PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El «FairPlay» financiero impide el fichaje del crack japonés Okazaki por el Málaga C.F.

El "FairPlay" Financiero impuesto por LaLiga al Málaga F.C. ha impedido el fichaje del delantero japonés Okazaki, que ha tenido que marcharse a la UD Huesca; no se lo podía permitir.
|

El “Fair Play” Financiero, establecido por la LaLiga en su Reglamento, ha impedido que el Málaga F.C. fichara al delantero japonés, Shinji Okazaki, un «crack» que había colmado de ilusión a la afición malaguista, y que procedía del Leicester inglés.

Sin embargo, las reglas son las reglas. La normativa del Juego Limpio Financiero de LaLiga, titulada «Normas de elaboración de presupuestos de clubes y SADS», establece la prohibición de los clubes de gastar más de lo que ingresan con el objetivo de que no tengan deudas con otros clubes, con los jugadores o con las autoridades tributarias.

PUBLICIDAD

Okazaki que se encontraba fichado y  entrenaba ya con el equipo desde hacía varias semanas pero no ha podido ser inscrito por el Málaga, por esas circunstancias.

PUBLICIDAD

Y eso que estaba dispuesto a bajar el sueldo al mínimo (80.000 euros anuales) para poder jugar.

Sin embargo, LaLiga no permite ese tipo de maniobras cuando en la pasada temporada cobraba 160.000 euros al año.

PUBLICIDAD

La patronal de los clubes considera indicativo de una posible situación de desequilibrio económico financiero futuro que los gastos totales de la primera plantilla (contando con jugadores y técnicos) supere el 70% de los ingresos relevantes de la temporada (artículo 22), o cuando la deuda neta a 30 de junio de cada temporada deportiva supere el 100% de los ingresos relevantes de la entidad en esa temporada (artículo 23).

En el caso del Málaga F.C. el límite impuesto es de 9,9 millones de euros, el octavo más alto de la categoría; pero 15 millones menos que el año pasado –el primer año en Segunda División tras haber descendido– que era de 25,2 millones. 

Este es el resultado del análisis de las cuentas del Málaga F.C. llevado a cabo por LaLiga. La razón principal no solo del fallido fichaje de Okazaki sino también de la imposibilidad de inscribir a tres importantes jugadores para el club: José Rodríguez, Álex Mula e Iván Rodríguez

PUBLICIDAD

Esta normativa, inspirada en la de la NBA, es uno de las primeras razones de la desigualdad entre los equipos. Los clubes grandes, los que juegan la Champions –Barcelona, Real Madrid, Atlético de Madrid y Valencia–, tienen, por ejemplo, un límite salarial mayor.

Okazaki ha podido salvar la temporada firmando por la Unión Deportiva Huesca. Rodríguez, Mula y Rodríguez se han quedado fuera y tendrán que esperar a enero para poder engancharse a un equipo, ahora que se ha cerrado el mercado de verano.

PUBLICIDAD

Pero no son sólo estos los únicos damnificados. El segundo equipo, el Atlético Malagueño, se ha visto perjudicado por la gestión llevada a cabo por el primer equipo, del que es propietario el jeque de Qatar, Abdullah Al Thanipariente del emir de ese país, Tanim Al-Zani,

Los problemas en la masa salarial o la problemática de las fichas, derivadas del FairPlay, han desembocado en que nueve jugadores senior se queden sin licencia. Entre ellos, Marcus Rowley, José Carlos, Rafa Castillo, Satoca, Yousef, Santi López y Ale Benítez.

En las dos últimas temporadas, el Málaga F.C. ha visto reducido su límite salarial de los 53 millones del último año, en el que militó en la Primera División, a los 9,91 de este segundo año en la Segunda División.

Esto ha obligado al club a llevar a cabo una reestructuración a fondo de la plantilla y a implementar ajustes, redimensionando su estructura, para estar en consonancia con su nueva realidad.

PUBLICIDAD