PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

España titulizó 43.200 millones de euros de créditos morosos en 2018, según la consultora Debtwire

Señala que todavía queda trabajo por hacer, ya que la Sareb sigue acumulando crédito moroso por valor de 36.100 millones de eurosEl banco que más colocó fue el Sabadell, con 15.300 millones de euros, seguido de Caixabank, Bankia, Santander y la Sareb, de acuerdo al citado informe.
|

España titulizó 43.200 millones de euros de créditos morosos en 2018, lo que supone una reducción respecto al 2017 en el que se titulizaron 51.700 millones.

Así se desprende del último informe de la consultora Debtwire, especializada en información de deuda.

PUBLICIDAD

Revela que se realizó a través de 27 operaciones.

PUBLICIDAD

Según el informe, los bancos que más colocaron fueron el Sabadell, con 15.300 millones de euros, seguido de Caixabank con 12.100, Bankia con 4.200, Santander con 3.100 y la Sareb con 2.800.

Entre los ‘fondos buitre’ más activos en el 2018 en el mercado español destaca Cerberus con 15.800 mileones de euros, seguido por Lone Star con 13.000 millones; y a distancia por Axactor (3.400 millones), CPPIB (2.490) y Deutsche Bank (2.400).

PUBLICIDAD

Debtwire destaca la ausencia de Blackstone que “desapareció” tras hacerse con 30.000 millones del Santander heredados del Popular en el 2017.

Para esta consultora, la razón del descenso es la culminación del proceso de limpieza de balances. 

A finales de 2018, el Sabadell vendió su división inmobiliaria Solvia a Intrum por 3.000 millones de euros; Caixabank colocó el 80% de su activo inmobiliario y el 100% de su compañía inmobiliaria Servihabitat, y la inmobiliaria italiana doBank compró el 85% de Altamira Asset Management Holding a Apolo Global Management.

PUBLICIDAD

El Santander sigue manteniendo el 15% del capital de su antigua inmobiliaria.

No obstante, Debtwire señala que todavía queda trabajo por hacer ya que la Sareb sigue acumulando crédito moroso por valor de 36.100 millones de euros.

PUBLICIDAD

ESPAÑA, EL SEGUNDO PAÍS MÁS ACTIVO DE LA UE, DESPUÉS DE ITALIA

Según el citado informe, el negocio de las titulizaciones de los créditos morosos movió en Europa un total de 205.100 millones de euros en un total de 142 transacciones. Una cifra “record”, que en 2017 se situó en los 144.000 millones, y en 2016 en los 107.000.

El cuarto trimestre del 2018 fue “especialmente activo” con movimientos de 125.000 millones de euros, destaca la consultora.

Informa que Italia encabezó la actividad del 2018 con 103.600 millones de euros, la mitad del total de la UE, y que la mayoría se realizó a través de la Sareb italiana, Garanzia sulla cartolarizzazione delle sofferenze.

Tras Italia, el país más activo fue España con 43.200 millones, seguido de Irlanda, con 14.300 millones de euros en 8 operaciones; y Grecia, con 13.900 millones de euros, también en 8 operaciones.

De lejos están Portugal, con 8.000 millones; Alemania, con 7.600 millones, de los que 6.300 corresponden a la colocación de HSG Nordbank a Cerberus; Reino Unido, con 6.500 millones de euros, de los que 5.800 millones de euros fueron colocados por su banco malo GBP; y Chipre, que colocó 2.900 millones de euros.

PUBLICIDAD

NAVAS & CUSÍ ANALIZA ESTOS DATOS

El letrado Juan Ignacio Navas, director del bufete Navas & Cusí, especializado en derecho bancario y europeo, ha lanzado hoy un comunicado en el que analiza este informe.

Navas destaca que estas cifras muestran una «elevadísima actividad de titulizaciones españolas de créditos morosos a fondos buitre«, y que «en todos los casos se realizaron sin respetar el derecho de tanteo y retracto como establece la legislación española y como hemos denunciado ante la Comisión Europea”.

Juan Ignacio Navas, socio-director de Navas & Cusí.

El letrado afirma que “hay mucha presión por parte de las autoridades financieras para que las entidades saneen sus balances y se están deshaciendo de sus créditos fallidos con mucha más prisa que la Sareb, que parece esperar un mejor momento”.

Además, critica que «estas operaciones millonarias se hayan realizado de espaldas a los consumidores». «Y por si fuera poco, Bruselas se plantea crear una plataforma digital para eficienciar estas transacciones despreciando los derechos de los consumidores”, lamenta.

También comenta que “el banco malo italiano ha sido mucho más activo que el español». «El tiempo dirá quién acertó”, apostilla.

Asimismo, pone el foco sobre que «todos los bancos malos europeos han tenido un 2018 especialmente intenso en las colocaciones, salvo la Sareb española”.

De Chipre, que colocó 2.900 millones de euros, dice que esa cifra «para el tamaño del país es bastante”.

Juan Ignacio Navas apunta también que el informe de Debtwire concluye que la cifra global de crédito moroso en la UE se sitúa en los 746.000 millones de euros, un 3,6% del total, muy por debajo de los 1.170.000 del 2014 que suponían el 6,4% del total, según datos de la autoridad bancaria europea EBA.

Recuerda que el Risk Assesment Report de la EBA del pasado diciembre apunta a la necesidad de seguir reduciendo el crédito fallido hasta situarnos en porcentajes similares a los países de nuestro entorno: 1,2% en Japón o 1,1% de Estados Unidos.

“Eso significa que la autoridad bancaria europea sigue presionando para mantener el buen ritmo de las titulizaciones de fallidos, pero en ningún momento se han planteado cómo asegurar al mismo tiempo los derechos del consumidor”, concluye Navas.