PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Microcréditos con intereses macro: miles de afectados reclaman en los tribunales

Hasta 6.000% TAE de interés: Cuidado con los microcréditos, líneas de crédito y tarjetas revolvingConcesión de un crédito.
|

Una forma rápida de obtener dinero pero que esconde el riesgo de convertirse en una deuda perpetua.

Los microcréditos, líneas de crédito y tarjetas de revolving no dejan de crecer como una vía de financiación entre los ciudadanos, que acuden a esta fórmula, generalmente, como una vía rápida y fácil de obtener dinero pero que esconde mucha letra pequeña.

La principal: el interés aplicado y que, desde Reclama Por Mi, se ha comprobado que, en algunos casos, llega a superar un 6.000 % TAE.

Y es que las entidades financieras que conceden este tipo de préstamos aplican una Tasa Anual Equivalente (TAE) a dichos créditos muy por encima de la media de los préstamos al consumo, publicada por el Banco de España que se establece normalmente entre el 7 y 10%.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Según la sentencia del Tribunal Supremo del 28 de octubre de 2015 en el Pleno de la Sala de lo Civil, si se cumplen los requisitos para considerar que infringe la Ley de Represión de la Usura se deberán considerar abusivos y por tanto nulos.

La norma, dictada en 1908, no pone límites precisos, pero sí fija los requisitos para considerar que un préstamo es leonino: lo será aquel que fije un interés “notablemente superior al normal del dinero” y que sea “manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso”.

Tomando como referencia la TAE de los créditos concedidos de carácter personal por el Banco de España se puede comparar el coste anual del microcrédito, crédito rápido o tarjeta revolving y compararlo con el interés medio de los préstamos al consumo en la fecha en que fue concertado para considerar si el interés contratado es “notablemente superior al normal del dinero” y en caso de ser abusivo reclamar.

PUBLICIDAD

Por todo ello, se ha realizado un listado con los tipos TAE que se han llegado aplicar en los contratos, ordenados de menor a mayor y por tipo de crédito, donde se observa cómo estos duplican o triplican el interés medio en el mejor de los casos.

En general, la diferencia entre un microcrédito y una tarjeta revolving o línea de crédito revolving es la cantidad prestada, que no suele superar los 1.000 € en el caso de los microcréditos y en las tarjetas revolving puede llegar hasta los 10.000 €.

Excesivo ¿o no?

Dicho esto, es normal que la TAE sea superior en microcréditos ya que se aplican comisiones sobre una cantidad de dinero menor. Sin embargo, tan solo con echar un vistazo a la siguiente tabla una persona puede valorar si es excesivo o no.

PUBLICIDAD

Para que nadie caiga en la trampa de pensar que un 24% TAE “no es tan alto” en comparación con el TAE aplicado por los microcréditos, ponemos un ejemplo aclarativo de a qué nos enfrentamos con un TAE del 25%.

PUBLICIDAD

Ejemplo de interés TAE al 25%:

Imaginemos que adquirimos una deuda de 6.000€ para hacer frente a un bache económico. Para ello, firmamos un crédito con un interés TAE del 25% a pagar en 4 años.

Atendiendo a este ejemplo, por un crédito de 6.000€ acabaríamos abonando 3.549,12€ en intereses. Es decir, que por un crédito de 6.000€ acabaríamos pagando la cantidad de 9.549,12€.

Ahora imaginemos que no somos capaces de hacer frente al cabo de un mes de iniciar el contrato a la siguiente cuota. Por ello decidimos bajar la cuota.

PUBLICIDAD

En ese momento no sólo tendremos que hacer frente a la comisión por impago y demora por cambiar las condiciones, sino que nuestros intereses aumentarían. ¿Cuánto?

Sin tener en cuenta esas comisiones de demora y penalización (que aumentan siempre considerablemente), si cambiáramos la cuota a pagar de 198,94€ a 161€ tardaríamos 6 años en pagar y terminaríamos por devolver: 11.592 €.

SI bien esto por sí mismo ya es usurario, hay que entender que muchas personas que acuden a este tipo de préstamos lo hacen en unas condiciones de necesidad económica (circunstancia que la Ley de Represión de la Usura contempla a la hora de valorar si el préstamo es usurario) por lo que hay constantes penalizaciones y aunque llevando años pagando siguen teniendo deuda pendiente.

Lo normal es que los afectados hayan pagado con creces la deuda prestada y, sin embargo, parece un crédito perpetuo.

Los afectados coinciden: “se convierte en una suerte de rueda de ratón. Por mucho que se abonen las cuotas, parece que nunca se deja de pagar”.

Se conceden prácticamente sin estudio y la mayoría de los afectados que en muchas ocasiones acuden a ellos como su única alternativa por baches económicos, tienen varios contratados con lo que la espiral de deudas se hace inasumible.

De hecho, muchas personas que contactan con Reclama Por Mí por la Ley de Segunda Oportunidad que exonera la deuda a particulares pero a cambio de perder todos los bienes, tienen este tipo de créditos contratados.

En gran parte de las ocasiones no es necesario acudir a esa ley, y se reclama a este tipo de entidades que le han sumergido en una deuda aún mayor.