PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Un aficionado del Chelsea, expulsado de por vida por proferir insultos racistas

Los hechos se produjeron en diciembre de 2018 ante el Manchester City, con Sterling como objetivo de los insultosRaheem Sterling, durante un partido con el Manchester City./EP
|

El Chelsea ha anunciado sanciones a seis aficionados del club por proferir insultos en las gradas de Stamford Bridge, entre las que destaca una sanción de por vida a un hincha que utilizó lenguaje «racialmente abusivo» durante el encuentro del pasado 8 de diciembre contra el Manchester City.

El delantero ‘citizen’ Raheem Sterling fue el principal objetivo de los insultos por parte de un sector de la afición cerca de la línea de banda durante ese partido, un incidente ante el que ha reaccionado con contundencia el conjunto londinense.

PUBLICIDAD

El club de Roman Abramovich decidió la suspensión permanente de un hincha después de investigar los hechos, recogiendo el testimonio del aficionado en cuestión, revisando pruebas de vídeo y consultando a «dos expertos en lectura de labios».

PUBLICIDAD

Estos concluyeron que sí había lanzado esos insultos racistas, además de utilizar «amenazas y tener un comportamiento agresivo«, según explicó el Chelsea en un comunicado.

Para los otros cinco aficionados del club también sancionados, el periodo de exclusión del estadio del Chelsea será de entre uno y dos años. La causa es el uso de «lenguaje abusivo» y un comportamiento «agresivo y amenazante».

PUBLICIDAD

Sus sanciones son menores porque adquirieron compromisos con el equipo para no incurrir en las mismas actitudes.

«Estamos orgullosos de ser un club diverso e inclusivo»

El Chelsea añadió en el comunicado que considera «aberrantes» cualquier clase de comportamiento discriminatorio. «Estamos orgullosos de ser un club diverso e inclusivo, donde la gente de todas las culturas, comunidades e identidades se sienta bienvenido», afirmó.

Lección ejemplar la que ha dado el Chelsea como club, que tiene por objetivo acabar con el racismo en el fútbol, y que espera que sea una sanción que pueda sentar precedente.

PUBLICIDAD

El club londinense optó por esperar a que la policía acabara su investigación, saldada sin cargos criminales para los encausados, y ha sido ahora cuando ha efectuado su propia investigación e impuesto sus propias sanciones, una vez concedido el derecho a apelar a los aficionados implicados en el incidente.

PUBLICIDAD