PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Supremo valida el control de transparencia de la cláusula suelo si el fiador lo entiende y tiene relación directa con el prestatario

Sentencia polémica que hace el traslado del conocimiento de la cláusula suelo del fiador, padre del consumidor, al propio prestatarioEntrada al Tribunal Supremo vista desde las escaleras principales. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.
| | Actualizado: 26/11/2019 0:22

En un fallo no exento de controversia, la Sala Primera del TS ha dictado la sentencia 605/2019, de 12 de noviembre, con la magistrada María de los Ángeles Parra como ponente, que declara la validez de una cláusula suelo en un préstamo hipotecario, al entender que la cláusula supera el control de transparencia material.

La sentencia condena en costas al prestatario, además.

El asunto arrancó el pasado junio de 2011 cuando un ciudadano compra una vivienda y se subroga en el préstamo hipotecario que gravaba la finca con consentimiento del prestamista (Caja España).

Ambas partes acuerdan novar el préstamo hipotecario, y en esa novación se fija un tipo de interés variable con una cláusula suelo del 2,5.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La sentencia da por probado que el fiador o avalista había sido, hasta poco tiempo antes de concertar el préstamo, subdirector de la misma oficina del banco en que se celebra el préstamo, y que las negociaciones para la concesión del préstamo se habían mantenido con el actual subdirector de la oficina.

También se considera probado que la presencia del padre (fiador) en las negociaciones fue decisiva para celebrar el préstamo, pues el solicitante del préstamo (el hijo) no tenía estabilidad laboral, y por esa razón era necesaria la intervención del padre como fiador.

De la sentencia del TS se deduce que antes de conceder el préstamo el prestamista no informó al prestatario ni al fiador de la existencia de la cláusula suelo ni de su trascendencia económica durante toda vida del contrato.

“A pesar de ello, el TS considera que la cláusula suelo supera el control de transparencia material,” explica Manuel Jesús Marín, catedrático de Derecho Civil de la Universidad de Castilla la Mancha, quien nos ayuda a analizar este asunto diferente a los demás.

PUBLICIDAD

Interpuesta demanda por el prestatario, la sentencia de primera instancia la considera nula por no superar el control de transparencia y le da la razón.

Sin embargo, el banco interpone recurso de apelación, que es estimado por la Audiencia Provincial de Valladolid que dicta sentencia el 26 de enero de 2017.

Para Marín “no podemos compartir la sentencia adoptada por el TS».

PUBLICIDAD

«Según esta sentencia, como el padre del prestatario (fiador) ha intervenido activamente en las negociaciones previas a la concesión del préstamo, y el padre conocía la existencia de la cláusula suelo y su alcance económico, la cláusula supera el control de transparencia materia”.

Sentencia contra la doctrina del Supremo

La doctrina clásica señala que para que la cláusula suelo sea transparente el consumidor tiene que conocer que existe y su carga económica y jurídica. En este caso este fallo va contra la citada doctrina que sigue además al TJUE.

PUBLICIDAD

“Conforme a esta doctrina el prestamista debe acreditar que ha dado esa información al prestatario. Pero hay excepciones, en otras sentencias como se refleja en la sentencia de 8 de junio del 2017 del propio Supremo”, comenta nuestro interlocutor.

Esa excepción este experto subraya que “tiene que ver con conclusiones excepciones que concurren no es necesario que el prestamista informe al consumidor. Sobre todo, en casos que éste ya conoce la problemática de las cláusulas suelo”.

Al parecer dichas excepciones están pensadas cuando el consumidor “por sus circunstancias personales está correctamente informado. Como puede ser el de un trabajador de banca y que en su oficina es el encargado de ofrecer este tipo de informaciones, como aquí sucede en este caso”.

PUBLICIDAD

Para Marín “el Supremo concluye que como el padre fue subdirector de la oficina y se hizo a través de él, de que el padre que es fiador conocía lo que es la cláusula suelo y cómo funcionaba”.

A juicio de este jurista “lo que no parece correcto es lo que hace el Supremo de dar un salto y señalar que el contrato de préstamo hipotecario es transparente. Este contrato es respecto al consumidor y no al fiador”.

Para este jurista en este caso en cuestión no cree que concurran esas “circunstancias excepcionales” en el prestatario, por lo que ha de regir la regla general: es el prestamista quien tiene la carga de acreditar que informó adecuadamente al prestatario del contenido y alcance económico de la cláusula suelo.

“Tampoco se ha acreditado en el caso de autos que el prestatario fuese adecuadamente informado de esos datos por el fiador (su padre)”.

En definitiva, el fiador no podrá alegar la falta de transparencia de la cláusula suelo, pues por sus circunstancias personales la conocía (había sido subdirector de esa sucursal bancaria hasta hace poco tiempo, y es precisamente el subdirector el encargado de informar a los clientes de la cláusula suelo y su significado).

Manuel Jesús Marín, Catedrático de Derecho Civil en la Universidad de Castilla-La Mancha.

Fiador y prestatario dos perfiles diferentes

Así será, aunque no esté acreditado que el fiador fue informado antes de contratar. Pero estas reflexiones no valen para el prestatario. No es experto en la materia, sino un consumidor “normal”. Por eso debía haber sido informado previamente por el prestamista.

Este experto en derecho hipotecario señala que no puede establecerse un efecto propagador de la transparencia del fiador al prestatario.

Tampoco la habría a la inversa. “Préstamo y fianza son contratos diferentes, y la transparencia de la cláusula debe predicarse tanto para el prestatario como para el fiador”, indica.

Para Marín, “el párrafo segundo del apartado 2.3 del Fundamento Jurídico 2º deduce la transparencia de la cláusula suelo del hecho de que en la escritura pública no está oculta, sino que se indica con claridad, en mayúsculas y en negrita; y de que también consta en la publicidad del préstamo en la web y en la misma solicitud de préstamo que firmaron prestatario y fiadores”.

Desde su punto de vista “estas razones no son suficientes».

«El TS ha declarado con reiteración que la simple existencia de la cláusula suelo en la publicidad o en la escritura, aunque esté destacada en negrita o en mayúsculas, no acredita que el prestatario haya sido adecuadamente informado de su carga económica y jurídica».

«Por eso estos simples hechos no bastan considerar la cláusula transparente”, aclara Manuel Jesús Marín.

Sobre la nueva Ley de Contratos de Crédito Inmobiliario (LCCI) respecto a este tema “la norma señala que el régimen informativo que se establece para el consumidor de ser informado y acudir al notario debe trasladarse también al propio avalista o fiador en este tipo de situaciones”.

El control de transparencia se aplica para los dos, “pero el hecho que sea transparente para uno no significa que sea para el otro”, apunta.

De los hechos probados en esta sentencia “no queda probado en ningún sitio que el padre como fiador informó a su hijo de la citada cláusula suelo y su contenido».

«No se pueden extrapolar este tipo de situaciones que uno informe al otro. Ese salto que da el Tribunal Supremo no está acreditado”, señala Marín.