PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Ayuntamiento de Madrid aprueba la regulación para viviendas de uso turístico a las que condena al cierre

El plan frenará la conversión de las viviendas en alojamientos turísticos, al tiempo que promueve que la actividad de hospedaje se extienda a otras zonas de la ciudadEl delegado de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid, José Manuel Calvo en un momento de su intervención.
|

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobaba este miércoles de manera definitiva el Plan Especial de Hospedaje (PEH) para la regulación de uso terciario en su clase, con los votos a favor de los grupos municipales socialista y de Ahora Madrid.

Asociaciones de propietarios de viviendas turísticas presentes en el Pleno ya anuncian recursos judiciales al Plan.

PUBLICIDAD

Este Plan tiene un doble objetivo, por un lado, preservar el uso residencial del centro urbano, frenando la conversión de viviendas del centro en alojamientos temporales turísticos y, en segundo lugar, buscar que la actividad del hospedaje se extienda a otras zonas de la ciudad, redistribuyendo la actividad económica, a la vez que descargando la concentración del centro histórico.

PUBLICIDAD

Desde el punto de vista práctico, en 11 distritos más céntricos de Madrid, que ocupan más de la mitad de la superficie de la ciudad, será casi imposible abrir nuevas viviendas de uso turístico mientras que el 95% de las más de 10.000 que en la actualidad disponen de licencia autonómica deberán cerrar.

Como respuesta a este Plan, asociaciones como Madrid Aloja, ya han anunciado diferentes recursos judiciales ante esta medida.

PUBLICIDAD

Consideran que es una normativa muy restrictiva y anuncian la presentación de demandas colectivas individuales porque señalan que la ley les ampara”.

Al final la votación para aprobar esta medida arrojó el resultado que el Gobierno municipal contó con el apoyo del grupo socialista, mientras que PP y Cs han votado en contra al considerar que elimina una actividad que es necesario regular, pero no prohibir, tal como sostienen los propietarios de pisos y las plataformas.

Para José Manuel Calvo delegado del Área de Gobierno de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento, el plan «está muy armado jurídicamente», aunque ha agregado que, «como cualquier otro instrumento urbanístico», puede ser y será recurrido.

PUBLICIDAD

El Ayuntamiento lo defenderá en los Tribunales y espera que estos «ratifiquen el mantenimiento de este plan».

También comentó que “es imposible» saber el número concreto de pisos turísticos, puesto que el requisito de inscribirse en el registro de la Comunidad de Madrid ya no existe, a raíz de una sentencia judicial.

PUBLICIDAD

Los defensores de esta nueva regulación señalan que se quiere   acabar con la «gentrificación y el aumento de los precios de alquiler» y evitar que el centro de la ciudad se convierta en un parque temático ahora que estamos tiempo, en opinión del propio delegado de Desarrollo Urbano Sostenible.

El PEH establece nuevas condiciones para la implantación del uso del hospedaje en los edificios de uso residencial en función de cuatro parámetros: el nivel de usos admitido, el nivel de protección del edificio, el uso implantado y la zona de ubicación del edificio.

Según recoge el plan, las viviendas que se alquilen para alojamiento turístico, según regule la legislación sectorial (actualmente, durante más de 90 días al año), están desarrollando una actividad comercial, por lo que se debe solicitar para ello una licencia de uso terciario de hospedaje.

La propuesta del Plan persigue compatibilizar los intereses colectivos, como la protección del medio ambiente o el derecho al descanso del vecindario, con el interés de los propietarios por obtener un rendimiento económico de sus bienes inmuebles.

No se impide las formas de economía colaborativa que no implique una actividad de uso terciario.

PUBLICIDAD

Ámbito afectado por la regulación

El Plan se desarrolla sobre un ámbito que afecta a una superficie de 52.768.610 m2 distribuido en tres zonas o anillos concéntricos establecidos en función de la saturación de alojamientos turísticos que soportan cada uno de los barrios madrileños.

El primer anillo coincide con los límites del distrito de Centro. El segundo anillo lo forman los barrios del resto del centro histórico, comprende el distrito de Chamberí completo y parte de los distritos de Chamartín, Salamanca, Retiro, Arganzuela y Moncloa-Aravaca.

El tercer anillo se corresponde con los barrios de la Almendra Central, a los que se suman otros de los distritos de Usera, Carabanchel y Latina.

Para la sustitución del uso residencial por uso de hospedaje en edificios completos, con el objeto de implantar un hotel u otro establecimiento similar, el nuevo plan prácticamente elimina la posibilidad de implantación directa, siendo necesario contar con un plan especial que estudie el impacto en el entorno y que debe ser aprobado previamente por la Junta de Gobierno de la ciudad de Madrid y posteriormente por el Pleno municipal.

En caso de que el edificio en el que se pretende implantar este tipo de establecimiento ya posea un uso terciario, el Plan General vigente permite la implantación mediante licencia directa en casi cualquier edificio, excepto en los edificios protegidos, que requerirán la aprobación de un plan especial.

Sin embargo, cuando el hotel pretenda implantarse en un edificio protegido de uso residencial, el Plan Especial deberá acreditar que no es viable rehabilitarlo para el uso residencial.

Acceso independiente para el Hospedaje en parte de la edificación

La principal novedad para los nuevos alojamientos turísticos que compartan edificio con otras viviendas de uso residencial, es la exigencia de que cuenten con un acceso independiente.

El Plan Especial no diferencia las exigencias para la implantación de las viviendas de uso turístico de otras formas del uso de hospedaje (pensiones, etc.) cuando se realicen en parte de un edificio residencial.

En los edificios de uso residencial en los anillos 1 y 2, en los que se desee solicitar una licencia de uso de hospedaje para una parte del mismo, el nuevo plan exige la existencia de un acceso independiente a los alojamientos turísticos (no podrán utilizar puertas de entrada, portales o ascensores comunes a las viviendas).

En el anillo 3, esa exigencia de acceso independiente se mantiene cuando el uso de hospedaje pretenda implantarse en situaciones donde no estén permitidos otros usos terciarios.

Durante el periodo de información pública se han presentado 600 alegaciones por parte de asociaciones, vecinos y vecinas, grupos empresariales, etc. Su análisis ha permitido mejoras en el Plan que no suponen cambios sustanciales en la propuesta.