PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

«Pareja sumergida y no declarada», una nueva figura que aflorará para evitar la pérdida del uso familiar de la vivienda

Tras la Sentencia del Tribunal Supremo que señala que la vivienda dejará de ser de uso familiar cuando el excónyuge conviva con una nueva pareja en el domicilioEl abogado Felipe Fernando Mateo Bueno es el abogado responsable de que el Supremo haya dictado una sentencia que va a afectar a cientos de miles de personas divorciadas.
|

«Más de uno o una habrá hecho las maletas este fin de semana para que no le pille el detective en casa» después de conocer la sentencia que ha dictado la Sala Primera del Tribunal Supremo en la que determina que la vivienda dejará de ser de uso familiar cuando el excónyuge conviva con otra pareja en el domicilio.

Así lo cree Felipe Fernando Mateo Bueno, el abogado de la parte demandante que ha visto como el Alto Tribunal ha ratificado el fallo de la Audiencia Provincial de Valladolid que consideró que la entrada de una tercera persona en la vivienda hacía perder a esta su antigua naturaleza de vivienda familiar, “al servir ahora en su uso a una familia distinta y diferente”.

PUBLICIDAD

El tribunal habla de parejas estables y permanentes pero, como advierte Mateo Bueno, «vivimos en España y hecha la ley, hecha la trampa», por lo que considera que «sí que va a ver fraude» en cuanto a que muchas parejas pasarán a ser ‘sumergidas’ y no declaradas utilizando un símil fiscal.

PUBLICIDAD

Contratar a un detective

En todos los procedimientos de esta naturaleza, «aconsejo a mi cliente que contrate un detective. Es la prueba contundente con la que vamos al juzgado, un informe en el que se detalla que esa persona vive allí, entra en la vivienda con su propia llave, pernocta todas las noches, etc.», explica este abogado.

Y añade que «la prueba de detective en este tipo de casos yo diría que es obligatoria».

PUBLICIDAD

El matiz de esta decisión del Supremo está en que «el beneficio tiene que ser para los hijos» porque en opinión de Mateo Bueno, «lo que no puede pasar es que si estamos casados, tenemos dos hijos y nos separamos, yo tenga que mantener a tu novio».

«Si entra una tercera persona en la vivienda -que es lo que dice el Supremo-, estamos hablando de otra familia distinta, por lo que el progenitor no custodio no tiene obligación de mantener a toda una familia». En este tipo de casos, «el tercero es el mantenido porque no paga la vivienda».

Una sentencia sin sexo

La sentencia favorece al progenitor que no tiene atribuido el uso de la vivienda, con independencia de que sea la madre o el padre.

PUBLICIDAD

No obstante, si que hay que tener en cuenta que en el 90% de los casos de divorcio, la guardia y custodia es para las madres y, por tanto, el uso de la vivienda también.

«Porcentualmente va a beneficiar a más hombres que a mujeres, pero esta sentencia no tiene sexo», afirma Mateo Bueno de manera tajante.

PUBLICIDAD

Alcance de la sentencia

Este abogado experto en Derecho de Familia se siente satisfecho por el fallo judicial que considera de «sentido común» y de «justicia» aunque dice que nunca pensó que se fuera a producir este revuelo mediático.

Y señala tres cuestiones relevantes. «Se trata de una sentencia que aborda un tema al que nunca se había referido el Tribunal Supremo, sienta un precedente que van a tener que seguir todos los juzgados inferiores y audiencias y de ella se van a beneficiar, me atrevería a decir, cientos de miles de personas».

En este caso concreto, las partes ahora van a seguir con la liquidación de la sociedad de gananciales «que ya la hemos iniciado pero cabe otra opción y es que el tercero pida que se valore la casa, le pague la mitad y se quede dentro».

La madre trabaja y su pareja también. Además, el tercero había vendido su casa «lo que podía haber empleado en comprarle la mitad a la otra parte».

En el resto de los casos, la circunstancia será la misma. «O se vende la vivienda y se reparte al 50% o el que se adjudica el uso le compra la mitad al otro», explica Mateo Bueno.

PUBLICIDAD