PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La Eurocámara activa el procedimiento del suplicatorio para Puigdemont

Artur Mas y Carles Puigdemont minutos después de conseguir el apoyo de la mayoría del Parlamento catalán para la investidura del segundo. EP.La petición del expresidente catalán y el exconsejero ha sido presentada por sus abogados ante el Tribunal General, lo que permitiría a las partes recurrir la decisión en segunda instancia.
|

La vicepresidenta del Parlamento Europeo, Eza Bozena Kopacz, ha trasladado al pleno de la institución que el Tribunal Supremo ha pedido el levantamiento de la inmunidad del expresidente catalán Carles Puigdemont y el exconsejero Toni Comín, dando así inicio a un proceso que se prolongará meses.

«Las autoridades españolas se han dirigido al presidente de nuestra institución para solicitar el levantamiento de la inmunidad de Carles Puigdemont y Toni Comín para poder seguir con las investigaciones judiciales contra estos dos eurodiputados. Según el reglamento de nuestra institución, esta solicitud pasará a la comisión de Asuntos Jurídicos», ha explicado la vicepresidenta del Parlamento Europeo al inicio de la sesión.

El siguiente paso es que el asunto llegue a la comisión de Asuntos Jurídicos, que se reúne hoy, pero que no podrá tratarlo. Las próximas reuniones serán los días 27 y 28 de enero.

Queda abierto de esta forma un periodo que durará como mínimo dos meses, según cálculos fuentes parlamentarias, que señalan también que lo más normal es que no esté resuelto hasta poco antes del verano, publica Europa Press.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Puigdemont ha asegurado hoy que no está preocupado por la activación del suplicatorio cursado por el Supremo contra él y Comín, y ha apuntado que están «preparadísimos» para afrontar los trámites de una solicitud en la que ve «motivaciones políticas».

Así lo ha dicho en declaraciones a los medios en los pasillos de la Eurocámara.

También ha afirmado que duda que el Alto Tribunal sea el competente para emitir esta petición, ahora que ya no son diputados aforados del Parlamento.

PUBLICIDAD

«Cuando decidimos emprender este proyecto de candidatura europea, ya mucho antes de presentarla, ya teníamos una carpeta que se llamaba suplicatorio. Por tanto, estamos preparadísimos para este nuevo reto. Lo afrontamos conociendo cuál es el recorrido, cuáles son nuestros puntos fuertes y sabemos cuál va a ser la actitud de nuestros adversarios políticos», ha expresado.

Puigdemont ha afirmado que tiene «esperanzas» de ganar la votación del suplicatorio porque dice que cuentan con «razones de fondo y de forma».

En concreto, él y Comín argumentarán en el proceso que el Supremo no es la autoridad competente para cursarlo porque ya no son aforados tras haber renunciado a su escaño en el Parlamento catalán.

PUBLICIDAD

«Las autoridades españolas lo pueden aclarar sin vacilaciones o ambigüedades. La autoridad competente que puede o que debe cursar el suplicatorio en el Parlamento Europeo es el Ministerio de Justicia y aquí no se ha recibido ninguna carta del Ministerio de Justicia», ha indicado.

PUBLICIDAD

«Segundo, los diputados del Parlamento Europeo no somos aforados (…) Alguien se ha confundido ahí. La autoridad competente para poder emitir una orden de detención o pedir un suplicatorio no es el Supremo», ha añadido.

En su opinión, en España los defectos de forma lo son también de fondo porque «acaban violando derechos fundamentales».

Puigdemont se pregunta si el PSOE «va a votar como los fascistas de VOX».

«El PSOE votará junto a Vox? Una ultraderecha que es acusación particular en una causa política, porque, si no, un partido político no haría de acusación particular. La pregunta es esta. Los aspavientos que han hecho con la investidura de Sánchez eran puro teatro?», ha publicado en un tuit.

PUBLICIDAD

Cabe destacar que VOX no ejerció la acusación particular, como dice Puigdemont, sino la acusación popular.

LA COMISIÓN DE ASUNTOS JURÍDICOS LO PRIMERO QUE HARÁ SERÁ NOMBRAR AL PONENTE QUE ELABORARÁ EL INFORME

Lo primero que hará la comisión de Asuntos Jurídicos de la Eurocámara será nombrar al ponente que elaborará el informe que será sometido a votación, tanto en la misma comisión como después en el pleno.

El ponente no podrá ser un eurodiputado español.

Los distintos grupos de la Eurocámara nombraron al inicio de la legislatura a uno de sus eurodiputados en la comisión de Asuntos Jurídicos como encargados para elaborar los informes sobre los distintos suplicatorios solicitados por las autoridades nacionales.

El requisito de nacionalidad supone que el grupo de los Socialistas y Demócratas (S&D) no podrá asumir el caso, porque la persona que eligieron al inicio de la legislatura fue el español Iban García, del PSOE.

Las nuevas solicitudes se van repartiendo por orden entre los ponentes nombrados por cada grupo. Sin embargo, si este turno correspondiera a S&D, pasaría al siguiente grupo parlamentario.

El caso se trata a puerta cerrada e incluye la posibilidad de que el afectado comparezca entre cinco y diez minutos en una audiencia a la que puede acudir acompañado por un abogado que le asesore o puede designar a otro eurodiputado para representarle.

Una vez que el ponente ha redactado su recomendación, ésta se discute también a puerta cerrada y se somete a votación. El informe finalmente se eleva al pleno para decidir si se aprueba o no el suplicatorio, en un voto a mano alzada que se resuelve por mayoría simple.

Las reglas de la Eurocámara permiten rechazar un suplicatorio si está motivado por opiniones o votos del eurodiputado en el ejercicio de sus funciones. 

También si se da un caso de fumus persecutionis, es decir, cuando se concluye que la intención de la petición es «perjudicar la actividad política de un diputado y, en consecuencia, la independencia de la institución».

El Parlamento europeo recibió a lo largo de la pasada legislatura 55 suplicatorios de autoridades judiciales de los Estados miembro solicitando que se levantara la inmunidad de alguno de sus eurodiputados y solo rechazó suspender esta protección en cinco de los casos.

LOS TRES GRANDES GRUPOS SE INCLINAN POR ACEPTARLO

A lo largo de esta sesión plenaria en Estrasburgo, los tres principales grupos han mostrado que se inclinan por aceptar el levantamiento de la inmunidad de Puigdemont y Comín.

El líder del Partido Popular Europeo (PPE), Manfred Weber, ha afirmado que su grupo está «preparado» para votar a favor.

«Respetamos totalmente nuestros principios del Estado de derecho y nuestra independencia judicial. Si las autoridades españolas nos piden levantar la inmunidad, estamos preparados para hacerlo», ha señalado

El conservador alemán ha indicado que «por el momento» ninguna delegación nacional de su grupo se ha «opuesto» a esta posición.

La presidenta de S&D, la española Iratxe García, también se  ha mostrado favorable a «dejar trabajar a la Justicia», aunque ha remarcado que los socialdemócratas todavía no han fijado una posición al respecto.

«Veremos en ese momento, cuando estudiemos el contenido, la posición que tenemos que tomar. Pero desde el grupo socialista estamos con una posición muy clara, que es dejar trabajar a la justicia», dijo en una rueda de prensa.

«Una cosa es entender que necesitamos trabajar desde el diálogo para buscar una solución política y otra cosa es permitir que la Justicia trabaje, y no son incompatibles estas dos cuestiones», añadió.

El líder de los liberales de Renew Europe, Dacian Ciolos, ha dicho que su grupo todavía no ha acordado una postura oficial «específica», pero ha apuntado que es «normal» que la Eurocámara deje «trabajar» a los sistemas judiciales nacionales.

“No es algo nuevo, en el mandato previo hubo decenas de solicitudes. Es normal dejar que la Justicia nacional trabaje cuando tienen un caso», ha señalado.