PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El jurado considera culpable al acusado de matar a un hombre en Illescas, cuyo cadáver disolvió en ácido

Los nueve integrantes del jurado también le han considerado culpable por unanimidad de un delito de tenencia ilícita de armasLa Audiencia Provincial de Toledo, donde se ha celebrado el juicio por el tribunal del jurado, se halla en el centro de la ciudad. Foto: Carlos Berbell/Confilegal.
|

El jurado popular declaró ayer por unanimidad a Antonio Alfonso Diéguez, «Soji», culpable del homicidio de Cándido Español López el 4 de septiembre de 2015 en la localidad toledana de Illescas, cuyo cuerpo intentó ocultar en su casa, después en un foso y finalmente lo disolvió en ácido.

Así se determinó durante la celebración del juicio en la Audiencia Provincial de Toledo, donde los nueve integrantes del jurado, presidido por el magistrado Rafael Cáncer, también le han considerado culpable por unanimidad de un delito de tenencia ilícita de armas.

PUBLICIDAD

Instantes antes del comienzo de la sesión, el abogado del procesado, Carlos Sánchez Peribáñez, dio a conocer el acuerdo al que había llegado con el Ministerio Público, en la persona de Juan Luis Ortega, y con la acusación particular, por el cual se fijó la pena para Antonio Alfonso Diéguez en 13 años y tres meses de prisión por homicidio y tenencia ilícita de armas.

PUBLICIDAD

Pese a este acuerdo, la vista oral se celebró porque la pena solicitada supera los seis años de cárcel.

El acusado reconoció los hechos ante la Policía

«Una pena grave con un cumplimiento de prisión importante», afirmó el letrado, quien resaltó que, tras su detención en mayo de 2017, el acusado reconoció los hechos ante la Policía, colaboró con los agentes y «dio todos los detalles».

PUBLICIDAD

Antonio Alfonso Diéguez admitió que cometió el homicidio y sostuvo que mantenía una relación de amistad con Cándido Español López y que lo que motivó los hechos juzgados fue una discusión «por el dinero que faltaba».

Por su parte, el fiscal señaló que el 4 de septiembre de 2015 el encartado concertó una cita con Cándido Español López por teléfono y que en el curso de ese encuentro se produjo una discusión por «desavenencias» en la que Antonio Alfonso Diéguez acabó con su vida «consciente» y «deliberadamente».

Acto seguido, añadió que procedió a ocultar el cuerpo en su domicilio, luego en el foso de una parcela contigua y finalmente lo disolvió en ácido.

PUBLICIDAD

Además, apuntó que después de ser detenido, el acusado comunicó a las autoridades policiales que escondía en su vehículo un arma de fuego, la cual no se utilizó para acabar con la vida de la víctima, y «cierta cantidad de droga».

Entretanto, el abogado del acusado sostuvo que el cuerpo de la víctima no ha sido hallado y enfatizó que Alfonso Diéguez «favoreció desde el primer instante la actividad policial».

PUBLICIDAD

Encubrimiento

También declararon, en calidad de acusados, Daniel Jiménez Moya y Patricia García Fernández, a los que el jurado declaró culpables por encubrimiento.

Ambos reconocieron ser conocedores los hechos, si bien el primero los presenció, según se desprende de su declaración, y la segunda ha indicado que tuvo conocimiento de la discusión porque «estaba en la casa pero no delante».

Tal y como recoge el escrito de la Fiscalía, Daniel Jiménez Moya se enfrenta a seis meses de prisión por un presunto delito de encubrimiento, aunque su abogado ha solicitado la suspensión de esta pena por «haber reconocido los hechos».

Para Patricia García Fernández no procede la imposición de pena alguna, debido a que al mantener una relación con el acusado, puede ampararse en su derecho a no declarar contra él.

Por otra parte, para el acusado principal el fiscal pide 12 años y tres meses por el homicidio, otro año por la tenencia ilícita de armas y la prohibición de disfrutar del tercer grado antes de cumplir la mitad de la condena.

PUBLICIDAD

Del mismo modo, reclama al procesado el pago de una indemnización de 160.000 euros, de los cuales 60.000 son para el hijo de Cándido Español López, 50.000 para los padres del fallecido y otros 50.000 para la compañera sentimental de Español López cuando acaecieron los hechos.