en la organización de la Administración de Justicia.

En esta idea nos mantendremos porque no nos olvidamos que es nuestra obligación, como ciudadanos, mejorar la sociedad desde el punto donde nos encontremos.

Ahora toca ejercer como ciudadanos y despertar la sociedad civil.

Eugenio Ribón tiene, desde luego, nuestro apoyo para el fin de lograr las mejoras que necesita la Abogacía y la Justicia en general.

Esperamos que exista un diálogo amable y fluido con las instituciones para lograr esos objetivos aunque, a diferencia de Eugenio, no vamos a prometer fidelidad a las instituciones y poderes públicos mientras traicionan desde hace años a la ciudadanía, maltratando institucionalmente a la Abogacía, el Turno de oficio y la Justicia en general. 

Diálogo sí, pero complicidad no.

Otras Columnas por Begoña Trigo:
Últimas Firmas