PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El juez Calatayud explica los 5 principales problemas de los adolescentes

Emilio Calatayud, magistrado juez del Juzgado de Menores número 1 de Granada y toda una referencia en el ámbito de Menores. Yolanda Rodríguez/Confilegal.Emilio Calatayud, magistrado juez del Juzgado de Menores número 1 de Granada y toda una referencia en el ámbito de Menores. Yolanda Rodríguez/Confilegal.

El juez Emilio Calatayud asegura que los jueces de menores son «la primera trinchera» a la que se enfrentan nuestro hijos como consecuencia del mal sistema educativo, la pérdida de autoridad de los padres y maestros, el acceso ilimitado a la información sin filtrar, la creencia equivocada en que «todos somos iguales» o la dificultad de los padres para reconocer los errores de sus hijo . Y subraya que “cuando la justicia tiene que intervenir es que han fallado todo lo demás”.

Calatayud enumera para CONFILEGAL los 5 principales problemas de los adolescentes:

1.-La pérdida de autoridad de los padres. Qué es esto de que yo no puedo corregir a mi hijo y, sin embargo, tengo que responder de lo que hace él. Antes tu padre te decía que tenías que a la escuela y ya estabas corriendo. Ahora te dicen que no les da la gana y no van. Y como la ley no es obligatoria después de los 16 años, pues no hacen nada.

Además, cada vez más, estamos  juzgando y condenando a menores por pegar o insultar a sus padres, a sus hermanos, a sus abuelos… Y muchos padres están desconcertados con estas reacciones de sus hijos.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

2.-La pérdida de autoridad del maestro. Esto es consecuencia de la malas leyes educativas que hemos tenido en las últimas décadas. Las sentencias que más me duele dictar es el imponerle a los chavales aprender a leer. Pongo unas 25 medidas como esta al año. Además, anualmente sanciono a otros 250 chavales con la medidas de sacarse la enseñanza obligatoria. O estudias por lo civil o estudias por lo criminal.

Qué es eso de tener que aprobar por ley. El que supenda debe repetir. No se puede pasar de curso con dos asignaturas. Esto es como si un médico que te va a operar ha suspendido quirúrgicas. No te puede operar, no te ofrece ninguna seguridad ni confianza.

En su famoso decálogo para formar a un futuro delincuente, Emilio Calatayud asegura que no hay que  ponerse de su parte de su hijo en cualquier conflicto que tenga con sus profesores y vecinos. Hay que ver caso por caso.

3.-El compromiso social y los medios de comunicación. Los jóvenes tienen demasiada información sin filtrar. A veces, “tenemos la obligación de saber dónde ese mueven nuestros hijos. Con quien navegan. Hay que educar, pero hay que violar la intimidad de nuestros hijos. Porque en las redes hay mucho corrupto y mucho sinvergüenza».

PUBLICIDAD

Cerca del 75% de los menores accede a Internet sin ningún control de los padres y cerca de la mitad de los encuestados se conectan varias veces al día. Y eso es preocupante.

Y el uso del móvil es otro problema. El móvil es un instrumento peligroso para cometer actos delictivos, porque ahí es donde está subiendo la delincuencia en menores. Es el medio en el que se están produciendo el ‘bullying, las amenazas, las coacciones, contra el honor, contra la intimidad, de contenido sexual.

4.-El principio de que todos somos iguales. Y eso no es verdad, como digo yo, yo soy más igual que mi hijo. El maestro debe ser más igual que un alumno, un político es algo más que un ciudadano porque tiene mayor responsabilidad.

PUBLICIDAD

Un reflejo de como están ahora las Cortes es producto de la mala educación. Cuanto más jóvenes peor formados y mucho más maleducados. Con las últimas reformas educativas se han perdido mucho las formas y los valores.

5.- Otro problema, que recoge el magistrado en su blog es la dificultad que tienen muchos padres para admitir que sus hijos ha cometido un delito. Casi nadie está preparado para que le llame la Policía o la Guardia Civil y le diga que han detenido a un hijo porque ha robado, acosado, etc. A mí, más de un padre y más de dos me han llegado a decir: “¡Cómo va a encerrar a mi hijo en centro de Menores, eso es para los chorizos!” Y, claro, no te queda otra que bajarlos de la nube. “Es que su hijo es un chorizo”.

PUBLICIDAD