PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La ceremonia del Premio ALTODO a Manuel César Pinto fue una reivindicación del valor esencial del Turno de Oficio

|

Porque si alguien puede representar al Turno de Oficio y sus valores, en “carne y hueso”, es Manuel César Pinto, el galardonado. Un hombre que heredó de su padre, médico de profesión, el concepto de servicio público para los ciudadanos de a pie y que ha materializado todos y cada uno de los 25 años de ejercicio de la abogacía.

“Él lo hizo ejerciendo la medicina y yo lo hago a través de la abogacía, pero el fin es el mismo: ayudar a la gente”, explicó después de la ceremonia de entrega del Premio ALTODO 2019, que se celebró la tarde noche del viernes en el Colegio de Abogados de Madrid, con un lleno hasta la bandera.

Los Premios –que concede la Asociación de Letrados por un Turno de Oficio Digno (ALTODO), fundada en 2005– ya se han convertido, en esta tercera edición, en un referente de calidad.

Su objetivo es premiar a aquellas personas que hayan contribuido a la mejora del Turno de Oficio o que lo hayan puesto en valor.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

En su primera edición la premiada fue la vicedecana del ICAM, Begoña Castro, y en su segunda, en 2018,  el presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, Manuel Marchena, y el abogado, Cristóbal Sitjar, defensor del llamado “pederasta de Ciudad Lineal” –ad equo–.

En esta tercera edición, la de 2019, el distinguido ha sido Pinto.

Manuel César Pinto agradeciendo el galardón ante la mirada atenta de José Manuel Maillo, presidente de ALTODO, Isidro Moreno, portavoz, y Nieves Izquierdo, miembro de la Junta. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.

Tanto José Manuel Maillo como Isidro Moreno, presidente y portavoz de ALTODO, respectivamente, hicieron continuas referencias a la batalla que están librando contra el concurso público del “Servicio de Orientación Jurídica Gratuita Generalista para personas usuarias de los Centros de Servicios Sociales y de los Centros Municipales de Mayores del Ayuntamiento de Madrid” –destinado a personas en situación de vulnerabilidad social–, con el apoyo del Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) y del Consejo General de la Abogacía Española.

PUBLICIDAD

Y también por el Grupo Municipal Socialista de la capital, cuyo representante, Pepu Hernández, estuvo presente en la ceremonia, que se celebró la tarde noche del viernes en el ICAM.

“No cejaremos hasta acabar con esta decisión arbitraria por parte del Ayuntamiento. Un servicio como ese, que impide a los abogados que presenten acciones legales contra el Consistorio, que no sean libres e independientes no cumple con su labor”, señaló Maillo durante su intervención.

A Manuel César Pinto le entregó su galardón su compañero Cristóbal Sitjar, quien lo recibió el año pasado.

PUBLICIDAD

El reconocido abogado tomó el testigo de Maillo para subrayar la evidencia: “Cuando alguien recurre a un abogado le gusta que sea libre e independiente. Y los abogados del Turno de Oficio lo somos”.

PUBLICIDAD

“El Turno de Oficio es necesario para la sociedad y para el estado de derecho. Si no hay personas que hagan ese trabajo no existe el estado de derecho. Si no hay igualdad formal, no hay estado de derecho”, añadió. 

Manuel César Pinto, en segunda fila, escuchando con atención a los intervinientes; en primera fila, Yolanda Ibarrola, José María Alonso, Begoña Castro y María Jesús del Barco. También Pepu Hernández, líder del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.

QUIÉN ES MANUEL CÉSAR PINTO

Se le podría definir como un obrero del ejercicio del derecho. Casado, padre de cuatro hijos, fue protagonista de los titulares de prensa en dos casos muy sonados que suscriben el buen hacer del Turno de Oficio: el caso de Ana y el caso de Rachid.

En el primero representó a una madre con dos hijos a los que el IVIMA quiso desahuciar por “okupas”. Cerrada las vías de la justicia española, optó por disparar a lo más alto: recurrió ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), solicitando una medida cautelar urgente por vulneración del artículo 2 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, que prohibe los tratos degradantes.

El TEDH admitió la solicitud y paró el lanzamiento. Tres años después, aunque el TEDH desestimó el caso, el IVIMA regularizó su situación y le firmó a Ana un contrato social.

PUBLICIDAD

En el segundo caso representó a un ciudadano, Rachid, cuya vivienda alquilada -junto con 2.992 viviendas más- había sido vendida por el IVIMA a un “fondo buitre”. Perdió en primera y en segunda instancia, pero no ante el Tribunal Supremo, que admitió la causa por tener interés casacional.

Pinto argumentó que un inquilino podía impugnar la venta del piso que ocupa porque afecta a la esfera de sus derechos y lo deja en una situación de vulnerabilidad.

El Supremo le dio la razón y retrotrajo el procedimiento a su origen.

Manuel César Pinto, con su premio, flanqueado por Begoña Castro y Cristóbal Sitjar. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.

El abogado premiado es, además, un reputado constitucionalista que cuenta en su haber con siete recursos de amparo estados por el Tribunal Tribunal Constitucional, de los cuales seis lo han sido también en asuntos designados por Turno de Oficio.

Éxitos muy valiosos teniendo en cuenta que el 98,5  por ciento de los recursos de amparo -7.000 al año- suelen ser inadmitidos por el máximo tribunal de garantías de España.

Entre los asistentes invitados estuvieron la viceconsejera de Justicia, Yolanda Ibarrola; la juez decana de los Juzgados de Madrid, María Jesús del Barco; la presidenta del Consejo General de la Abogacía Española (CGAE), Victoria Ortega, el decano del Colegio de Abogados de Madrid, José María Alonso, que abrió el acto con unas palabras, suscribiendo el apoyo continuo y constante de la casa de todos los abogados madrileños al Turno de Oficio, la vicedecana, Begoña Castro; el decano del Colegio de Alcalá de Henares, Ángel Llamas; el miembro de la Junta de Gobierno del Colegio de Procuradores de Madrid, Antonio Sánchez Jáuregui; y el exvicedecano del ICAM, Manuel Valero, quien hace unos días presentó su último libro de poesías, titulado “En el calor de tu piel”.