PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Cataluña: Colapso en los juzgados de cláusulas suelo, donde más del 80% de los asuntos están pendientes

Se han presentado 18.000 demandas en los primeros diez meses pero los cuatro juzgados especializados solo resolvieron el 18,40% de los casosConsejo de la Abogacía catalana que representa a los 14 colegios de abogados de esa CCAA.
|

La situación de los denominados juzgados de cláusulas suelo, prorrogados hasta el 31 de diciembre del 2018 por acuerdo del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Ministerio de Justicia y Comunidades Autónomas sigue siendo de colapso. De hecho, el juzgado de Barcelona ha tenido que suspender señalamientos y los jueces de refuerzo están citando ya para mayo del 2019.

En Tarragona y Girona la fecha se extiende entre marzo y abril del 2019 mientras que el juzgado especializado en Lleida está citando para audiencia previa a unos 14 meses, es decir, para finales de 2019.

PUBLICIDAD

Estos datos parece que confirman los peores pronósticos augurados por el Consejo de la Abogacía Catalana en cuanto a que las demandas presentadas en los cuatro juzgados uniprovinciales en Cataluña colapsan ya estos órganos especializados.

PUBLICIDAD

El porcentaje de asuntos pendientes de sentencia (tasa de pendencia) a finales de julio de 2018, se situó en un 81,60%, mientras que el índice de resolución fue de un 18,40%. Esto quiere decir que, en Cataluña, apenas dos de cada diez demandantes por cláusulas suelo han visto resuelta su reclamación en los juzgados.

A la vista de estas cifras, el Consejo de la Abogacía Catalana, que representa a los catorce Colegios de Abogados de Cataluña, pedirá formalmente al CGPJ que deje sin efecto su Plan sobre los juzgados únicos provinciales para resolver las demandas por cláusulas suelo y otras reclamaciones por gastos financieros derivados de la formalización de hipotecas.

PUBLICIDAD

También solicitará al Ministerio de Justicia que informe negativamente ante una eventual prórroga de este Plan, teniendo en cuenta su ineficacia y los graves perjuicios que está provocando a los afectados.

En el caso de Cataluña, el Plan se centraliza en cuatro juzgados de primera instancia -el número 50 de Barcelona, ​​con un juez titular y cuatro juezas de refuerzo; el número 8 de Tarragona, el 6 de Lleida y el 3 de Girona.

«Teniendo en cuenta que el 99% de las resoluciones son favorables al demandante, el hecho de que se tarde tanto en dictar sentencia perjudica claramente al ciudadano», destaca el presidente del Consejo de la Abogacía Catalana, Julio J. Naveira, que considera que el hecho de centralizar estos asuntos en solo cuatro juzgados «no hace más que dilatar el tiempo que se tarda en dar la razón al demandante».

PUBLICIDAD

Para Naveira «la provincialización de las cláusulas suelo no sólo aleja la justicia del ciudadano, sino que hace inviable la resolución de los asuntos en la misma proporción que resultaría si se repartieran entre todos los juzgados de primera instancia de todo el territorio, en función del domicilio del demandante». Por este motivo califica el plan de «totalmente perjudicial para la ciudadanía».

El pasado mayo de 2017, el Consejo de la Abogacía Catalana ya recurrió ante el Tribunal Supremo el acuerdo del CGPJ de centralizar en un único juzgado por provincia estos asuntos, alertando del colapso que ello provocaría. Fue el primer recurso que se interpuso aunque todos han sido rechazados, el último el que interpuso el Consejo General de la Abogacía Española (CGAE) fruto de un Pleno extraordinario celebrado en mayo del 2017.

PUBLICIDAD

También impugnó las prórrogas del Plan, aprobadas por el CGPJ en diciembre de 2017 y junio de 2018, que incrementaba el número de jueces pero continuaba centralizando en las capitales de cada provincia la resolución de estos asuntos.

La Abogacía Catalana argumenta que este Plan perjudica los intereses de los afectados porque dificulta el acceso a la justicia del ciudadano, que debe desplazarse y destinar unos recursos económicos y de tiempo a la hora de reclamar sus derechos, circunstancia que, además, puede generar un efecto disuasorio.

Los datos que cotejan desde el propio Consejo de la Abogacía Catalana indican que entre el 1 de enero y el 26 de octubre de 2018 se habían presentado 18.457 demandas en los juzgados catalanes especializados en cláusulas suelo, de las que 13.986 corresponden al juzgado especializado de Barcelona, ​​1.798 al de Girona, 871 al de Lleida y 1.802 al de Tarragona.

A estas hay que sumar las otras 18.474 que se presentaron entre junio y diciembre de 2017 (14.601 en Barcelona, ​​1.397 en Girona, 1.816 en Tarragona y 660 en Lleida).

PUBLICIDAD