PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Granados dice que Zaplana ha estado tantos meses en prisión ‘por ser del PP’

"si hubiera sido del PSOE no hubiera durado en prisión preventiva con esa situación más de una semana", afirmaEl exsecretario del PP de Madrid Francisco Granados ha declarado hoy en calidad de testigo en el juicio por el supuesto espionaje político en Madrid. Foto: EP
|

El exconsejero de Presidencia e Interior de la Comunidad de Madrid Francisco Granados ha afirmado hoy que el exministro Eduardo Zaplana no «hubiera durado tanto en prisión preventiva si hubiera sido del PSOE».

«Una persona que gracias a Dios ayer finalmente salió de prisión preventiva, no hubiera estado tantos meses en la cárcel si no hubiera sido porque es el del PP; si hubiera sido del PSOE no hubiera durado en prisión preventiva con esa situación más de una semana«, ha señalado Granados.

PUBLICIDAD

Se ha pronunciado así a su llegada a la Audiencia Provincial de Madrid, donde ha declarado en el juicio por el supuesto espionaje político en Madrid, en calidad de testigo.

PUBLICIDAD

También ha indicado a los periodistas que iba a «aclarar algunas de las payasadas» que ha «tenido que escuchar los últimos días».

«Vengo en calidad de testigo a poner un poco de luz y a aclarar algunas de las payasadas que he tenido que escuchar», ha manifestado.

PUBLICIDAD

«Estamos aquí porque se trata de asuntos relacionados con el PP, si no esto no habría llegado al Juzgado», ha señalado Granados, y ha recordado que la Fiscalía no acusa. 

Las acusaciones particulares son el Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad y la exdiputada regional Carmen Méndez González, mientras que la acusación popular la ejerce el PSOE de Madrid.

«Ni existe delito, ni hay probado nada porque no ha ocurrido nada», ha agregado.

PUBLICIDAD

En este caso, que se juzga desde el pasado lunes, están acusados el director de Seguridad en la época de Aguirre, Sergio Gamón; su ‘número dos’, Miguel Castaño Grande; el exfuncionario José Manuel Pinto; y los guardias civiles José Oreja, Antonio Coronado y Luis Caro.

En su declaración ante el juez, Granados ha negado la existencia de una reunión celebrada en febrero de 2008 en la que los acusados en el juicio del espionaje José Oreja y José Antonio Coronado le habrían denunciado las «ordenes ilegales» que recibieron del exdirector de Seguridad Sergio Gamón para espiar por interés de Ignacio González a diversos políticos adversarios de Esperanza Aguirre.

PUBLICIDAD

«Todo es falso», ha señalado el exsecretario general de los ‘populares’.

Ha negado el citado encuentro y otra reunión en la que habría confesado al exfuncionario de Interior José Manuel Pinto que el autor de los partes manuscritos era Miguel Castaño.

Esas notas fueron publicadas en el diario ‘El País’, y dieron lugar al origen de la causa con la denuncia de Manuel Cobo, exmano derecha de Alberto Ruiz Gallardón, quien denunció que había sido víctima de vigilancias entre abril y mayo de 2008.

Sobre Oreja y Coronado, ha dicho que su relación se ceñía a algún saludo que podrían intercambiar entonces cuando coincidían en algún acto.

«No recuerdo haber visto a Oreja ni a Coronado. No recuerdo haber hablado con ellos desde que se les nombró hasta que saltó la noticia en 2009. No creo que la cosa haya pasado de un saludo», ha indicado.

PUBLICIDAD

Granados ha negado que estos dos exasesores de Interior le denunciaran las órdenes que les habría dado Gamón.

«¡Qué pintan unos señores de seguridad en el despacho de un consejero! Eso no tiene sentido», ha recalcado, al tiempo que ha apuntado que estas personas hacían «contravigilancia de avanzacilla».

También ha comentado que Pinto acudió a su despacho después de que se publicara que él era el autor de los partes y que entonces le recomendó que se hiciera una prueba caligráfica. Según afirma, «jamás» se dio una orden por escrito a nadie. «Yo nunca vi esos partes o papelitos», ha asegurado.

Asimismo, ha señalado que habló con la entonces presidenta del partido, Esperanza Aguirre, para comentarle la necesidad de abrir una comisión de investigación interna para aclarar lo ocurrido.

El pasado miércoles, el guardia civil José Oreja Sánchez, declaró que en febrero de 2008 recibió órdenes “ilegales” del exdirector de Seguridad de la Comunidad de Madrid Sergio Gamón de hacer “seguimientos” a determinados políticos del PP de Madrid por “especial interés” de Ignacio González. 

Dijo que las órdenes se dieron en febrero de 2008 en el despacho de Gamón. Las vigilancias se habrían realizado entre marzo y mayo de 2008, meses previos al Congreso Nacional que el PP celebró en Valencia tras perder las elecciones.

Según declaró, les ordenaron seguir a la expresidenta de la Comunidad de Madrid y exdelegada del Gobierno Cristina Cifuentes, al exvicepresidente Alfredo Prada, al exvicealcalde del Ayuntamiento de Madrid Manuel Cobo. También a un alcalde socialista de Getafe.

Subrayó que él y los otros dos agentes se negaron a cumplir dicha orden al estimar que era ilegal y que denunciaron los hechos ante el consejero de Interior en aquella época, Francisco Granados, quien les manifestó que “todo esto era un montaje del director de Seguridad”.

El acusado Antonio Coronado también lo manifestó. Gamón niega tales mandatos y sostiene que los exasesores sólo seguían órdenes de Granados.