PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Tribunal Supremo establece que adoctrinar en yihadismo exige lograr adhesiones “activas”

Confirma la absolución de tres presuntos yihadistas por falta de pruebasDos miembros de la Policía Nacional se llevan detenido a un presunto yihadista.
|

El Tribunal Supremo ha confirmado la absolución de Yassin el Mourabet, Abdesadek Essalhi y Walid Oudra, tres ciudadanos marroquíes que habían sido procesados por un posible delito de pertenencia a organización terrorista yihadista y por adoctrinamiento.

La sentencia establece que adoctrinar en yihadismo es algo más que mostrar vídeos o documentos, ya que exige lograr adhesiones “activas”.

La Audiencia Nacional ya dictaminó en enero de 2018 que no había pruebas suficientes para destruir su presunción de inocencia y condenarles a siete años de cárcel, que es lo que solicitaba la Fiscalía.

En su recurso ante el alto tribunal, el Ministerio Público únicamente recurrió la inaplicación a los encausados del delito alternativo de adoctrinamiento pasivo.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Este defendía se había cometido por darse en todos ellos el elemento objetivo de comunicación pública, por una parte, y de asunción personal, por otra, de la ideología radical del yihadismo islamista “convertida en propósito de causar la muerte, de matar, de destruir, sirviendo siempre al califato en la persona del máximo dirigente del ISIS Abu Baker El Bagdadi”.

Para el alto tribunal, sin embargo, adoctrinar es algo más que enseñar o informar.

“Incluso más que inculcar o infundir en una persona una idea, un concepto, un sentimiento, etc., con ahínco” porque “tanto el que enseña como el que procura que se le enseñe lo han de hacer con una finalidad que es la de lograr la adhesión” de un “discípulo activo”, según detalla la sentencia.

PUBLICIDAD

Así, el Supremo entiende que en este caso concreto no puede decirse que de las declaraciones policiales y de los acusados durante el juicio o del estudio de los vídeos y documentos incautados a todos ellos se derive “peligro o riesgo del bien jurídico que tutelan los delitos de terrorismo”.

Ni tampoco “concurre ningún dato o circunstancia que permitan acreditar que los acusados hayan decidido o proyectar en el futuro pasar a la acción con la finalidad de imponer sus ideas radicales fuera de los cauces pacíficos”.

Añade por lo tanto que “por sí solas las pruebas practicadas insuficientes para formular un pronunciamiento de condena respecto de los mismos, no quedando desvirtuada la presunción de inocencia” y confirma la absolución dictada en su día por la Audiencia Nacional.

PUBLICIDAD

La Audiencia Nacional ya absolvió a un joven navarro juzgado por yihadismo

La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional absolvió y ordenó la inmediata puesta en libertad del joven navarro.

PUBLICIDAD

Este pasó de simpatizar con movimientos de la izquierda abertzale a “abrazar” la religión del Islam, después de que fuera juzgado esta misma semana por un supuesto delito de autoadoctrinamiento y autocapacitación terrorista.

La Fiscalía pedía para él cinco años de prisión, pero el tribunal consideró que no hay indicios suficientes para acreditar que se estuviera “capacitando con la finalidad de llevar a cabo acciones terroristas”.

El joven, Víctor F.M., de 27 años, pasó 14 meses en prisión provisional desde que fue detenido en marzo de 2018.

Aunque la Sala consideraba “justificado” que la Guardia Civil iniciara una investigación después de que los familiares del joven dieran “la voz de alarma” sobre su comportamiento, considera que el resultado de las pesquisas “no permite concluir” que se trate de “una persona que se estaba capacitando para actuar como terrorista”.

PUBLICIDAD