PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El tenis profesional le declara la guerra a las apuestas fraudulentas y el amaño de partidos

María Sharapova, tenista rusa, durante un encuentro en 2017; la deportista no tiene nada que ver con las apuestas fraudulentas y los amaños.
|

Mediante un protocolo suscrito por Miguel Díaz, presidente de la Real Federación Española de Tenis, y Francisco Pardo, director general de la Policía, Francisco Pardo. Es una guerra declarada, «a muerte».

¿Cómo?

PUBLICIDAD

A través de un mecanismo de comunicación e intercambio de información que controla los mercados de apuestas y las actividades fraudulentas en materia de alteración de resultados.

PUBLICIDAD

Tanto la RFET como la Policía Nacional se ha comprometido a colaborar en campañas de formación en integridad para clubes, directivos, deportistas y personal técnico y médico.

Esta medida cristaliza cuando recientemente conocimos la llamada Operación Bitures destapada por la Guardia Civil, bajo secreto de sumario hasta ahora en el Juzgado Central de Instrucción 5 de la Audiencia Nacional, del que es titular el magistrado José de la Mata.

PUBLICIDAD

Una actuación que desmanteló “una organización delictiva especializada en amañar partidos de tenis” en las categorías ITF Futures y Challenger (estos últimos son el segundo escalón del circuito ATP).

De los 83 implicados hay 28 tenistas profesionales, entre detenidos e investigados.

“Habiendo participado uno de ellos en el reciente US Open”, aclaró la Benemérita.

PUBLICIDAD

En el Grand Slam de Nueva York jugaron el año pasado 32 españoles entre cuadros individuales, de dobles y mixto.

Entre los detenidos apostadores armenios había un tenista profesional que actuaba como nexo de unión entre ellos y el circuito de torneos menores, de los que hay más de 50 en España.

PUBLICIDAD
Francisco Pardo, director general de la Policía, y Miguel Díaz, presidente de la Real Federación Española de Tenis, firmando el protocolo de colaboración contra la corrupción. MI. 

Maite Nadal, socia de Laffer Abogados y jurista especialista en derecho deportivo a lo largo de su carrera profesional, afirma que «el amaño de partidos de tenis, ya conocido en otras disciplinas como el fútbol, tiene, desde su punto de vista una estrecha relación con las apuestas ilegales que proliferan en diferentes actividades”.

La llegada de Miguel Díaz, en julio del 2016, a la Federación Española de tenis, ha sido una buena noticia, en opinión de esta jurista.

“En el caso de este acuerdo con la policia nacional para frenar el amaño de partidos de tenis es algo necesario y que responde a una coyuntura internacional donde otros países ya dieron ese paso”, manifiesta.

La Unidad de Integridad del tenis, adscrita a la propia Federación Internacional de este deporte, ya realiza muchos programas antiamaños de partido.

En España “se sigue esta tendencia y se asume que hay un problema. Es una decisión valiente”, apunta Nadal.

PUBLICIDAD

EN EL TENIS SON MÁS FÁCILES LOS AMAÑOS QUE EN EL FÚTBOL

Desde su punto de vista, un deporte como el tenis es fácilmente manipulable.

“Los sobornos son más fáciles de lograr en comparación con el fútbol donde hay más participantes y hay que involucrar a todo un equipo. En el tenis parece más sencillo y además hay pocos deportistas que realmente puedan vivir de este deporte y sean cien por cien profesionales. Al final las tentaciones son mayores en esta práctica deportiva”, explica.

Recuerda que el castigo suele ser la inhabilitación de por vida como paso a un tenista chileno de 31 años que intento sobornar a otro compañero.

En este caso se trataba de un tenista que ocupa el puesto 3059 en el ránking de la Federación Internacional de Tenis (ITF), el cual ha sido declarado culpable de «amaño de partidos» y «delitos de corrupción», por lo que ha sido inhabilitado de por vida.

Al parecer, trato de sobornar a un jugador en el torneo de Meerbusch, Alemania, para que perdiera un set, ofreciéndole 1.000 euros como recompensa.

«El jugador queda permanentemente excluido de competir o asistir a cualquier torneo o evento organizado o autorizado por los órganos rectores del deporte»,  informaba hace unos días  la Unidad de Integridad en el Tenis (TIU), que avalan ITF, ‘Grand Slam Board’, ATP y WTA en su compromiso de lucha contra la corrupción en el tenis.

Tales actividades ilícitas suponen una violación del Programa de Lucha contra la Corrupción de Tenis (TACP).

“Con este acuerdo de lucha contra los amaños, suscrito entre la Federación Española de Tenis y la Policía Nacional  lo que se reconoce es que el problema existe, sobre todo en el caso de las apuestas ilegales. Este es un problema grave en el mundo del deporte, a nivel general y afecta a la propia integridad de la competición”, aclara esta experta.

En cualquier casa de apuestas legal, junto a otras disciplinas deportivas, las apuestas en el tenis están a la orden del día “los casos de amaños se detectan en competiciones secundarias como es el Challengue o el Promises, en competiciones más oficiales de más nivel es más complicado encontrar estas prácticas irregulares, con jugadores que no pueden vivir del tenis y que cualquier prima que reciben pueden aceptarla de forma fraudulenta”.

Los torneos de tenis atraen la atención de millones de personas, de ahí el interés en las apuestas.

EL AUMENTO DE LAS APUESTAS ILEGALES ESTÁ CRECIENDO

Por su parte, para  Francisco Bonatti, socio director de Bonatti Penal y vocal de la Junta Directiva de la Asociacion Española de Compliance(ASCOM), el crecimiento de las apuestas ilegales es notable en diferentes deportes de alta competición.

El tenis es uno de los últimos que se ha introducido en esta mala praxis.

“Nuestro Código Penal habla del delito de corrupción en el deporte como tipo penal, en el artículo 286, donde incorpora el amaño de partidos”, cuenta.

Para este jurista es lógico el acuerdo de la Real Federación Española de Tenis con la Policía para frenar estas conductas.

PENAS DE 6 MESES A 4 AÑOS DE CÁRCEL

En el tipo penal se grava tanto a los deportistas como a todos aquellos que intervienen de alguna forma en competiciones deportivas de relevancia para alterar los resultados normales de esa competición “con penas que irían de seis meses a cuatro años de cárcel, más inhabilitación de uno a seis años y multa económica. Podría haber condena en prisión efectiva, por tanto”, aclara este experto en derecho penal. A nivel de tenis podría implicar cualquier partido de tenis del circuito profesional, aunque fuera entre los dos últimos.

En su opinión, “cuando cualquier deportista se inscribe en una Federación concreta tiene que sujetarse a sus reglas de competición y las existentes sobre juego limpio e integridad que se deben respetar también. Ese Código de Conducta implica un régimen sancionador que todos los deportistas acatan. De lo contrario el deportista puede verse inmerso en un expediente administrativo, que como en los casos de dopaje puede llegar a la expulsión del mismo en función de la gravedad de los hechos”.

El problema de las apuestas está ahí y ha trascendido al mundo del tenis.

«En algunos casos las apuestas puede ser otra fórmula para el blanqueo de dinero. Esas operaciones no se hacen nunca en partidos grandes de cualquier competición. Buscan el partido pequeño para hacer apuestas concretas y lucrativas que facilitan el ganar cantidades importantes de dinero. La apuesta es el motivo fundamental, por encima de todos”, destaca este penalista.

La colaboración de la Federación de Tenis y la policía, tras el convenio firmado recientemente entre ambas entidades,  tiene que ver con la mejora de las investigaciones internas “ si es delictivo, la Federación no tiene competencia para investigar delitos y debe poner el caso en conocimiento de las fuerzas de seguridad del Estado. Incluso los investigadores privados en el caso de que su trabajo descubre algo delictivo debe seguir el mismo procedimiento de comunicárselo a la propia policía. Ellos tienen el monopolio de la investigación del delito”.

Respecto al desarrollo del compliance penal, Bonatti aclara que la propia Federación Española de Tenis, como persona jurídica “ estaría obligada a tener una política de compliance penal con mecanismos internos para prevenir ese riesgo”.

Sin embargo, “en el caso de los tenistas, pese a estar federados, no actúan en nombre de ninguna federación en beneficio de ésta, su actividad no supondría una responsabilidad penal para la propia federación. Eso significa que el compliance de la Federación no sería útil para prevenir los comportamientos irregulares de los tenistas. Solo respondería ante los riesgos penales de la propia Federación”, advierte nuestro interlocutor.

DOS SUPUESTOS DIFERENTES

Este experto en derecho penal cree que se podrían dar dos supuestos diferentes. “Uno primero, que el tenista actúe para sí mismo a nivel irregular, ocultando este comportamiento a la propia Federación. Ahí la Federación no tiene esa responsabilidad penal , Y otro caso donde ese amaño de partido la propia Federación tomase parte en esa trama de corrupción y beneficia al ente federativo, ahí si habría responsabilidad penal para ella”.

El trabajo contra el fraude, según Bonatti, tiene tres planos complementarios.

“Hay uno, primero, preventivo de formación y de creación del Código de Conducta se trata de concienciar a la colectividad de lo que se puede y no se puede hacer.”

El segundo «tendría  que ver con los controles de tendencia y perfiles de riesgos. Mecanismos para detectar ciertas apuestas extrañas. Este control es importante ayuda a la prevención activa”, explica este jurista.

Y, por último, «los controles reactivos, como respuesta a lo que ha sucedido. En este caso los canales de denuncia ayudan a este tipo de iniciativas. Ya ha ocurrido el hecho y hay que minimizar sus riesgos . Son tres planos del compliance, en definitiva”, concluye.