PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Un juez de Ávila, suspendido por fallar en contra del exmarido de su amiga íntima

Al ser superior a los seis meses, la sanción implica la pérdida de destinoEl exmarido de esta mujer descubrió la relación entre el juez y ella al encargar una investigación a un detective privado, según publica 'El Español'; en la imagen el juez y su amiga. Foto: El Español
|

La Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) impuso el pasado 17 de septiembre una sanción de un año y medio de suspensión de empleo y sueldo al titular de un Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de un pueblo de Ávila que intervino en un pleito de familia fallando en contra de un hombre mientras mantenía una relación con la exmujer de éste.

Lo ha sancionado por una falta muy grave, por inobservancia del deber de abstención a sabiendas de que concurre alguna de las causas legalmente previstas, prevista en el artículo 417.8 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ).

Al ser superior a los seis meses, la sanción implica la pérdida de destino.

Ésta puede ser recurrida en alzada ante el Pleno del CGPJ, y después ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

UNA DECISIÓN TOMADA POR UNANIMIDAD

La decisión ha sido tomada por unanimidad por los vocales de la Comisión Disciplinaria del CGPJ, integrada por los magistrados Wenceslao Olea Godoy, Carmen Llombart Pérez, Victoria Cinto, Roser Bach Fabregó, la letrada de la Aministración de Justicia, María de los Ángeles Carmona Vergara, y los abogados Vicente Guilarte Gutiérrez y Enrique Lucas Murillo de la Cueva. 

Guilarte Gutiérrez fue el ponente.

El promotor de la Acción Disciplinaria del CGPJ, Ricardo Conde, que abrió el expediente disciplinario al juez el pasado mayo, propuso una sanción de dos años de suspensión.

PUBLICIDAD

EL HOMBRE DESCUBRIÓ LA RELACIÓN ENTRE SU EXMUJER Y EL JUEZ AL ENCARGAR UNA INVESTIGACIÓN A UN DETECTIVE

Según ha informado hoy El Español, el expediente disciplinario tiene como origen una denuncia del hombre ante el CGJP después de que este juez estimara parcialmente la demanda de modificación de medidas presentada por su exesposa, y que consideraba una modificación “absoluta y sorprendentemente injusta”.

Detalla que el juez había incrementado de 200 a 450 euros mensuales la pensión que el hombre debía pagar a su hija dando por buena la alegación de la madre de que éste visto incrementado su poder adquisitivo y suprimió la estancia de la niña con su padre los martes por la tarde basándose en la afirmación de la madre de que pasaba el tiempo con los abuelos y no con el padre.

Finalmente, estas medias fueron anuladas por la magistrada que sustituyó a este juez, al considerar que se habían acordado pese a la “carencia de cualquier soporte probatorio”.

PUBLICIDAD

Por otra parte, el citado diario también revela que el exmarido de esta mujer descubrió la relación entre el juez y su exmujer al encargar una investigación a un detective privado. 

PUBLICIDAD

Informa que el hombre contrató a un detective habilitado por el Ministerio del Interior con el encargo de “investigar, en el ámbito de la custodia de mejores”, a su exmujer en cuanto a la diligencia en el cuidado de la menor, “el tiempo que la madre dedica a su estancia con su hija, ocio y rutinas y el tiempo que pasa en compañía de los abuelos maternos”.

El detective se encontró con un varón, que resultó ser el juez, “paseando con la demandante, besándose, acudiendo al colegio de la menor”, y subiéndola a su coche con la madre, “junto al domicilio de los abuelos maternos o interactuando con la niña (….), situaciones que no dan lugar a dudas de una relación sentimental, de confianza y creada con suficiente tiempo para poder estar familiarizado y asumido por el entorno de la familia” de la mujer, de acuerdo al citado medio.

Tras el informe del detective, la defensa del demandado dirigió un escrito al Juzgado en el que proponía la declaración del detective como testigo. 

El informe del detective llegó al Juzgado cuatro días después, con fotos del juez y la exmujer del demandado.

PUBLICIDAD

El Español explica que aquel mismo día, el magistrado dictó una resolución para poner en conocimiento de las partes y del tribunal correspondiente que solicitaba la abstención del procedimiento, habida cuenta de que había quedado varias veces con esta mujer, los días 5, 6, 7 y 11 de junio del 2018, para tratar temas relativos al trabajo que sobre violencia de género ha venido realizando.

“Si bien aún no concurre la causa de abstención relativa a amistad íntima, sí que es cierto que podría verse comprometida mi objetividad a la hora de enjuiciar el asunto”, señalaba el magistrado.

Esas fechas que apuntaba eran las mismas en las que el detective había fotografiado al juez y a la mujer juntos, detalla El Español.

Según informa, a la Audiencia Provincial de Ávila le pareció “confuso” su escrito de abstención porque “no aporta ningún tipo de acreditación de la realización del referido trabajo”, le requerió para que lo “completara”, y entonces éste explicó que se encontró con esta mujer en un bar “con posterioridad” a la modificación de las medidas “y tras una charla distendida se mostró conforme en colaborar con el trabajo sobre violencia de género”, tanto ella como sus padres, y que por ello acudió a su domicilio.

También dijo que en alguna ocasión también tomaron algo y pasaron la tarde, que después habían quedado en diversas ocasiones, y que esto había generado una relación “de confianza, empatía, cariño y feeling” , “concurriendo a día de la fecha una causa de subjetiva de abstención de carácter sobrevenido por existir una relación de afinidad”, de acuerdo a la información que publica El Español.

La Audiencia aceptó la abstención y encomendó el procedimiento a otra magistrada, que desestimó las pretensiones de la demandante.