PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Decálogo del consumidor bancario para no perder dinero con las tecnológicas financieras (Fintech)

El mercado ha consolidado nuevas figuras bancarias y de inversión como los neobancos, los robo advisors o el crowdfundingFintech.
|

Con motivo del día de la Educación Financiera, el lunes 7 de octubre, ASUFIN propone este decálogo para no perder dinero en las nuevas entidades, bancos y operadoras tecnológicas (Fintech).

Y es que a sus grandes ventajas, como la mayor agilidad en los trámites, accesibilidad a los servicios y reducidos costes también acompaña mayor necesidad de saber dónde se tiene el dinero ahora, quién lo custodia y en qué productos estamos invirtiendo.

PUBLICIDAD

Tras la crisis financiera, la banca comercial tradicional ha perdido la confianza de un buen número de clientes, en especial, por la  falta de transparencia y opacidad, cuando no directamente mala praxis en la comercialización de los productos.

PUBLICIDAD

A esto se suma la drástica reducción del sector que ha pasado de contar con 46.118 oficinas en 2008 a 25.565, en junio de 2019, cerrando una media de cinco oficinas al día desde hace diez año.

Patricia Suárez, presidenta de ASUFIN, considera que “este escenario se ha convertido en terreno abonado para el desarrollo de las tecnológicas financieras (Fintech), que han supuesto la alternativa financiera para muchos de estos clientes que han terminado desconfiando del asesoramiento de la banca tradicional”.

PUBLICIDAD

Las diez pautas clave

En primer lugar, hay que evitar el sobreendeudamiento. Muchas empresas que operan en la red y ofrecen préstamos rápidos operan en la sombra del Banco de España, ya que no comunican sus posiciones al regulador y, por tanto, no figuran en la CIRBE.

Algo que favorece el sobreendeudamiento porque se puede pedir más dinero que el que establecen los límites de la banca tradicional para los clientes.

Hay que prestar especial atención a prestamistas privados de microcrédito con precios TAE muy superiores al nivel del 25% que el Banco de España considera usurario. ASUFIN ha identificado un préstamo de ¡Qué bueno! a una TAE del 2.424%.

PUBLICIDAD

Segundo punto: Robo advisors, inversión sencilla pero no muy personalizada. Estos productos dan soluciones sencillas de inversión, con comisiones más bajas, acercando los servicios que ofrecen las agencias de valores a un público más extenso.

En este sentido, es una buena alternativa para obtener rentabilidad sin que cueste mucho dinero ni haya que dedicar excesivo tiempo.

PUBLICIDAD

Eso sí, hay que tener en cuenta que nunca se tratará de una gestión totalmente personalizada y dado que los procesos son automatizados se puede dar el caso de que las decisiones de inversión no se ajusten en gran parte a nuestras preferencias o perfil de riesgo.

Otro punto clave, neobancos, no todos son iguales. Hacer una transferencia, abrir una cuenta bancaria.. no sólo sin pisar una oficina bancaria sino también haciéndolo en una entidad que opera 100% en Internet, se hace posible con los llamados neobancos.

Aunque operan vía online, los “más seguros” disponen de ficha bancaria en un país de la Unión Europea y como tal, se encuentran adscritos al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) que cubre hasta 100.000 euros por clientes, en cuentas y depósitos.

Si queremos profundizar aún más en su solvencia, deberemos leer sus informes anuales, para conocer sus balances y cuentas de resultados.

Un ejemplo de neobanco es el alemán N26, que ya permite abrir cuentas en nuestro país (con el IBAN español), aunque esté radicado en Alemania y nuestros depósitos y cuentas estén garantizados por el Compensation Scheme of German Banks en hasta 100.000 euros.

PUBLICIDAD

N26 Bank GmbH está supervisado por BaFin, el supervisor alemán.

La cuarta reglas es que los datos pasan a ser lo más importante; el resto es la carcasa. Que podamos abrir cuenta sin ir a una sucursal física implica que nuestro dispositivo electrónico se convierte en el centro de nuestras finanzas.

Lo que hay depositado ahí, los datos, pasa a ser lo más importante; el resto es la carcasa. Un cambio de paradigma que ya establece la directiva de servicios de pago (PSD2) que avanza un nuevo modelo de negocio de banca abierta (Open Banking), el que la propiedad de los datos deja de pertenecer al banco para que sea del propio cliente.

Punto número cinco, el crowdfunding, o dónde metemos nuestro dinero. El crowdfunding, financiación colectiva o micromecenazgo, como también se le conoce, es una red conformada por personas para conseguir dinero o recursos a través de Internet.

Hay que tener en cuenta que hay plataformas de crowdfunding amparadas por la Ley 5/2015, que incorpora regulación para el sector, y las hay que operan sin este paraguas legal.

Revisar el registro de la CNMV, también importante. Antes de invertir nuestro dinero en una plataforma de financiación participativa o crowdfunding es aconsejable revisar si está registrada en la CNMV; aquí puedes consultar la treintena aproximada de las que sí lo están.

Así mismo, los Robo Advisors deben estar registrados como agencia de valores y también se pueden comprobar en el listado de la CNMV.

Es clave saber lo que son los comparadores. Estas herramientas están plenamente consolidadas y alcanzan a todo tipo de sectores, no sólo el financiero. Pero hay que tener en cuenta algunas consideraciones.

En primer lugar, y aunque la comparativa y análisis se realice por expertos en la materia, siempre se hace sobre una selección limitada de productos, no sobre todos los que están en el mercado.

Además, en algunos casos, estos comparadores incurren en conflicto de interés al estar elaborados por un participante del mercado o recibir contraprestación económica de alguno de ellos.

Hay que averiguar que estamos ante una comparativa independiente de marca y tener en cuenta que muchos proveedores pagan por posicionar su producto en los primeros lugares, por lo que hay que revisar el listado completo para asegurarnos de que estamos contratando la mejor relación calidad/precio.

Nuevas formas de verse comprometido, los ciberataques

Ya no hay atracos, hay ciberataques. Es muy importante la seguridad informática en las Fintech de los datos almacenados, que son cada vez mayores debido a tecnologías como el Big Data. Al aumentar el número de dato almacenados, aumenta la exposición a que estos datos sean objeto de un ciberataque.

Además, hay que seguir teniendo presente las tres reglas de oro de la buena inversión. Invertir con mayor grado de riesgo o hacerlo de manera conservadora se hace igual en un entorno más o menos tecnológico.

Las reglas, en términos generales, son las mismas para un perfil medio de inversor: invertir sólo que se esté dispuesto a perder, en una cantidad moderada y diversificando todo lo que se pueda.

Y por último, no descuidar la educación tecnológica. Las nuevas formas de negocio financiero en Internet hace necesario no sólo mayor educación financiera sino también educación tecnológica, dado que muchas de las operaciones ya no se realizan en oficinas sino directamente a través de dispositivos electrónicos.