PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

¿Puede heredar el cónyuge divorciado que figura como heredero en el testamento del otro?

Victoria López Barrio es experta en derecho de sucesiones y en nuevas tecnologías de la información y comunicaciones.Victoria López Barrio es experta en derecho de sucesiones y en nuevas tecnologías de la información y comunicaciones; de Winkels Abogados.
|

El objeto de este artículo es comentar la sentencia del Tribunal Supremo nº 539/2019, Sala  Primera de lo Civil, de fecha 28 de septiembre de 2018, al establecer que,  el testamento a favor del cónyuge es ineficaz, si al momento de la apertura de la sucesión, se hubiera producido el divorcio.

Esta sentencia reviste gran importancia dentro del derecho de sucesiones, pues  nuestro Código Civil no determina la ineficacia de la cláusula a favor de la esposa o el esposo por el divorcio posterior, no existe una presunción de revocación.

PUBLICIDAD

A diferencia del Código de Sucesiones Catalán y otros Derechos Europeos.

PUBLICIDAD

Y la respuesta dada por la Jurisprudencia de las Audiencia Provinciales hasta el momento, no era uniforme. De hecho, la sentencia que comentamos estima el recurso de casación formulado, cuando la pretensión de la ineficacia del testamento por tal motivo había sido desestimada en primera y segunda instancia.

Pues bien, sentado lo anterior, examinemos el contenido de la sentencia del Tribunal Supremo nº 539/2019, Sala Primera de lo Civil, de fecha 28 de septiembre de 2018:

PUBLICIDAD

Supuesto de hecho  

Gracia y Esteban contrajeron matrimonio el 1 de julio de 1967. El 6 de abril de 1972 Gracia otorgó testamento en el que instituyó heredero único a su esposo D. Esteban.

El 26 de mayo de 1994, el matrimonio quedó disuelto por divorcio.

Gracia falleció el 2 de febrero de 2011, sin haber revocado el testamento. No había hijos.

PUBLICIDAD

La hermana de la fallecida interpuso demanda contra Esteban solicitando la declaración de ineficacia de la institución de heredero por existencia de causa falsa y la apertura de la sucesión intestada de Gracia.

La demanda se fundamentaba en el artículo 767 del Código Civil, argumentando que la institución de heredero estaba condicionada a que el instituido fuera el esposo de la causante al abrirse la sucesión.

PUBLICIDAD

Desestimación de la demanda en primera y segunda Instancia. Motivos

La condición nunca se presume; hay que dar prevalencia al artículo 675 del Código Civil, de modo que hay que estar a la interpretación literal a no ser que aparezca claramente que fue otra la voluntad del testador; en el caso, la cláusula testamentaria en la que la causante instituye heredero universal a su esposo es clara, atendiendo a su literalidad no establece condición alguna; la sentencia de divorcio es de 26 de mayo de 1994 y el fallecimiento se produjo el 2 de febrero de 2011 , es decir, siete años más tarde sin que otorgara nueva disposición testamentaria para revocar la anterior; la aplicación del artículo 767 del Código Civil requiere que se acredite el error invalidante y en el caso no hubo error porque cuando se otorgó el testamento el instituido era el esposo de la instituyente; no puede deducirse del hecho del divorcio una revocación tácita, sin que exista norma legal en el Código civil que permita establecer una presunción de revocación.

Estimación del recurso de casación. Razones

El recurso de casación se formula con un motivo único: Se plantea la cuestión jurídica de si la disposición testamentaria en la que el causante instituye heredero a su cónyuge, siendo este hecho la causa que lleva al testador a disponer, deviene en falsa como consecuencia del posterior divorcio de ambos, lo que hace ineficaz la disposición testamentaria por aplicación del artículo 767 del Código Civil. 

En su desarrollo se razona que la causante instituyó heredero a su cónyuge precisamente por serlo, de modo que cuando se produjo el divorcio la institución quedó sin causa e ineficaz.

Fundamentos de Derecho

De acuerdo con la opinión dominante de la doctrina, ante la ausencia de una norma de integración que contemple un caso concreto de imprevisión, debe aplicarse el artículo 767.I del Código Civil, dada la identidad de razón existente entre los denominados casos de imprevisión y el supuesto a que se refiere este precepto.

Por ello, cuando en el momento del fallecimiento del testador se haya producido un cambio de circunstancias que dé lugar a la desaparición del motivo determinante por el que el testador hizo una disposición testamentaria, la misma será ineficaz.

PUBLICIDAD

La literalidad del artículo 767.I CC, que se refiere a la «expresión» del motivo de la institución o del nombramiento de legatario, no impide que sea posible deducir el motivo de la disposición y su carácter determinante con apoyo en el tenor del testamento, en particular por la identificación del favorecido por cierta cualidad, como la de esposo o pareja del testador.

2.- Esto es lo que ha sucedido en el presente caso en el que, tras contraer matrimonio, la causante otorgó testamento en el que instituyó heredero «a su esposo D. Esteban».

El empleo del término «esposo» para referirse al instituido no puede ser entendido como una mera descripción de la relación matrimonial existente en el momento de otorgar el testamento, ni como mera identificación del instituido, a quien ya se identificaba con su nombre y apellidos.

La mención del término «esposo» revela el motivo por el que la testadora nombraba a Esteban como su heredero, sin que haya razón para pensar que, de no ser su esposo, la testadora lo hubiera instituido heredero.

Producido el divorcio después del otorgamiento del testamento, la institución de heredero quedó privada de la razón por la que se otorgó y, en consecuencia, no puede ser eficaz en el momento en el que se produce la apertura de la sucesión.

Por lo que se estima el recurso de casación.

Así las cosas, y para evitar situaciones no queridas, la mejor recomendación que podríamos hacer a un cliente que se separa o se divorcia, es que si ha hecho testamento en favor de su cónyuge, y, como suele ser habitual tras la ruptura, no quiere que herede nada, que acuda al notario y otorgue nuevo testamento.

por Victoria López Barrio.

Victoria Barro es licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y colegiada en el Colegio de Abogados de Madrid, siendo abogado en ejercicio desde hace más de 20 años. En la actualidad, colabora con el despacho Winkels Abogados. Especializada en Derecho Civil, es experta en Derecho de Sucesiones y en nuevas tecnologías de la información y comunicaciones.