PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Supremo considera lícita la cláusula de una empresa de «contact-center» sobre cesión de imagen de empleados para tele-marketing

La Sala Cuarta considera que la cláusula no puede calificarse de nula o abusivaTele-marketing./Europa Press
|
La Sala Cuarta, de lo Social, del Tribunal Supremo ha dictado una sentencia en la que considera lícita la cláusula de un contrato de una empresa de «contact-center» en la que el trabajador presta consentimiento para el uso de su imagen en la actividad de vídeo-llamadas para tele-marketing.

El Supremo estima el recurso de la empresa contra la sentencia de la Audiencia Nacional que dio la razón al sindicato CGT y señaló que la cláusula era nula por violar el derecho a la propia imagen del empleado.

También entendió que el consentimiento se debía pedir expresamente cuando el afectado fuese a ser empleado en trabajos de vídeo-llamada ajustándolo a las circunstancias del caso concreto, sin que cupiese la utilización de cláusulas genéricas.

PUBLICIDAD

La cláusula cuya validez se cuestionaba, que la empresa demandada incorporaba a los contratos que firmaba con sus empleados al inicio de la relación laboral, decía:

PUBLICIDAD

«El trabajador consiente la cesión de su imagen»

«El trabajador consiente expresamente, conforme a la LO 1/1982, de 5 de mayo, RD 1720/2007 de Protección de Datos de carácter personal y Ley Orgánica 3/1985 de 29 de mayo, a la cesión de su imagen, tomada mediante cámara web o cualquier otro medio».

Y añade, «siempre con el fin de desarrollar una actividad propia de tele-marketing y cumplir, por tanto, con el objeto del presente contrato y los requerimientos del contrato mercantil del cliente».

PUBLICIDAD

El Supremo estima ahora el recurso de la empresa al destacar, entre otros argumentos, que “la cláusula controvertida no se puede considerar abusiva, ni calificar de nula, porque es lícita, dado que es manifestación de un consentimiento expreso que el trabajador da a la cesión de su imagen».

«Cuando la actividad propia del tele-marketing, la del convenio colectivo, la desarrolle por vídeo-llamada y que está implícito en el objeto del contrato”.

Analiza el tribunal la regulación nacional y europea en materia de protección de datos, y concluye que la cláusula controvertida “no es abusiva, sino, más bien, informativa y a la par receptora de un consentimiento expreso que no era preciso requerir”.

PUBLICIDAD

Muestran que “el consentimiento no es necesario prestarlo hoy día (…) cuando los datos, la imagen, se ceden en el marco del cumplimiento de un contrato de trabajo cuyo objeto lo requiere”.

PUBLICIDAD