PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La FGE abre expediente disciplinario y aparta de su destino al fiscal jefe de Orense

La fiscal general del Estado, María José Segarra, dio luz verde para suspender de funciones y apartar de su cargo al fiscal jefe de Orense, Florentino Delgado.
|

La Fiscalía General del Estado ha suspendido de sus funciones y apartado de su destino al fiscal jefe de Orense, Florentino Delgado, por el caso del céntrico piso de 200 metros cuadrados que habita en esa ciudad, cuyo alquiler fue abonado por la Xunta de Galicia durante 12 años, de 2004 a 2016.

María José Segarra, la fiscal general, ordenó el pase a esta nueva situación del fiscal jefe de Orense mientras dure el expediente disciplinario y se determine si cometió alguna irregularidad por ello. 

PUBLICIDAD

El hecho de su suspensión cautelar indica que los indicios sobre los que se ha basado esta decisión son muy consistentes.

PUBLICIDAD

Este tipo de «ayudas» eran frecuentes entonces. Hasta que en 2016 la Xunta cambió de política y suspendió estos privilegios, dejando de abonar el alquiler, la luz, el agua y la calefacción lo que comunicó al fiscal jefe, para que abandonara el piso.

Contra todo pronóstico, Delgado, al parecer, hizo caso omiso desde septiembre de 2016. El fiscal jefe entendía que le asistía una especie de derecho adquirido para poder mantener gratis la casa.

PUBLICIDAD

Y se produjo el conflicto. Porque el propietario del piso, un octogenario, demandó a la Xunta en abril de 2018 por una deuda de 21.706 euros, IVA incluido.

LLUEVE SOBRE MOJADO

La jefatura provincial de la Fiscalía queda, a partir de ahora, a cargo del teniente fiscal, Carlos Valenzuela. 

Delgado tiene abierto otro expediente disciplinario desde el pasado mes de marzo que tiene su origen en una denuncia presentada por una abogada.

PUBLICIDAD

En el mismo se dirimen hasta 4 faltas muy graves: Abuso de la condición de fiscal para obtener un trato favorable e injustificado de profesional -en un expediente gubernativo con una abogada-, inobservancia del deber de abstención a sabiendas de que concurre alguna de las causas legalmente previstas por tener interés personal en dicho expediente gubernativo, ignorancia inexcusable en el cumplimiento de deberes también en ese trámite, así como inobservancia del deber de abstención por supuesta enemistad manifiesta con la parte acusadora -una exedil- en la causa del 10% contra Cabezas.

El fiscal jefe suspendido fue apartado, además, de ese caso.

PUBLICIDAD