PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Susana Gisbert: “La violencia de género es como un inmenso iceberg del que solo se ve la punta”

Es autora de la novela "Descontando hasta cinco", que presentó ayer en Madrid Susana Gisbert en una foto tomada ayer con su libro, "Descontando hasta cinco".
|

Susana Gisbert es una “rara avis”. Es fiscal especializada en violencia de género. Es, además, portavoz de la Fiscalía Provincial de Valencia, y escritora. Ayer, precisamente, presentó a “su hijo” de papel, “Descontando hasta cinco”, en Madrid, en el Foro, en el Hotel NH de José Abascal.

Comparte con la ministra de Justicia, Dolores Delgado -que no pudo estar por tener que ejercer de notaria mayor del reino en el acto de promesa de la nueva fiscal del Estado, María José Segarra, en el Palacio de la Zarzuela- y también con Segarra, amistad y militancia asociativa.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Como ellas, pertenece a la Unión Progresista de Fiscales (UPF), de la que también forma parte el secretario de Estado, Manuel Jesús Dolz. Y es, además, amiga. Muy amiga.

“Si tuviera que describir con una palabra este tiempo que estamos viviendo solo podría escoger una palabra: esperanzador”, confiesa.

Gisbert es el modelo de fiscal, precisamente, que la nueva “jefa suprema” de la Fiscalía busca: comprometida y comunicadora.

PUBLICIDAD

A Susana Gisbert de ambas cosas le sobran. Porque además de conocer y dominar el arte de la comunicación, es una gran divulgadora y pedagoga que explica las cosas complicadas de una manera que todo el mundo entiende.

Segarra lo dijo muy clarito en su comparecencia ante la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados del pasado miércoles: “El objetivo es que todas las fiscalías superiores tengan un gabinete de comunicación”. Porque su objetivo es profesionalizar precisamente eso, la comunicación de la Fiscalía.

PUBLICIDAD

Lo de Gisbert es vocacional. Es una “tuitera” responsable y constante, alimenta un blog que es seguido ampliamente, “Con mi toga y mis tacones” y además es columnista de Confilegal, de lo que nos sentimos muy orgullosos.

PUBLICIDAD

Es buena en este oficio de hacer comprensibles las cosas.

Por eso, no ha sido raro que diera el salto a la novela. Un hijo de papel que pergeñó en su mente durante un año y que dio a luz durante tres semanas de vacaciones. Una novela que tiene como telón de fondo la violencia de género.

Fiscal especialista en violencia de género, a Gisbert no le cabe la menor duda sobre lo que habla: “La violencia de género es como un inmenso iceberg sumergido del que solo se ve la punta”.

Sin embargo, el proceso de escritura, no le resultó doloroso.

“A veces me parecía que no estaba escribiéndolo yo, que los personajes tomaban cuerpo y asumían decisiones que no eran mías. La verdad es que ha sido una experiencia muy estimulante”, reconoce.

PUBLICIDAD

El libro fue publicado a principios de este año en Valencia. Y en Confilegal le hicimos una entrevista que conviene leerla.

Pero a Gisbert le faltaba desembarcar en la capital. Decir aquí estoy yo, que puedo venir de Valencia, pero tengo una historia que contar. Un relato cosido con varias historias que cumple una función catártica: contarnos la realidad a través de la literatura.

El grupo que acudió a la presentación, amigos y amigas fiscales,  jueces y periodistas, aplaudieron a rabiar. La mayor parte la habían leído. Otros no. Pero ahí estaban, con Susana. Una buena fiscal, una buena escritora y una buena persona.