PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La Comisión Europea define áreas clave de normalización para el desarrollo económico en el mercado digital

Javier Puyol es socio director de Puyol Abogados & Partners. Carlos Berbell/Confilegal.
|

La normalización o estandarización tiene como objeto la elaboración de una serie de especificaciones técnicas, denominadas normas, que son utilizadas de modo voluntario.

La legislación define la norma como “la especificación técnica de aplicación repetitiva continuada cuya observancia no es obligatoria, establecida con participación de todas las partes interesadas, que aprueba un organismo reconocido, a nivel nacional o internacional por su actividad normativa”[i]

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Hoy en día se puede afirmar que, fundamentalmente, existen diferentes aspectos vinculados a la economía digital a los que la normalización intenta dar valor.

En este sentido, debe destacarse que la Comisión Europea, en su estrategia para el Mercado Unico Digital ha establecido 16 acciones básicas, con objeto de maximizar el potencial de crecimiento de la economía digital.

De manera consecuente con ello, por parte de la Comisión Europea, se está haciendo uso de importantes instrumentos para aplicar la Política europea de normalización en TIC, tales como:

PUBLICIDAD

(i) la iniciativa Conjunta sobre Normalización Europea;

(ii) el programa de trabajo anual de la Unión;

PUBLICIDAD

(iii) las prioridades de normalización en el sector de las TIC para el mercado único digital; y

PUBLICIDAD

(iv) el plan progresivo de normalización de las TIC. Todo ello, apoyándose en diversas plataformas, como los Organismos Europeos de Normalización, o la Plataforma Europea Multilateral de Normalización de las TIC.

Como eje central de todas ellas, es importante tener en cuenta, la consideración que determina que las normas sobre Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC’s), constituyen la piedra angular de un nuevo mercado único digital, que trata de ser muy eficaz, al constituir la mayor garantía te interoperabilidad entre las diferentes tecnologías digitales[ii].

Desde esta perspectiva, UNE, la revista de la normalización española, en una reciente publicación, relativa al “Apoyo a la Normalización para la economía digital”, en la que retoma los criterios establecidos por la Comisión Europea, ha justificado las razones de la necesidad de la estandarización y normalización en aquellas áreas, que se consideran claves e imprescindibles para el desarrollo de la actividad económica en este nuevo mercado digital, y, por su interés, son las que se citan a continuación[iii]:

a). La ciberseguridad

Constituye un área transversal y fundamental para dar apoyo al despliegue generalizado de la llamada “economía digital”, y que tanta importancia está teniendo ya para el desarrollo económico global en todas las actividades empresariales.

La utilización masiva de la tecnología de la información en los procesos empresariales, productivos y en los productos reportará enormes ventajas, pero trae consigo la necesidad de garantizar la protección de la información empresarial y la privacidad de las personas.

PUBLICIDAD

La información es ya hoy en día uno de los principales activos de una empresa, pero garantizar su confidencialidad, su integridad, y su disponibilidad no conectado, desde luego constituye un gran reto además, los sistemas de información actuales hacen uso de tecnologías como “Cloud Computing” o modelos de investigación y desarrollo colaborativo, lo que tiene como consecuencia, que parte de la información crítica para la empresa se encuentre en manos de terceros, fuera de sus sistemas, y de su control interno

b). El Gobierno y la gestión de las TIC’s

En el proceso de transformación digital en que vivimos inmersos, se ha pasado de una concepción de las TIC’s de carácter puramente técnica, a una consideración de las mismas determinantes en todos los procesos de gestión empresarial y de gobierno.

Estos aspectos tienen una importancia ciertamente creciente y absolutamente constatable en cualquier clase de actividad económica.

Con esta finalidad, constituye un hecho generalizado que en la actualidad, las empresas están realizando grandes inversiones en tecnología para digitalizar sus negocios.

Al mismo tiempo, no puede pasarse por alto que las amenazas inteligentes empiezan a acaparar demasiado protagonismo y, a instalarse como una preocupación muy importante cuya responsabilidad se hace extensiva al nivel corporativo de las organizaciones.

c). La Administración electrónica

Las Administraciones Públicas también están inmersas en el proceso de transformación digital.

A través de las mismas se están dando respuesta, a cuestiones tan importantes como la contratación o la facturación electrónica.

Debiéndose recalcar la importancia que en esta labor están llevando a cabo los organismos europeos de normalización

No obstante, ello, debe tenerse presente la manifiesta falta de interoperabilidad de los sistemas de facturación electrónica, que constituye una de las principales barreras para la generación de su uso.

La elaboración de normas técnicas, unida al efecto impulsor que constituye la facturación electrónica en la contratación pública, van a constituir un elemento decisivo para impulsar de forma eficaz y efectiva la facturación electrónica.

d). Las ciudades inteligentes

Para facilitar la implantación de infraestructuras tecnológicas que permitan desarrollar un nuevo modelo de gestión de servicios urbanos basado en la eficiencia, la sostenibilidad y la resiliencia, es imprescindible el desarrollo de normas que contribuyan a poner orden en la conformación de los modelos de ciudad, y proporcionar las reglas necesarias para definir los diferentes elementos que configuran una ciudad inteligente.

e). Internet de las cosas

Constituye ya una realidad plenamente constatable, que los objetos físicos se van a comunicar mutuamente a través de Internet, utilizando la tecnología de Internet de las cosas (IOT).

Y para que esta comunicación pueda tener lugar de manera efectiva, se debe establecer su marco que garantice la interoperabilidad.

f). Big data

Con relación a Big Data debe tenerse en cuenta que la llegada de la quinta generación de la comunicación móvil (5G), va a permitir un volumen 1000 veces mayor en la gestión y transmisión de toda clase de datos.

Por ello, teniendo en cuenta las perspectivas de crecimiento, para hacer un uso eficiente del Big Data, es esencial que los conjuntos de datos estén estandarizados y contar con una arquitectura de referencia

Así, en un entorno global, y con una cantidad de datos asociados a cada objeto extremadamente elevada, es estratégico para la industria disponer de estándares abiertos de referencia sustenten un lenguaje común exportable y compatible, de modo y manera, que sea completamente posible compartir la información entre los distintos agentes implicados.

g). Cloud Computing

El despliegue de servicios digitales, como el alojamiento en la nube debe contar con infraestructuras adecuadas y unas determinadas garantías de seguridad, tanto para su utilización por el sector público, como por el privado y por los ciudadanos.

Ello determina que sea necesario marcar una terminología básica sobre este concepto de “Cloud Computing”, así como un marco tecnológico que, además, ayuda proporcionar garantías a las organizaciones que compran servicios en la nube.

Se espera que en este ámbito de actividad, el uso de normas internacionales, proporcionen unas reglas de juego más claras, y, por tanto, se promocione de manera efectiva su innovación y crecimiento.

h). Estandares para la Industria conectada 4.0

El concepto de “Industria 4.0” hace referencia la cuarta revolución industrial, que se caracteriza por la incorporación masiva de la tecnología de la información a toda la cadena de valor de los procesos relacionados con la industria manufacturera.

En este campo, la estandarización juega un papel fundamental el desarrollo de la Industria 4.0.

Su implantación requiere de un grado de integración entre los sistemas de distintos dominios y jerarquías de los sistemas, que sólo es posible, si se realiza a partir de las normas técnicas y las especificaciones basadas igualmente en el consenso.

i). La eficiencia energética

El potencial de aplicación de las TIC’s para alcanzar los objetivos de ahorro y eficiencia energética en empresas del sector industrial, tiene aún un gran recorrido por llevar a cabo.

Asimismo, es necesario reducir el uso desmesurado de la energía en los centros de datos para poder ofrecer servicios TIC’s que sean sostenibles y, además, competitivos, manteniendo un uso eficiente de la energía

Un claro ejemplo de ello, hace referencia a como el uso de tecnologías relacionadas con la telemedida y la tele gestión del consumo es esencial para lograr la eficiencia energética de las redes de distribución de la energía, y para reducir, del mismo modo, las emisiones.

A nivel internacional, desde hace algunos años, se está trabajando en estándares relativos a indicadores de rendimiento y a modelos de eficiencia energética.

j). La profesionalización digital

En el camino hacia un marco europeo de profesionales TIC, se ha puesto en marcha una iniciativa pionera en el campo de la estandarización de competencias profesionales.

Debe tenerse presente que el mismo constituye un sector de gran interés, por su protagonismo económico, y, al mismo tiempo, su gran variabilidad tanto tecnológica como de carácter funcional

Con la estandarización se pretende poner sobre la mesa un lenguaje común en cuanto a competencias para el mercado de trabajo de los profesionales de las TIC’s, tanto para uso de los actores públicos y privados, como para los propios profesionales, con objeto de que el mismo pueda ser entendido en toda Europa, y con ello, principalmente, facilitar la movilidad de los profesionales y también los procesos de selección laboral.

k). Blockchain

La capacidad que ofrece la tecnología Blockchain de transmitir datos a través de Internet de forma segura, irreversible, e irreplicable, y, consiguientemente con ello, la posibilidad de prescindir de un ente central de confianza, que son los actualmente llamados “ordenadores de verificación y control” o personas y entidades que desarrollan esta misma función, tales como: los notarios, los bancos centrales, etc.

Esto está ya dando lugar al desarrollo de aplicaciones y soluciones en diversos sectores.

El sector financiero es el que más ha apostado por el desarrollo de esta tecnología.

Consecuentemente con ello, tanto los bancos e instituciones financieras tradicionales como las nuevas empresas tecnológicas de servicios financieros, es decir, las llamadas “Fintech”.

Pero también se están utilizando en el comercio online, en el sector de los seguros, de los servicios públicos, como por ejemplo:

(i) en el sistema de salud;

(ii) en las modificaciones del historial médico de los pacientes;

(iii) en los sistemas de votación;

(v) en la gestión de pasaportes;

(vi) en la obtención de las licencias de conducir vehículos a motor;

(vii) en el transporte y la logística;

(viii) en la gestión y en la elaboración de nuevos modelos de contratos, etc.

Se puede afirmar, en definitiva, que en cualquier sector se podrían encontrar ventajas, mejorar sus procesos, y descubrir y explotar nuevos modelos de negocio con la aplicación adecuada de la tecnología Blockchain.

l). Tecnología y servicios financieros

Con el objetivo de que las nuevas empresas tecnológicas de servicios financieros pueda jugar papel relevante en el mercado, asegurando en cualquier caso la estabilidad financiera, y la confianza del consumidor, dentro del marco de la Unión Europea se están tomando diferentes iniciativas con la finalidad de identificar los estándares ya existentes que puedan dar soporte a estas políticas, y a los nuevos modelos de negocio digital y elaborar una hoja de ruta que permita cubrir aquellos aspectos que aún carecen de una adecuada estandarización y normalización.

Por todo ello, puede afirmarse la trascendencia de la labor de normalización que está desempeñando UNE en nuestro país, y las enormes consecuencias que de ello se derivan para todos los sectores de la actividad económica, y especialmente en lo que atañe al desarrollo y el crecimiento de la actividad de carácter económica en este nuevo mundo digital.

Con independencia de ello, debe recalcarse el papel que están jugando los organismos de normalización internacionales y europeos los que están potenciando la digitalización en todas sus manifestaciones, poniendo en marcha proyectos para la evolución de los propios procesos de elaboración de normas, y, simultáneamente, mediante la creación de grupos asesores para la implantación de una estrategia de normalización que sean capaces de dar respuesta a las necesidades actuales y futuras de las políticas europeas de normalización en las TIC’s, a instancia de la Comisión Europea.

[i]Vid. artículo 8 de la Ley 21/1992 de la Industria.

[ii]Cfr. UNE. Apoyo a la Normamalizacion para la economía digital. Informes de Normalización.

[iii]UNE. Obra citada.