PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

¿Cómo terminan las denuncias de malos tratos en España?

Sobre estas líneas, el autor de esta columna, José Luis Sariego Morillo, abogado especialista en derecho de familia.
|

A raíz de los últimos asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o exparejas he decidido escribir este artículo, cuando uno se entera de que sólo 7 de las 36 mujeres asesinadas en lo que va de año 2019, habían presentado denuncia previa de malos tratos.

Desde el Gobierno, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), los medios e incluso desde las redes sociales se anima a denunciar, cuando lo realmente necesario es saber si el sistema que aprobaron allá en 2004 está siendo eficaz, o es un fracaso.

PUBLICIDAD

En mi opinión, de todos conocida, el sistema está fallando, sobre todo porque se usa la simplista explicación de que tras toda de denuncia de malos tratos o asesinato de una mujer, existe una sola causa: el machismo

PUBLICIDAD

En otros países, se toman mucho más en serio todo esto y científicamente más rigurosos usando la criminología y, realizan estudios en los que buscan los motivos o causas reales de estos asesinatos, como por ejemplo el Ministerio del Interior del Gobierno Francés, que sí busca estas causas, para prevenir la violencia en el entorno familiar o de pareja.

Así, el Ministerio del Interior francés nos facilita este cuadro sobre el móvil o causa de estos asesinatos que sufren mujeres y hombres:

PUBLICIDAD

Como podemos comprobar, en Francia no usan el machismo como causa, motivo o móvil de un asesinato de una mujer.

Hace muchos años, yo mismo participé en un estudio con Instituciones Penitenciarias, para descubrir los problemas que tenían los asesinos de mujeres, sobre 100 casos, y nos daban este cuadro:

PUBLICIDAD

Echeburúa y del Corral ya hablaban hace años de esto, también.

PUBLICIDAD

En España, sin embargo, el único y sesgado dato oficial que tenemos desde el Gobierno y desde el CGPJ es el machismo como causa única.

Pero avancemos en los datos de cómo terminan las denuncias de malos tratos en España.

Según el CGPJ las denuncias pueden terminar en cuatro categorías generales: Condenas tras juicio, condenas por conformidad, sobreseimiento o archivo y sentencias absolutorias.

Veamos sobre el total de 166.961 denuncias, cómo terminaron estas:

PUBLICIDAD

Esto significa que solo 11.469 de los casos con condena fueron enjuiciados realmente. Esto es, que los hombres denunciados tuvieron la oportunidad de defenderse.

Hay un tipo de sentencias que se llaman de conformidad, en las que suelen vulnerar algunos derechos de los hombres denunciados, pero de ello ya hable extensamente en este artículo:

En mi opinión, la efectiva tutela judicial solo se produce cuando te enfrentas a un juicio justo con igualdad de armas.

Y echo de menos esa efectiva tutela en muchos casos de sentencias de conformidad.

Hace poco, una Juez comentaba en privado a unos amigos, que le daba vergüenza ver cómo algunos abogados aconsejaban conformarse con una condena, cuando era evidente que la denuncia no tenía fundamento alguno. Lo peor no es este comentario.

Lo peor fue cuando le pregunté a la Juez en cuántas ocasiones había sentido ésa vergüenza. Y me contestó que demasiadas veces.

Pero veamos ahora en porcentajes, aquel cuadro de cómo terminan las denuncias de malos tratos en 2108, en España:

Aquí podemos comprobar desde otra perspectiva la realidad: solo 7 de cada 100 denuncias terminan tras un juicio con todas las supuestas garantías constitucionales.

Pero el otro dato preocupante es que 70 de cada 100 denuncias, terminan en archivo o sobreseídas.

¿Quién indemniza a estos 70 de cada 100 hombres denunciados de haber pasado por este calvario?

No puedo afirmar que estas 70 de cada 100 denuncias sean no fundamentadas, pero es un numero demasiado alto, para que los partidos, el gobierno, y el propio CGPJ guarden silencio sobre ello.

Ahora voy a dar una vuelta de tuerca a los datos, y voy a usar solo dos variables sobre los mismos datos, y son: Cuántas denuncias resultaron con condena, y cuantas sin condena alguna, y los datos nos dan otra sorpresa, cuando las variables se reducen.

Veámoslo en el siguiente cuadro:

Aquí, nos encontramos que de las 166.961 denuncias de malos tratos del año 2018, 131.967 terminaron sin condena alguna, y con el hombre denunciado libre de todo cargo y responsabilidad penal.

Veámoslo en porcentajes:

Así el dato escalofriante es que 79 de cada 100 hombres que han sido denunciados en 2018, en España, eran judicialmente inocentes.

Ello, según la interpretación del Tribunal Constitucional y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Y me sigo preguntando año tras año: ¿Quién le pide perdón o indemniza a estos 79 de cada 100 hombres que son denunciados por una ley que les destroza la vida familiar, laboral y social, siendo inocentes?

Y ahora, desde el gobierno y algunos partidos, se nos dice que bastará una simple denuncia de malos tratos para impedir a miles de hombres (padres) que puedan ver a sus hijos, sea o no real, dicha denuncia.

Pero qué clase de personas pueden estar defendiendo esta idea, si los datos oficiales nos dicen que 79 de cada 100 hombres denunciados por malos tratos España, en 2018, eran inocentes.

por José Luis Sariego Morillo.

Abogado de familia desde hace casi 30 años. En 1991 fundó junto con otros muchos idealistas la primera plataforma de la promoción de la mediación en España, (AMPE) en Madrid, para promover la cultura del diálogo. Entre 2001 y 2004 fue asesor del CGPJ en prevención de actos de violencia sobre la mujer, niños y otras violencias intrafamiliares. Actualmente es miembro de las Plataformas Europeas de Derechos de la Infancia Colibrí (Italia) y Two Homes (Alemania). Asesor en los 90 de organizaciones de familias con parejas del mismo sexo. Colaborador de diversas universidades, instituciones públicas y privadas, entre ellas los Ministerios de Justicia, Asuntos Sociales, Interior, etc., Junta de Andalucía, Generalitat de Catalunya, CA Galicia, Comisión Europea, Parlamento Europeo, etc. Es autor de varios libros: varios libros: Guía de la separación matrimonial (Tecnos 1998), Familia y Violencia (Dykinson 1999), Guía de la adopción internacional (Tecnos 2004) Guia de la mediación en divorcio (psimatica 2017) y Coautor del Manual del síndrome de alienación parental (Planeta-Paidós 2017).