Firmas

Metaverso versus Inteligencia Artificial

Metaverso versus Inteligencia Artificial
Javier Puyol, socio director de Puyol Abogados & Partners, es uno de los grandes especialistas en el campo del derecho y las nuevas tecnologías. En esta columna analiza la incidencia del Metaverso y la Inteligencia Artificial.
13/8/2023 06:33
|
Actualizado: 14/8/2023 10:54
|

Hoy en día nadie se atreve a negar el hecho de que la humanidad se encuentra inmersa en una más que importante transformación tecnológica de carácter digital, que está afectando y sobre todo va a afectar a todos los ámbitos de la vida del ser humano.

El Metaverso representa un espacio virtual en constante evolución, en el que los usuarios pueden interactuar y crear experiencias en tiempo real.

La Inteligencia Artificial (IA) juega un papel fundamental en el desarrollo y la expansión de este universo digital, permitiendo la creación de mundos más realistas y atractivos.

El Metaverso y la Inteligencia Artificial son dos tecnologías que ya están cambiando nuestras vidas, porque permiten una interconexión y una interacción cada vez más intensa y profunda entre diferentes sistemas, dispositivos y personas.

EL Metaverso está transformando de manera efectiva la forma en la que nos comunicamos, o la manera en que socializamos, aprendemos y trabajamos, al crear un espacio virtual en el que es posible simular una amplia variedad de experiencias y situaciones muy diversas.

Por otro lado, la Inteligencia Artificial está impulsando una revolución en la ciencia y en la tecnología, permitiendo la creación de sistemas y herramientas cada vez más eficaces y eficientes, que además son inteligentes, y, que poseen sin lugar a duda alguna, una amplia capacidad de adaptación al entorno, y a las circunstancias y con los condicionamientos en las que tenga que ser operativa.

METAVERSO, UNA RED RED INTERCONECTADA

El “Metaverso” es, asimismo, un universo más allá de la realidad, y constituye básicamente un entorno multiusuario perpetuo y persistente que fusiona la realidad física con la virtualidad digital.

Por tanto, el “Metaverso” puede ser considerado como una red interconectada de entornos inmersivos y sociales en plataformas de naturaleza multiusuario persistentes.

Es un entorno donde los humanos interactúan e intercambian experiencias virtuales mediante uso de avatares, a través de un soporte lógico en un ciberespacio, el cual actúa como una metáfora del mundo real, pero sin tener necesariamente sus limitaciones.

Está compuesto generalmente por múltiples espacios virtuales tridimensionales, compartidos y persistentes, vinculados a un universo virtual percibido.

Y consecuentemente con ello, el “Metaverso” se representa a sí mismo, como un mundo virtual que permite a las personas chatear, trabajar, jugar, comprar –y pagar con tokens no fungibles (NFT) y otras formas de criptomoneda–, de forma inmersiva y sin salir de casa. 

Se basa en la convergencia de tecnologías, que permiten interacciones multisensoriales con entornos virtuales, objetos digitales y personas, y, en este sentido, dichas tecnologías, como pueden ser: la realidad aumentada y/o la virtual, el «blockchain», la animación 3D, o el Internet de las Cosas (IoT), entre otras, y que básicamente constituye una especie de universo virtual, a través del cual se permite a las personas poder interactuar, y al mismo tiempo, crear contenidos en un espacio compartido en línea, y que ha abierto un mundo de posibilidades, que aún no se alcanza a concretar en el momento presente, permitiendo, en definitiva, interactuar con nuestros amigos, trabajar con nuestros compañeros, disfrutar de nuestras parejas, e incluso tener un trabajo en el espacio digital.

Así, puede afirmarse que el “Metaverso” es un mundo virtual, al que se podrá conectar utilizando una serie de dispositivos, que nos harán pensar que realmente estamos dentro de él, interactuando con todos sus elementos.

En definitiva, ello será algo así como realmente teletransportarse a un mundo totalmente nuevo a través de diferentes dispositivos, como pueden ser entre otros: las llamadas gafas de realidad virtual, y otros complementos, que nos permitirán interactuar con él, y presumiblemente la clave de este “metaverso” es que pueda ser totalmente inmersivo, o por lo menos, mucho más de lo que es la actual realidad virtual.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL: MÁQUINAS CON CAPACIDADES QUE SE ASEMEJAN A LAS HUMANAS

Frente al Metaverso, se alza la Inteligencia Artificial (IA).

La Inteligencia Artificial (IA) es la combinación de algoritmos planteados con el propósito de crear máquinas que presenten las mismas capacidades que el ser humano. 

Una tecnología que todavía nos resulta lejana y misteriosa, pero que desde hace unos años está presente en nuestro día a día a todas horas y cada vez en un mayor número de actividades y circunstancias.

No obstante, ello, hay muchas formas de concretar y definir el alcance de la Inteligencia Artificial, pero lo realmente importante es lo que podemos hacer gracias a la misma, y entre estas nuevas funciones y aplicaciones cabe señalar las que se indican a continuación.

a). La eficiencia de principio a fin.

La IA elimina fricciones y mejora el uso de recursos y analítica en toda la empresa, lo que se traduce en una importante reducción de costes.

También puede automatizar procesos complejos y, al mismo tiempo, minimizar el tiempo improductivo al predecir las necesidades de mantenimiento.

b). Más precisión y mejor toma de decisiones

La IA constituye un complemento de la inteligencia humana con potentes capacidades de analítica y de predicción de patrones, lo que aumenta la calidad, la eficacia, y la creatividad de las decisiones adoptadas por los empleados de cualquier organización.

c). La existencia de ofertas inteligentes.

En esta reflexión, un punto de partida importante lo constituye el hecho de que las máquinas no piensan como las personas.

Eso les permite descubrir carencias y oportunidades en el mercado más rápidamente, ayudando así a introducir nuevos bienes, productos y servicios, y ello con independencia de los canales y modelos de negocio, y siempre con unos niveles de velocidad y calidad que no eran posibles hasta el momento presente.

d). El desarrollo de empleados proporcionando nuevas y diferentes opciones.

La IA puede ocuparse de actividades de rutina mientras los empleados dedican su tiempo a tareas que generan más valor.

Todo ello se produce como consecuencia del hecho de cambiar por completo la forma de trabajar, y, de reforzar el papel de las personas para impulsar el crecimiento, lo que determina que la IA proporcione la posibilidad de una mayor productividad en el trabajo.

e). Un excelente servicio al cliente.

En este sentido, el “machine learning” continuo proporciona un flujo constante de información sobre el cliente y simultáneamente hace posible la hiper personalización de los servicios que se presten al mismo.

Ello abarca desde “chatbots” activos las 24 horas del día, hasta la construcción de nuevos centros de atención al cliente con una mayor eficacia, que básicamente responden en menos tiempo, y ello es debido a la posibilidad de que las empresas pueden usar IA para analizar información en tiempo real, y ofrecer servicios que aumenten los niveles de crecimiento, retención y satisfacción en general.

TIPOLOGÍAS DE INTELIGENCIA ARTIFICIAL

En lo referente a las tipologías existentes en materia de Inteligencia Artificial, algunos expertos las clasifican de la manera siguiente:

a). Sistemas que piensan como humanos.

Dichos sistemas automatizan actividades como: (i) la toma de decisiones; (ii) la resolución de problemas; y, (iii) el aprendizaje. 

Un ejemplo de tales sistemas lo constituyen las llamadas “redes neuronales artificiales”.

b). Sistemas que actúan como humanos.

Se trata de computadoras que realizan tareas de forma similar a como lo hacen las personas.

 Es el caso, por ejemplo, de los robots.

c). Sistemas que piensan racionalmente.

Dichos sistemas intentan emular el pensamiento lógico racional de los humanos, es decir, se investiga cómo lograr que las máquinas puedan percibir, razonar y actuar en consecuencia y de la misma manera como lo haría cualquier persona.

De manera habitual, lo llamados “sistemas expertos” se engloban en este grupo.

d). Sistemas que actúan de manera racional.

Idealmente, son aquellos que tratan de imitar de manera racional el comportamiento humano, como los llamados “agentes inteligentes”.

APLICACIONES VINCULADAS A LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Hoy en día, las aplicaciones vinculadas a la Inteligencia Artificial se materializan en múltiples campos y sectores de actividad, pudiendo destacarse:

a). Los asistentes personales virtuales, que proporcionan al usuario todo tipo de informaciones, de conformidad con el perfil creado como consecuencia de su propio historial de búsquedas realizado por el mismo.

b). Aquellas que actúan en el ámbito climático, que van desde la lucha contra la deforestación, la vigilancia de toda clase de conductos, de oleoductos y de otros elementos semejantes para prevenir y detectar crisis medioambientales, o, por ejemplo, con la finalidad de propiciar la efectiva reducción del consumo energético.

c). Las que colaboran activamente en la realización de tareas de naturaleza agrícolas, donde se persigue un incremento de las producciones de esta naturaleza, reduciendo, en todo caso, los impactos ambientales negativos.

d). Las que intervienen en el mundo financiero evitando la producción de fraudes, definiendo patrones de comportamiento de los mercados, o prestando apoyo a los clientes mediante la facilitación de aquellos consejos sobre aquellas operaciones más convenientes para llevar a cabo.

e). En la educación, donde básicamente lo que se pretende es la optimización del aprendizaje en todas sus manifestaciones.

f). En la actividad comercial, donde la inteligencia artificial muestra un singular apoyo a los pronósticos de ventas, entre otra serie de funciones y actividades.

g) En los planeamientos vinculados con la logística y el transporte, fundamentalmente proyectados a aspectos de la optimización del trafico y la seguridad vial.

h). En el ámbito de la sanidad, facilitando los diagnósticos médicos y clínicos, incluso mediante la determinación de factores genéticos, que ayudan preventivamente a la determinación de la propensión, y, la posibilidad de una persona a contraer una determinada enfermedad.

i). En otros muchos campos de aplicación, como hemos sido testigos recientemente del fenómeno del Chat GPT y sus derivados, que proporcionan ayudas y prestaciones en prácticamente todos los sectores económicos y de actividad.

Es cierto, que todas las tecnologías que ya existían al principio del milenio han progresado sustancialmente sin excepción, y que las nuevas brindan al “Metaverso” un potencial enorme e inédito.

REVALORIZACIÓN DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL FRENTE AL METAVERSO

Y que dichos desarrollos tecnológicos futuros, serán ámbitos donde la creatividad y la innovación tendrán unas perspectivas ciertamente ilimitadas.

Pero en estos tiempos de evolución tecnológica, se aprecia una importante alza y revalorización de la Inteligencia Artificial frente al Metaverso.

En este sentido, cabe afirmar que el Metaverso con toda probabilidad ha perdido protagonismo, mientras que la importancia y la trascendencia de la IA cada vez es mayor, con aplicaciones prácticas que son mucho más reales y apegadas a la realidad cotidiana, aportando razones que justifican plenamente su auge y su aplicación.

 Las razones que justifican dicha situación vienen determinadas en primer lugar por el hecho de que el Metaverso, aunque constituye una idea trascendental en la transformación digital, su aplicación e implementación en la práctica está siendo mucho más compleja y difícil de lo que se inicialmente se esperaba.

En este sentido, debe tenerse en consideración, que el desafío que constituye el hecho de crear nuevos espacios de carácter virtual, y, además, compartidos y de naturaleza escalable, los cuales puedan ser habitados por millones de usuarios interactuando de una manera constante, constituye una tarea enormemente compleja y requiere de una enorme inversión, tanto de carácter económico, como de tipo intelectual.

Y, aunque se han hecho avances significativos en esta área, el Metaverso todavía está lejos de alcanzar su máximo potencial, y de ofrecer posibilidades de negocio, que hagan viable la inversión que requiere su desarrollo.

Al contrario, la Inteligencia Artificial, que ha estado en constante evolución en los últimos años, (aunque en un segundo plano en la atención pública), ha demostrado ser una tecnología con aplicaciones prácticas concretas y, lo más importante, con beneficios tangibles, y prácticamente inmediatos.

Desde la automatización de procesos empresariales hasta la conducción autónoma de vehículos, la IA ha demostrado ser un verdadero catalizador para la transformación digital.

LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL TIENE UN POTENCIAL DE CRECIMIENTO MAYOR QUE LE METAVERSO

Además, la Inteligencia Artificial tiene un potencial de crecimiento mucho mayor que el del Metaverso, mientras que el este último constituye una tecnología que se centra en el entretenimiento y en la creación de contenidos, la IA tiene aplicaciones en prácticamente, tal como se ha indicado anteriormente, en todos los ámbitos de la industria y de los sectores económicos.

Del mismo modo, el auge que ha determinado el crecimiento de la IA implica, por ejemplo, que la gestión de la complejidad de los Metaversos actuales, sus infraestructuras, hardware, software y comunicaciones, dependan cada vez en mayor medida de la Inteligencia Artificial.

Por todo ello, el correcto funcionamiento de actividades como la correlación de eventos, la detección de anomalías, la identificación de la causalidad, y de otros procedimientos técnicos son automatizados mediante el uso de Big Data y de Machine Learning.

Por todo ello, se puede concluir que la Inteligencia Artificial hoy en día está ejerciendo una más que importante influencia sobre el Metaverso, en el sentido de que este último constituye un espacio virtual en el que los usuarios pueden interactuar y crear experiencias en tiempo real, mientras que la Inteligencia Artificial juega un papel fundamental en el desarrollo de este universo digital, permitiendo la creación de mundos cada vez más realistas y atractivos, así como llevando a cabo una mejora más que considerable en la interacción producida con los usuarios en general.

En esta interrelación entre la Inteligencia Artificial y el Metaverso, debe señalarse que aquella tiene adicionalmente su campo de acción en el diseño de mundos virtuales dentro del Metaverso, condicionando de una manera ciertamente poderosa su desarrollo y evolución.

Además, la IA también ejerce una poderosa influencia sobre la economía del Metaverso mediante el uso y la aplicación de algoritmos, y demás sistemas de predicción de precios.

Finalmente, es importante resaltar también la influencia que la IA lleva a cabo sobre el Metaverso en el ámbito de la interacción social, mediante la comunicación y traducción en tiempo real de todo tipo de escenarios y mensajes llevados a cabo entre usuarios pertenecientes a diferentes idiomas y culturas, fomentando con ello aspectos tan importantes y trascendentes como pueden ser la inclusión social, o la diversidad, como elementos de interacción social muy relevantes.


Otras Columnas por Javier Puyol Montero:
Últimas Firmas
  • Opinión | El derecho a no declarar: a propósito del caso Begoña Gómez
    Opinión | El derecho a no declarar: a propósito del caso Begoña Gómez
  • Opinión | El TEAC contradice a la  Dirección General de Tributos respecto a la ventaja fiscal
    Opinión | El TEAC contradice a la Dirección General de Tributos respecto a la ventaja fiscal
    ,
  • Opinión | Duras e injuriosas críticas contra la Sociedad Española de Psiquiatría avaladas por la libertad de expresión
    Opinión | Duras e injuriosas críticas contra la Sociedad Española de Psiquiatría avaladas por la libertad de expresión
  • Opinión | Ética y regulación: pilares del futuro de la Inteligencia Artificial
    Opinión | Ética y regulación: pilares del futuro de la Inteligencia Artificial
  • Opinión | El artículo 324 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal: un cinturón de castidad/impunidad para la acción penal
    Opinión | El artículo 324 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal: un cinturón de castidad/impunidad para la acción penal