PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Detienen a 12 jefes ultra de la Juventus antes de su visita al Wanda Metropolitano

Varios jefes ultra 'bianconeri' tienen fuertes lazos con la mafia calabresa 'Ndrangheta'
|

La Policía italiana registró este luens las sedes de varios grupos ultras de la Juventus y las viviendas privadas de algunos jefes de estas asociaciones, arrestando a un total de 12 personas.

Así lo ha informado la fiscal de Turín, Patrizia Caputo, en una rueda de prensa ofrecida en la capital piamontesa.

PUBLICIDAD

A los ultras se les ha acusado de chantaje, amenazas y extorsión contra los directivos del club para conseguir beneficios y entradas para los partidos del equipo turinés en el marco de la operación ‘Last Banner’.

PUBLICIDAD

Precisamente, la ‘Juve’ visitará España esta semana, ya que se mide este miércoles al Atlético en la primera jornada de la fase de grupos de la Champions League en el Wanda Metropolitano.

Entre los arrestados están Dino Mocciola, jefe del grupo Drughi -y que estuvo en la cárcel en los años 1990 por el asesinado de un policía-, Salvatore Cava, Domenico Scarano, Umberto Toia, Luca Pavarino y Sergio Genre.

PUBLICIDAD

La Fiscalía ordenó además el arresto domiciliario para Fabio Trincchero, Giuseppe Franzo, Christian Fasoli y Roberto Drago mientras que Massimo Toia y Massimo Vitale fueron condenados con la obligación de no salir del Ayuntamiento de sus respectivas ciudades.

Extorsión al club

Los jefes de los grupos ultras amenazaban a la Juventus con realizar cánticos racistas durante los encuentros del club como local y con provocar de paso duras sanciones a nivel económico y de imagen, con el objetivo de conseguir billetes y gestionar la reventa.

«Hemos encontrado pruebas de que conseguían muchos beneficios con la violencia, o amenazando con cánticos racistas, que provocarían sanciones, partidos a puerta cerrada y fuertes multas», explicó Caputo en rueda de prensa.

PUBLICIDAD

La Fiscalía turinesa posee vídeos en los que se aprecian a varios miembros de los grupos ultras del Juventus revender ilegalmente entradas para el Allianz Stadium en distintas ciudades de Italia, del norte al sur del país.

Una práctica que también tuvo mucho arraigo entre los ultras en España en los noventa y primeros años de la década del 2000.

PUBLICIDAD

Las amenazas recibidas por el club turinés, que visita este miércoles al Atlético en Champions, fueron denunciadas por el club hace un año a la Fiscalía, cuya investigación permitió arrestar a 12 de los más importantes jefes ultras del club.

La investigación llevó además al registro de 39 viviendas en catorce ciudades italianas: Alessandria, Asti, Como, Savona, Milán, Génova, Pescara, La Spezia, L’Aquila, Firenze, Mantova, Monza, Bérgamo e Biella.

Investigación por contactos con ultras

Hace dos años, la Juventus había entrado en calidad de testigo en una investigación de la Fiscalía de la Federación de Fútbol italiana (FIGC) por mantener presuntamente contactos con algunos ultras pertenecientes a la asociación mafiosa Ndrangheta calabresa.

Fue el mismo presidente del club turinés, Andrea Agnelli, quien informó de esa notificación y quien tachó de «inaceptables» esas acusaciones y se mostrándose molesto por los «constantes intentos de embarrar» la credibilidad del club que representa.

En ese momento, la Juventus admitió que hubo errores en la cantidad de entradas que se repartían entre los hinchas, que prevé un máximo de cuatro por persona, y que hay disposición a asumir las responsabilidades por eso, pero negó de forma contundente lo demás.

PUBLICIDAD