PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Obispado de Córdoba “acata” la condena de 5 años de prisión a un cura por abusos a una menor

Palacio Episcopal de Córdoba, sede del Obispado. (Wikipedia).
|

El Obispado de Córdoba ha indicado que “acata y respeta” la condena a un cura de esta diócesis a cinco años de cárcel por abusar continuadamente de una niña de 10 años que ahora ha ratificado el Tribunal Supremo (TS).

A través de un comunicado el Obispado ha manifestado que “seguirá colaborando plenamente con la justicia civil” y cumpliendo “escrupulosamente” el procedimiento previsto para estos casos por la disciplina canónica.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Supremo confirmaba esta semana la pena impuesta por la Sección Segunda de la Audiencia de Córdoba que condenó a cinco años y un día de cárcel al sacerdote por un delito continuado de abusos sexuales a una niña de diez años, monaguilla en la localidad cordobesa de Villanueva del Duque, donde el cura ejercía.

Durante toda la investigación de los hechos hasta su juicio, la diócesis de Córdoba lo que hizo fue trasladar al cura de 50 años a la parroquia de la localidad cercada de Espiel.

En el juicio, el cura se declaró inocente y negó los hechos aunque la Fiscalía solicitó una pena de seis años de prisión y diez años de orden de alejamiento para el sacerdocio.

PUBLICIDAD

Según la descripción de los hechos que realizó el Ministerio Público, el sacerdote, alrededor del mes de enero de 2015 y hasta el día 24 de abril de ese mismo años, “aprovechando la relación de superioridad que tenía” sobre su monaguilla, “no solo por la edad, sino también por la estrecha relación que tenía con sus padres”, le realizó “tocamientos con intención de satisfacer sus deseos sexuales”.

Medidas canónicas

En su comunicado, el Obispado ha subrayado que “seguirá colaborando plenamente con la justicia civil, cumpliendo escrupulosamente el procedimiento previsto para estos casos por la disciplina canónica, protegiendo en todo momento a las posibles víctimas”.

PUBLICIDAD

Las medidas canónicas para un sacerdote que es encontrado culpable del abuso sexual de un menor son generalmente de dos tipos: la restricción del ejercicio público de las labores pastorales de modo completo o, al menos, excluyendo el contacto con menores y la imposición de penas eclesiásticas; siendo la más grave la “dimissio” del estado clerical, que es la pérdida de la condición de sacerdote.

PUBLICIDAD