PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Apple demandada por el uso de términos confusos en sus contratos

Víctor López, el joven abogado sevillano socio director de LBO Abogados, ha hecho lo que no se atrevió a hacer el actor Bruce Willis: demandar a Apple. Confilegal.
|

Apple fue demandada ayer ante los Juzgados de lo Mercantil de Madrid por el uso indebido de la palabra «comprar» en sus contratos de adhesión a través de los cuales los consumidores adquieren la música, películas y aplicaciones que se comercializan a través de sus tiendas digitales en la red (iTunes y App Store).

«Apple no puede hacer uso del término ‘comprar’ porque dicho verbo hace referencia al negocio jurídico de la compraventa, es decir, la entrega de un objeto a cambio de un precio cierto. Apple, aquí, no está vendiendo música sino suministrando licencias de uso, que es una cosa muy diferente», explica el demandante, Víctor López, socio director del despacho sevillano LBO Abogados, y usuario de los productos Apple.

PUBLICIDAD

Dichas licencias, además, dejan de tener validez en el momento en el que la persona fallece al estar vinculadas a una cuenta de usuario que es personal e intransferible.

PUBLICIDAD

«La música que una persona adquiere a través de iTunes Store y que descarga en su ‘Biblioteca’ de iTunes se pierde una vez que la persona fallece porque dicha cuenta con la que accede y se adquieren los productos digitales es personal e intransferible. Ese producto digital por tanto, no se puede dejar en herencia a un tercero. Si fuera verdad que la música se está comprando eso no sería un problema. El caso es que sucede, y los consumidores tienen derecho a saberlo», añade López.

Bruce Willis llamó la atención

El primero en llamar la atención sobre este hecho fue el actor Bruce Willis, que había gastado miles de dólares en su biblioteca de música.

PUBLICIDAD

Willis descubrió en 2012, que no podría legar su colección a sus hijas Rumer, Scout y Tallaluh porque había sido adquirida en régimen de licencia y no de propiedad, limitando su uso y disfrute a su persona en vida. Asociada a su cuenta de usuario de Apple.

El actor estudió demandar a Apple, pero finalmente no lo hizo.

Su abogado, Chris Walton, admitió que esta era la situación cuando declaró: «un montón de gente se sorprenderá al saber que todas las canciones y libros comprados en los últimos años, en realidad no les pertenecen».

PUBLICIDAD

El objetivo de López, que hizo su trabajo final del Master de Derecho de las Nuevas Tecnologías sobre este concreto asunto -por el que recibió un sobresaliente-, es forzar a Apple a cambiar la leyenda del botón «comprar» por otra más precisa con la transacción que se va a realizar; como por ejemplo, adquirir.

“Nada más que eso. Es un gran problema con una muy fácil solución. Soy abogado y mi firma al completo trabaja con Apple. Mi ordenador, mi tablet, mi teléfono… son todos de Apple. Amo Apple por cómo apuestan por la excelencia y me apena que no sean igual de perfeccionistas cuando se trata de ser claros con sus usuarios y consumidores”, aclara.

PUBLICIDAD

Según López, el único lugar en el que utilizan el término «comprar» es en los botones de sus tiendas digitales.

Apple utiliza el término «comprar», como en esta imagen, en sus transacciones comerciales en la red, cosa que es inadecuada, según el abogado sevillano. Apple.

En ningún sitio de las condiciones de adhesión que cualquier usuario debe aceptar cuando adquiere productos digitales, compuesto de decenas de páginas, vuelve a repetirlo. Apple por tanto sabe que existe diferencia entre comprar y adquirir una licencia de uso y puede poder remedio.

«Se está confundiendo al consumidor, que queda indefenso… y lo que es peor, se produce un vicio en el consentimiento de estos que puede hacer nulo el contrato”, afirma tajante.

Según dice la demanda que ha presentado, «Es importante traer a colación la transposición de la Directiva 2011/83/EU sobre derechos de los consumidores al ordenamiento español, por medio de la reciente Ley 3/2014 de 27 de marzo, que incorpora al Texto Refundido la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios (TR-LGDCU) un nuevo concepto legal de ‘contenidos digitales'».

En consecuencia, de acuerdo con dicha normativa, y desde el punto de vista legal de Víctor López y de su socio Daniel Ramos, «Apple realiza un uso indebido del término ‘Compraventa’ para formalizar contratos de Licencia de Uso sobre contenido digital derivado de la propiedad intelectual».

PUBLICIDAD

«El consumidor, al adquirir el producto digital, encuentra limitaciones propias de la figura de licenciatario, es decir, no puede revender o legar dicho contenido a un tercero», añade la demanda.

¿Qué pasará a continuación?

López, mediante la presentación de esta “pre-demanda», ha solicitado a la Justicia el preceptivo «Acto de Conciliación», en materia de Condiciones Generales de la Contratación, contra Apple.

«Al Juzgado de lo Mercantil que le corresponda le tocará fijar una fecha para dicho acto, en el plazo aproximado de dos meses», explica López. «Si no se presentaran, materializaría la demanda final con posibles medidas cautelares para que los tribunales se pronuncien al respecto».