PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La AP de Barcelona confirmó la prisión del tirador que planeaba matar a Sánchez porque constató la “seriedad” del propósito

|

La Sección 10 de la Audiencia de Barcelona compuesta por los magistrados  Montserrat Arroyo Romagosa, Montserrat Comas de Argemir, María Magdalena Jiménez Jimenez y José Antonio Lagares Morillo, confirmó el 6 de noviembre la prisión preventiva del tirador detenido ante “la seriedad” de su propósito de intentar matar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Considera, además, “el material con el que cuenta para ello, sus habilidades como tirador, lo certero que sería para privar de la vida a su objetivo recabando sólo para asegurar su propósito información sobre el momento y el lugar en que se realizaría”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Por todo ello, los magistrados entienden que “no le ha cabido duda al instructor de la seriedad del propósito del investigado de llevar a efecto el crimen planeado por él mismo”.

La Audiencia confirma así la prisión provisional dictada por el Juzgado de Instrucción 3 de Terrassa (Barcelona), el pasado 4 de octubre, en relación a Manuel Murillo Sánchez.

Y rechaza, por tanto, el recurso de apelación presentado por la defensa del detenido que pedía dejarle en libertad provisional porque sus manifestaciones debían interpretarse “en el contexto de la problemática política ocurrida en Cataluña”, además de por su arraigo y que tiene a su cargo a su madre y una hermana.

PUBLICIDAD

En su escrito, la Audiencia tiene en cuenta el riesgo de fuga, ante la gravedad de los hechos y la pena que conlleva (de unos ocho años de cárcel), que no se ve mitigado por tener domicilio conocido y arraigo familiar y laboral, ya que en algunas de sus comunicaciones interceptadas dijo que podía llevar a cabo el atentado porque “no tenía nada que perder y vivía solo”.

La causa está abierta por los delitos de conspiración para atentar contra autoridad con uso de arma, delito de amenazas graves , delito de tenencia ilícita y depósito de armas, municiones y explosivos y un delito de odio.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD