PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Forcadell pide archivar su causa porque la declaración de independencia no tenía «efecto jurídico alguno»

|

La expresidenta del Parlament Carme Forcadell alega que no se la puede juzgar por rebelión porque en el proceso hacia la independencia no ha habido ni violencia ni un alzamiento como el que se produjo en el golpe de Estado del 23-F, por lo que entiende que sólo se la podría juzgar por desobediencia.

En el recurso, recogido por Europa Press, defiende que la declaración de independencia aprobada por el Parlament el 27 de octubre del pasado año no tenía «efecto jurídico alguno», además de que la votación se produjo sin ningún alzamiento público ni violento.

PUBLICIDAD

En su escrito subraya que «Ni siquiera el propio auto ahora recurrido se atreve a utilizar el verbo alzarse, absolutamente propio de un real golpe de Estado, como el sufrido por el Estado español en el 23F, en el que se usaron armas de fuego, tropas militares, tanques artillados y se retuvo a ‘diputados rehenes’ con el fin de establecer una dictadura militar de clara inspiración franquista», apunta el escrito, que asegura que lo ocurrido en Cataluña no es «comparable» con el golpe de Tejero.

PUBLICIDAD

Además, Forcadell añade que la parte de la resolución referente a la república no llegó a votarse, ya que estaba en la parte declarativa de la resolución –que no se vota–, y sentencia que «su finalidad era, exclusivamente y en todo momento, conseguir una vía de negociación con el Gobierno central«.

Por todo ello alega que debería ser llevada a juicio exclusivamente por un delito de desobediencia, como los demás miembros de la Mesa del Parlament procesados, si bien se tendría que decretar su sobreseimiento libre por encontrarse amparada por la «inviolabilidad parlamentaria».

PUBLICIDAD