PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

¿En qué consiste el banco propio que planea crear la FIFA para controlar los fichajes?

Gianni Infantino, presidente de la FIFA, que quiere introducir el banco para controlar los fichajes. Foto: EP.
|

La FIFA (International Federation of Football Association) pretende crear un banco para controlar todos los pagos de las transferencias de los jugadores, así como los flujos de dinero derivado de los fichajes, incluyendo las comisiones a los representantes y los derechos de formación.

Esta idea surge porque la FIFA estima que en cada temporada se dejan de pagar unos 50 millones de euros en derechos de formación y pagos de solidaridad, por lo que resulta necesario crear un órgano que controle los fichajes y garantice el cumplimiento de las obligaciones de los clubes en materia de transferencia de jugadores.

PUBLICIDAD

Así, la idea de Gianni Infantino, presidente de la FIFA, es crear una cámara de control o ‘clearing house’, que recibirá el dinero de los traspasos y se encargará de distribuirlo a los clubes pagando antes las comisiones y los derechos de formación.

PUBLICIDAD

Todo ello en aras de lograr una mayor transparencia y credibilidad en el mundo del fútbol, teniendo en cuenta su crecimiento económico exponencial de los últimos años.

¿Cómo funcionan los derechos de formación y el mecanismo de solidaridad?

Los derechos de formación y los mecanismos de solidaridad permiten a los clubes de fútbol que instruyeron y educaron a un futbolista desde los 12 años recibir un resarcimiento por los recursos invertidos y el trabajo de formación realizado.

PUBLICIDAD

Estos derechos de formación se recogen en el Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores de la FIFA, en los artículos 20 y 21.

Por un lado, la indemnización por formación (artículo 20) se pagará a los clubes formadores de un jugador cuando firme su primer contrato de profesional y por cada transferencia del jugador hasta que cumple 23 años.

Por otro lado, el mecanismo de solidaridad (artículo 21) implica que si un jugador profesional es transferido antes del vencimiento de su contrato, los clubes que formaron al jugador entre los 12 y los 23 años recibirán una parte de la indemnización pagada al club vendedor, denominada contribución de solidaridad. Este mecanismo se aplica a cada transferencia hasta el final de la carrera del jugador. Así, cuando un jugador internacional es traspasado antes de vencer su contrato, el club que lo ficha tiene que pagar el 5% a los clubes que lo han formado.

PUBLICIDAD

Pues bien, en cada temporada se dejan de pagar unos 50 millones de euros en derechos de formación y pagos de solidaridad, ya sea por desconocimiento o por mala fe de determinados clubes.

Por tanto, parece que el nuevo banco de la FIFA podría ser el mecanismo legal adecuado para lograr que los derechos de formación y el mecanismo de solidaridad se hagan efectivos en la práctica.

PUBLICIDAD