PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

ASFASPRO, asociación de suboficiales, pide que se regule mejor los accidentes laborales in itinere de los militares

Militares de las Fuerzas Armadas en una maniobras.
|

La Asociación Profesional de Suboficiales de las Fuerzas Armadas (ASFASPRO) está promoviendo una iniciativa, regulada por el Real Decreto 176/2014, con el fin de impulsar la modificación de la Ley de Clases Pasivas del Estado, para que tengan consideración de accidentes en acto de servicio: Aquellos que sufra el personal al ir o al volver del lugar de trabajo. Las enfermedades o defectos, padecidos con anterioridad por el personal, que se agraven como consecuencia de la lesión constitutiva del accidente.

Para Miguel Peñarroya, suboficial y presidente de esta asociación profesional militar “La Iniciativa es el derecho que tiene el militar de plantear a título individual cualquier tipo de actuación, incluida la modificación de normativa, relativa al régimen de personal y las condiciones de vida, ya sea de carácter general o específica de su unidad, que afecte a los miembros de su categoría”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

A su juicio se trata de “no haya divergencias entre lo que marca la normativa de clases pasivas que marca la Seguridad Social, porque al final repercute negativamente para el personal. Esa es nuestra finalidad. En muchos casos estos sucesos no se consideran accidentes de trabajo para los militares. Hay cosas de sentido común y hay que reconducir la situación”, aclara Peñarroya.

Reconoce que este colectivo, al tener más desplazamientos, es más proclive a sufrir este tipo de accidentes “tenemos desplazamientos diarios que entrarían dentro del itinere y por la cuestión de la movilidad geográfica estamos sujetos viajes de fin de semana, a veces los cambios de destino provocados por ascensos generan este tipo de situaciones. Estos últimos no entrarían en esa categoría pero se cobran al cabo del año en accidentes”, indica.

Los accidentes in itinere en informes de Mutua como Asepeyo, señalan que son una fuente de conflictividad importante a nivel laboral, con un elevado índice de mortalidad, como lo comentaban recientemente en un reportaje en CONFILEGAL. Desde ASFASPRO se insiste en que “es un porcentaje estable que tiene que ver con los compañeros que están fuera de la residencia familiar habitualmente. No hay una línea plana pero no hay repuntes especiales”, indica este militar.

PUBLICIDAD

Respecto a la solución planteada “hay que darse cuenta que la ministra saliente de Defensa, María Dolores de Cospedal sí que anunció en el Consejo de Personal (COPERFAS) que estaba trabajando en una Ley de Movilidad Geográfica. Todavía no teníamos las asociaciones el borrador de esta normativa”.

Simulacro de una situación de emergencia en una ciudad.

Para ASFASPRO “siempre hemos pensado que esa movilidad sea lo menos traumática para el personal de las Fuerzas Armadas y sus familias y ahí miles de soluciones, que van desde tener en cuenta más la guarnición de origen para evitar más desplazamientos de los deseados, pisos de militares o un apoyo económico para facilitar dichos traslados”.

PUBLICIDAD

Nuestro interlocutor recuerda que los destinos fuera de casa tienen un gasto familiar importante “a veces con el ascenso ganas un poco más pero al final no compensa por el gasto en transporte y por vivir fuera de casa”.

PUBLICIDAD

Peñarroya recuerda que no han llegado a conocer la intención de la ministra saliente en cuanto a la movilidad de las Fuerzas Armadas.  “Esperemos que el equipo nuevo ministerial lo asuma como prioritario a corto plazo”.

Reivindicaciones al nuevo titular de Defensa

Sobre la gestión de la ministra saliente Cospedal señalan desde ASFASPRO que “teníamos pendiente este mes de junio una reunión con ella que ya no se producirá, porque como todos sabemos hay relevo en todo el Gobierno de Mariano Rajoy. Asistió a tres Consejos de Personal, más que su antecesor, Morenés, pero hemos echado en falta un contacto más directo con la que fue ministra de Defensa”, indica Miquel Peñarroya i Prats, presidente de Asociación Profesional de Suboficinales de las Fuerzas Armadas (ASFASPRO).

ASFASPRO, también fue crítica con Cospedal por el tema de la situación de los militares de 45 años y sus condiciones de trabajo. Aunque no participó en dicha protesta frente al Ministerio de Defensa sí fue critica con las actuaciones de la Ministra, en concreto con el PIOL,  Plan Integral de Orientación Laboral pensado desde Defensa para recolocar a los militares pero que se hizo sin contar con las asociaciones profesionales militares. “Anunció medidas en la Pascua Militar de enero pero realmente no hemos visto nada tangible. Esperemos que el nuevo titular de Defensa remate los temas pendientes”.

Desde esta asociación se indica que “nuestra postura va a ser la misma que en estos últimos meses. Las demandas que reclamamos están justificadas, sabemos que el papel de un ministro de Defensa es clave y puede hacer desencallar cuestiones ahora congeladas. Los problemas no han cambiado de ayer a hoy y las soluciones propuestas son las mismas”. En el último COPERFAS, ASFASPRO fue la única asociación profesional que acudió a la reunión de trabajo, lo que señala el deterioro del diálogo de Cospedal con resto asociaciones.

Desde ASFASPRO, se indica que “la llegada de un nuevo equipo de Gobierno al país y un nuevo Ministro de Defensa debe ayudar a mejorar las retribuciones de todos los militares, la conciliación de la vida laboral y profesional, mejoras en los cuarteles “otra reivindicación será las retribuciones del personal de reserva, al cumplir más años tienen menos ingresos. Se pasa a la reserva a los 61 años, pero es que a los 63 años hay otra pérdida de ingresos. Somos el único colectivo profesional afectado por esta circunstancia. Policía y guardia civil con el Reglamento del 2006 solo tienen una pérdida salarial”.

PUBLICIDAD

Para este experto “cuando se hizo un estudio de cambio en 2015 se hablaba unos 4 millones de euros, a fecha de hoy, hay 1500 militares menos en esa situación, con lo cual hay que rebajar esa cantidad citada. Al mismo cuento de los Presupuestos del 2017 al 2018 el capitulo de retribuciones para personal en reserva disminuye en más de 40 millones de euros. Eso provoca que se pudiera eliminar ese agravio comparativo existente”.

A juicio de Peñarroya, la solución pasa por la voluntad política para ayudar a unos profesionales “que no lo olvidemos es el único personal de administración que estamos obligados a dar nuestra vida en cumplimiento de nuestra misión. Y creemos que dicha exposición no está recompensada en absoluto, realmente. Hasta el momento no se ha solucionado nada”, apunta.