La Asociación Dignidad y Justicia presenta una denuncia ante el Supremo contra la diputada y portavoz de EH Bildu
Daniel Portero, presidente de la Asociación Dignidad y Justicia.

La Asociación Dignidad y Justicia presenta una denuncia ante el Supremo contra la diputada y portavoz de EH Bildu

|
09/1/2020 00:00
|
Actualizado: 09/1/2020 00:00
|

La Asociación Dignidad y Justicia, que preside Daniel Portero –hijo del que fuera fiscal superior de Andalucía, Luis Portero, asesinado por ETA–, ha presentado una denuncia ante el Tribunal Supremo contra la diputada y portavoz de EH Bildu Mertxe Aizpurua al entender que incurrió en un delito de humillación a las víctimas del terrorismo por su intervención durante el debate de investidura el pasado 4 de enero en el Congreso.

La denuncia, presentada en esta instancia dado que ella es aforada, parte de la indumentaria de la propia diputada, quien «exhibió de forma pública y ostentosa una insignia en la solapa de su chaqueta, que representaba las Comunidades de País Vasco y Navarra con dos flechas hacia dentro, que representa la vieja reivindicación histórica de la organización terrorista ETA de acercar a los presos que siguen los postulados de dicha organización terrorista y forman parte del colectivo de presos».

«Acompañando a dicho símbolo, la portavoz parlamentaria de EH Bildu, en su alocución, desde la tribuna de oradores, solicitó que ‘Una agenda para la paz y convivencia pasa por un cambio en la política penitenciaria que la ajuste a la legalidad y la rescate definitivamente de la excepcionalidad y la venganza en la que la han instalado. Porque para la convivencia es necesario también acabar con la dispersión y el alejamiento de los presos y presas vascas'», recoge la denuncia de Dignidad y Justicia.

Para esta entidad, la diputada reclamó el acercamiento de los presos de ETA «con pleno conocimiento del menoscabo y sufrimiento que ocasionan en las víctimas del terrorismo» lo que sumado a la exhibición pública del símbolo reivindicativo, constituye «una humillación, vejación, descrédito, menoscabo y escarnio» para todas ellas y sus familias.

«Su intención no era otra que la de hacer entrar y mantener presente, en la más alta institución de la democracia española, a los presos de la organización terrorista ETA, que tanto daño y dolor han causado a este país, y en particular a mi familia y a mí, teniendo que soportar cómo en dicha Cámara Baja se pedía el acercamiento y cambio de la política penitenciaria en pro y favor de, entre otros, los asesinos de mi padre», dice el escrito que firma el propio Daniel Portero.

Incide en que «a pesar de haberse pseudo disuelto la organización terrorista ETA, siguen plenamente vigentes los postulados y objetivos de la misma, pues siguen luchando por la batalla de los presos y huidos de la justicia y del relato, de blanquear las acciones terroristas que durante más de cincuenta años han llevado a cabo los asesinos de la organización terrorista ETA, justificando y ensalzando los mismos, reivindicando sus derechos, y, haciendo creer e intentando convencer de que todas las muertes causadas por estos terroristas fueron necesarias».

En esta noticia se habla de:

Noticias Relacionadas:
Lo último en Tribunales